Asoc. Saguntina Sdad. Protectora de Animales y Plantas
Asoc. Saguntina Sdad. Protectora de Animales y Plantas

ASOCIACIÓN SAGUNTINA SOCIEDAD PROTECTORA DE ANIMALES Y PLANTAS

"SANTA CLARA"

EL REFUGIO DE TULA

SAGUNTO . VALENCIA

 

TÉLEFONOS DE CONTACTO: 622 829 782 ó 633 64 85 47

 

INSCRITA EN EL REGISTRO DE ASOCIACIONES DE LA GENERALITAT VALENCIANA

CV - 01 - 046890 - V

REGISTRO DE ASOC. SAGUNTO  339

Búsqueda personalizada

tiempo en españa en Sagunto

 

CONSEJOS ESPECIALES,

 

PODRAS CONOCER Y AYUDAR MÁS A TU COMPAÑERO

 

 

 

Visitaste la tienda de mascotas esta mañana y encontraste un gatito hermoso del que ya te has enamorado. Sin pensar en lo que te esperaba en casa, alzaste el gatito y lo compraste. Ahora esperas que tu gatito y tu perro se lleven bien. ¿Por dónde empiezas?

 

 

Necesitarás

  • Paciencia
  • Un gato
  • Un perro
  • Una habitación para separarlos
 

Para comenzar

Lo primero que debes hacer es sacar a tu perro al pórtico o al patio, de modo que puedan conocerse en terreno neutral. Deja al gatito en el automóvil hasta que saques a tu perro. Luego, lleva al gatito para que conozca a tu perro.

 

Paso 1

Si notas que uno de los dos va a atacar al otro, sepáralos. Preséntalos para que se conozcan poco a poco. Deja que el animal que ya ha estado viviendo en tu casa sea el que olfatee primero. Recuerda que éste es su palacio y el animal nuevo es un intruso.

 

Paso 2

Cuando termine de olfatear, deja que el animal nuevo se presente a la otra mascota. No los dejes a solas durante aproximadamente una o dos semanas. Mientras los supervisas, déjalos que jueguen y se diviertan si quieren. Si empiezan a jugar bruscamente, sepáralos de nuevo.

 

Paso 3

Quizás parezca que volver a la normalidad lleva muchísimo tiempo, pero recuerda que el tiempo extra que se dedica a que se conozcan de manera segura es mejor para todos.

 

Nota de color

Un gato que te muerde después de que le acaricias la barriga, te muerde de gusto y no de enfado.

 

gracias, latinguru

Algunas razones por las que un gato hace sus necesidades fuera del arenero

 

 

• Problemas médicos (infección de orina, problemas intestinales, estreñimiento)

• El arenero no se limpia con suficiente frecuencia

• El tipo de arena (textura u olor) es desagradable

• El arenero está situado en un lugar con demasiado movimiento

• Se asustó o molestó al gato cerca del arenero

• El arenero está demasiado cerca del bol para la comida

• Ansiedad (ausencia prolongada del dueño, castigos, nuevas mascotas, nuevo bebé)

 

¿Podría tratarse de un problema médico?

 

Existen diversos problemas médicos que pueden llevar al gato a ensuciar la casa. Cualquier intento de hacer que su gato utilice el arenero va a fallar si hay un problema médico subyacente sin diagnosticar y resolver.

Los síntomas podrían ser:

 

• Incremento en la frecuencia con que orina

• Evacuación de un mayor volumen de orina

• Esfuerzo o incomodidad al hacer sus necesidades

• Sangre en la orina

• Diarrea o estreñimiento

 

Si su gato muestra alguno de estos síntomas, es muy importante visitar a su veterinario para que lo examine. Puede que el veterinario recomiende hacer pruebas, como un análisis de orina, de heces o de sangre.

 

Orinar en cualquier lado: ¡Éste es mi territorio!

 

Esto ocurre cuando un gato se coloca cerca de una superficie vertical y la rocía con orina. Es su manera de marcar su territorio. Los gatos marcan su territorio cuando:

 

• Creen que se está invadiendo su territorio.

• Están ansiosos.

• Hay visitas de los gatos del vecindario o hay demasiados gatos en la casa.

• Si su gato es macho y no está castrado, considere someterlo a este procedimiento quirúrgico. La mayoría de machos dejan de marcar su territorio tras la intervención.

 

Lo que no debe hacer

 

Los castigos raramente dan buenos resultados y pueden empeorar la situación, sobre todo si son severos y se infligen con retraso. Bajo ningún concepto debe golpear o castigar físicamente a su gato. Por ejemplo, restregar la nariz del gato contra el área que ha ensuciado no da ningún resultado y puede empeorar el problema. Si trata a su gato bruscamente y seguidamente lo coloca en el arenero, puede crear una asociación negativa con el arenero.

Si descubre a su gato haciendo sus necesidades en un área inapropiada, puede rociarlo con una pistola de agua o hacer un ruido lo suficientemente fuerte como para distraerlo. Intente que el gato no sepa que la acción correctiva procede de usted.

 

 

Cuidados a tener en cuenta con los mayores
M. V. Fernando Álvarez



10 consejos para el propietario de una

 

mascota mayor




 

1) Es aconsejable prestar atención al estado de la boca de los animales domésticos, la presencia de sarro dentario, mal aliento, pérdida de piezas dentarias, etc., puede estar indicando el inicio de una afección seria, que puede traer graves consecuencias en la salud de la mascota.

2) Con el paso de los años, el pelo pierde brillo, se cae, la piel puede comenzar a despedir un olor desagradable, todos estos síntomas pueden evitarse o ser controlados si son tomados a tiempo.

3) Si su mascota comienza a vomitar con cierta frecuencia, o presenta períodos de diarrea seguidos de constipación, con cambio de color en las deposiciones, es importante recurrir a la consulta veterinaria, ya que los trastornos gastroentéricos a edad avanzada son más difíciles de controlar.

4) El aumento de la sed y de la frecuencia al orinar, son, en general claros síntomas en el animal de edad de algún trastorno orgánico, los mismos pueden estar relacionados con problemas renales, diabetes y otras patologías .

5) Otro lugar muy importante donde fijar la atención, para poder prevenir futuros males, es en los ojos de su mascota añosa. La opacidad del cristalino generalmente visualizado como humo de cigarrillo de color azulado, la presencia de lagrimeo intenso o lesiones que transforman la claridad de la mirada de su animal, son reflejo de patologías locales o generales que se deben atender.

6) Una característica muy importante a tener en cuenta en las mascotas de edad, es su comportamiento. Los cambios de conducta reflejan muchas veces la presencia de algún dolor o padecimiento que convierten al animal dócil en agresivo, ladrador, intolerante. Estar atentos a estos síntomas nos permitirá prevenir trastornos futuros. 

7) Estrechamente relacionados con el punto anterior se encuentran aquellos síntomas asociados con la senilidad. Ejemplos de estos son las mascotas ausentes, que se desubican con facilidad, que suelen llegar a un rincón y si el propietario no los mueve pueden permanecer mucho tiempo en el mismo lugar, también las que repentinamente cambian sus hábitos y comienzan a realizar sus deposiciones fuera de los lugares normales. Todos estas patologías pueden y deben tratarse y no ser tomadas como algo irreversible consecuencia del paso de los años.

8) Un capítulo muy importante a tener en cuenta es el que se relaciona con los problemas osteoarticulares. El “dolor de huesos” de los humanos, tiene distintas manifestaciones y grados de intensidad en los animales. Si nuestra mascota comienza a tener dificultad para subir a la cama o al auto, o tiene problemas para subir una escalera, o manifiesta dificultad al iniciar la marcha debemos prestar mucha atención, pues estos son los síntomas iniciales de patologías mucho más graves que pueden llegar a dejarla postrada.

9) La agitación, el jadeo, la tos, en general son síntomas de enfermedad que pueden tener origen cardíaco o respiratorio pero que sin duda nos alertan sobre la necesidad de tratamiento para evitar complicaciones de los mismos.

10) Un último aspecto que debemos mencionar es aquel que se relaciona con trastornos neurológicos. Los desmayos, temblores, pérdida de conocimiento o convulsiones son síntomas que tenemos que considerar y atender para poder realizar el tratamiento adecuado.

La idea de estos 10 consejos destinados al propietario de una mascota mayor, es ayudarlo a prevenir enfermedades serias y permitir de esta manera una mejor calidad de vida al animal y a su dueño. Para lograr este objetivo es indispensable en todos los casos la consulta veterinaria con el profesional de confianza.

La vejez no es una enfermedad



Al igual que las personas, los perros cambian su comportamiento con la vejez, al punto tal de parecer un animal distinto del que supimos tener... como puede afrontar mejor la situación

“Ya no es tan juguetón, ahora se la pasa durmiendo y gruñendo, parece otro perro” Tal vez usted se haya encontrado repitiendo esta frase, al ver que el otrora divertido pichicho que supo tener, es hoy en día un perro malhumorado y fácilmente irritable.

 

 

Sucede que al envejecer, no son pocos los perros que experimentan estos cambios en su “personalidad”, en gran parte debido a razones exclusivamente físicas.

Es justamente por eso que los veterinarios afirman que estos desagradables cambios pueden ser modificados ya que, al poder corroborarse trastornos orgánicos, los problemas se pueden tratar con una medicina adecuada.

En muchos casos, estas mutaciones se explican por el deterioro de las áreas vinculadas con el sistema nervioso central, como, por ejemplo, el avance de la senilidad, que provoca que los perros pierdan la memoria de lo que antes les agradaba, por lo que ahora solo pareciera molestarles, como por ejemplo zamarrearlos en el jardín. En la misma línea, podemos encontrar la perdida de visión, olfato, o capacidades auditivas.

Además, la perdida de su propia respuesta física, los puede hacer sentir mas tensos y temerosos en todas sus acciones, con lo que se activan sentidos instintivos que pueden llegar a tener como resultado una respuesta inesperada a nuestros estímulos, como por ejemplo un tarascón.

Es menester entender que, así como las personas, los perros también sufren los “achaques” de la vejez, lo cual cambia varios de los comportamientos comunes, sea de forma voluntaria como involuntaria.

Pero, a diferencia de nosotros, los perros pueden soportar mucho más el dolor físico provocado por el decaimiento físico. Por caso, se ha comprobado que los perros pueden vivir con artritis, puesto que rápidamente asimilan este trastorno y aprenden a convivir con él.

Lo importante, es saber comprender que estos cambios son normales y no responden a la voluntad del perro, por lo que es importante tenerles paciencia y tratar de suministrarle toda la atención veterinria posible para poder disminuir sus padecimientos.

Niños y perros
Yolanda Blanco García

 

 

No hay perros peligrosos, sino dueños

 

peligrosos e irresponsables

 

 

 

Los perros, al igual que todo, también se ponen de moda, el problema está en que criadores sin escrúpulos se dedican a estrujar esas modas haciendo criar a ejemplares una y otra vez sin tener en cuenta que pueden ocasionar problemas físicos y psíquicos para los animales.

A raíz de estas modas, hace unos años se veían por todas partes una clase de perro que por su apariencia inspiran temor, los cuales de por sí eran simples perros, pero en manos de amos irresponsables, su apariencia agresiva se volvió real y empezó la polémica de los perros potencialmente peligrosos.-

Las palabras los describen a la perfección POTENCIAL , la mayoría de estos perros jamás harían daño a nadie, pero con los desafortunados sucesos que la prensa nos cuenta, (sin duda con demasiado sensacionalismo), la gente los empieza a dar de lado, e incluso discriminar a estos canes tan maravillosos, ¿donde están ahora todos esos perros que se veían por la calle hace tan sólo un par de años?

La genética de un perro influye muy poco en el carácter resultante, el resto, es educación.

La mayor parte de los perros que muerden a personas, son perros que se creen líderes, perros que con nuestro comportamiento se creen con derechos y obligaciones, un perro que nos defiende instintivamente, el que gruñe al acercarnos a su comida, el que nos enseña los dientes cuando lo tocamos al estar descansando...y un sin fin de situaciones similares que nos parecen normales, pero las cuales pueden desencadenar un episodio de violencia nada deseado en convivencia con niños.

Mucha gente tiene en sus casas auténticas bombas de relojería, y no son perros precisamente de los denominados (perros potencialmente peligrosos) ppp, si no el típico perro mestizo, al cual no lo han educado correctamente, al que desde bien pequeño le han dejado claro que él manda, y como líder si algún súbdito hace algo que sólo debe hacer él, el enfrentamiento está garantizado.

También hay que decir que no todo el mundo es el mejor amo para los (perros potencialmente peligrosos) ppp, hay que ser autoritario, tener mucho sentido común y no utilizar la violencia para que estos perros no lleguen a ser un arma de doble filo, la verdad, casi todos los perros de estas razas son un trozo de pan y la mayoría de los
Cocker, Caniche y Yorkshire son los que más mordeduras proporcionan a los niños, lo que pasa es que dada su estatura no llegan a matar a nadie, cosa que por el contrario un Pastor alemán o un Labrador(estos no están incluidos en la lista) si llegan a morder ....., tenemos que escoger bien, y siempre pensando en como es la persona y el perro para evitar conflictos futuros, una persona poco segura de si misma no debería adquirir ningún perro como el Rottweiler o el dogo alemán, una persona demasiado dominante no podría educar bien a un Carlino, si bien un Doberman puede ser agresivo, con una educación adecuada será un perro muy mimoso y el compañero de juegos de nuestros hijos, asimismo un Caniche puede llegar a morder , y un Chihuahua puede ser un perro muy agresivo, un Collie no debería ser el perro de una persona poco activa, ni un Mastín debería ser de una persona demasiado amante del deporte, en fin, con estos ejemplos solo quiero decir que debemos informarnos sobre la raza y saber si somos capaces de educar perfectamente a nuestro amigo..yo siempre aconsejo comprarse un libro informativo sobre la raza en concreto y ver así si nos conviene o no.

Cada raza de perro ha sido modelada por el hombre para un trabajo específico, con determinados cruces entre si, para potenciar un comportamiento en particular, así que antes de comprar un ejemplar, deberíamos saber para qué fue concebida dicha raza y si podremos darle una educación adecuada.-

Muchísima gente tiene perros y niños a la vez, y aunque la mayoría se llevan, no quita de que puedan ser protagonistas de algún percance.

Ante todo debemos tener en cuenta que los perros son de una especie totalmente diferente a nosotros y tienen otra manera de ver el mundo.

A que edad adquirir un cachorro



Siempre se habla de que un perro adquirido pequeño es mejor como mascota, pero eso dependerá de que tanto podamos ofrecerle, antes de decidir educar desde el comienzo a un cachorrito hay que considerar un par de factores.

 

 

Entre los 4 o 6 meses en perro aumentará su nivel de agresividad, se hace muy importante el no haberle permitido conductas de pequeño que más tarde pudieran volverse violentas, lo que no se acepta de adulto tampoco se hará de pequeño.

Desde las 10 a 13 semanas hasta los 6 o nueve meses el perro es un joven, con todo lo que implica, juegos, gran actividad y muchas conductas destructivas si no se satisfacen estas necesidades.


¿Hay excepciones?

Si, vemos que las condiciones del criadero o lugar donde se encuentra el cachorro no son adecuadas y aún así queremos adquirirlo, entonces hay que sacarlo pronto de ahí, pero sin olvidar la gran responsabilidad que conlleva y los posibles problemas.

Un perro que creció en una jaula de una tienda probablemente será torpe socialmente o inseguro, lo mejor es no comprarlos para no motivar este tipo de negocios, pero si se insiste en hacerlo, mejor que sea pequeño antes que comprarlo aún más dañado (incluso físicamente) a mayor edad.

No podemos olvidar que el perro es un animal tremendamente social, eso implica que sus habilidades para interactuar con los demás sean complejas y además vitales para su futuro.
 




¿Tenemos el tiempo para un cachorro pequeño?

No se trata sólo de alimentación, higiene y un lugar para dormir, estamos hablando de educación, un cachorro pequeño necesita forjar su temperamento, desarrollar su inteligencia y aprender a interactuar con perros y personas, si no le damos un ambiente propicio estos aspectos no se desarrollarán y no tendremos un perro equilibrado o con todo su potencial.

Las demandas de atención y experiencia aumentan según más joven el cachorro, un perro de unas cuatro semanas está recién aprendiendo a interactuar con el mundo, comenzando su etapa de socialización, momento en el que necesita recibir gran cantidad de estímulos para desarrollar su sistema nervioso y que este se adapte a las distintas situaciones. Un perro que no aprende a interactuar correctamente en esta etapa crucial (de 4 a 8 semanas aprox.) no posee un desarrollo cerebral que le permita desenvolverse con soltura en el futuro, le ponemos de inmediato un techo más bajo a su capacidad y dependiendo del grado de las carencias podríamos arruinar su futura conducta.

Así un perro que no conoció gente desde pequeño reaccionará con mucha ansiedad ante las personas una vez adulto, podemos entonces enseñarle a no actuar de forma indebida, pero no le quitaremos el stress de encontrarse con situaciones para las que no está preparado. Por lo mismo un cachorro en etapas tempranas exige gran cantidad de estímulos y atención, ver perros y aprender a tratarlos, conocer personas y aprender a relacionarse con la “manada” humana, aprender las normas de dominio-sumisión, etc.. Si no se sabe cómo o no se está dispuesto a brindar a dedicación necesaria es mejor un perro con un carácter algo más formado.


¿Un perro ya adulto será menos fiel?

Es indudable que un perro criado de pequeño, si fue bien manejado, estará más amoldado a nuestras exigencias, pero que un perro nos considere su amo y, por lo tanto, su líder y protector puede darse a cualquier edad. Si su vida ha sido poco grata o si simplemente lo convencemos de que nuestro hogar es el mejor lugar que existe, entonces nos estará muy agradecido. Incluso y contrariamente a lo que muchos creen, un perro adulto puede ser adiestrado y aprender a comportarse, incluso un adulto joven es más fácil de adiestrar que un cachorro distraído y hasta los perros viejos dan sorpresas.

La mayor ventaja está en que requieren menos dedicación que los cachorros, pues tenemos una carga menor a lo que a formación se refiere, por supuesto esto mismo se vuelve algo negativo si las condiciones en que se desarrolló fueron adversas.


¿Qué edades son más críticas?

Antes de las cuatro semanas jamás deberíamos separar al cachorro de la madre, aún no comienza siquiera a aprender que es ser un perro.

Después de las 4 a 8 más o menos el perro aprende conductas muy difíciles de corregir luego, lo mismo con las carencias, además tiene que aprender a ser perro y, por todo ello, necesita a la madre.

Se dice que a los 45 días es un buen momento para evaluar la estructura del cachorro.

Aproximadamente a los dos meses el perro está en una buena edad para ser llevado a un hogar

 

 

Hacer las deposiciones fuera de casa

 


Normalmente un cachorro hace sus necesidades donde quiere , si no se le enseña acabará por convertirse en un adulto incorregible.


A cualquier persona le molestaría que su perro se orine en la alfombra o en la rueda del coche que acaba de lavar.

Es lógico, pero...¿nos hemos puesto a pensar si el perro comprende que su actitud nos molesta?

Es labor del amo que su mascota comprenda lo que se espera de el. Y no es una labor fácil.

Hay diversas teorías sobre los métodos a emplear. La más popular y que sin duda conocerá, es la del “periódico”. Nada menos recomendable, ya que el animal se sentirá agredido por lo que para el es un acto natural. La clave del éxito está en que el perro comprenda donde puede hacer y donde no.

Para conseguirlo hay que proporcionarles las ordenes para que en un plazo aproximado de cuatro semanas terminen con este “sucio”problema.

El método que emplearemos se basa en el hecho probado de que el perro no hace sus necesidades en el entorno próximo a su área de dormir. Pero antes de entrar en más detalles, permítanme que les recuerde que deben emprender esta tarea con mucha paciencia, constancia, firmeza, cariño y buen humor, de otro modo, los resultados no serán satisfactorios ni para nosotros ni para nuestro cachorro.

Supongamos que empezamos hoy mismo a poner en práctica el método. Esta noche, antes de irnos a dormir, daremos un corto paseo con nuestro perro. Pondremos la alarma del despertador una hora antes de la habitual. Si dispone de una jaula tipo kennel debe encerrar al perro. Si no tiene jaula, átelo a la pata de la cama o de algún mueble en el lugar donde duerme habitualmente. Cuando suene el despertador, saque inmediatamente al perro y siempre con su correa, llévelo al lugar donde quiere que - haga - sus - necesidades.

Es muy importante felicitarlo y premiarlo efusivamente cuando lo haga bien. Regresaremos , lo pondremos en su jaula de nuevo y nosotros iremos a recuperar esa hora que nos falta. A las tres horas repetimos la operación.

Siempre atado, lo sacamos al mismo sitio. Una vez que haga sus necesidades lo premiamos. Ya lo podemos dejar suelto un rato y regresamos a la casa. Es importantísimo que la persona que se quede en la casa durante el día, repita estos pasos cada dos o tres horas. Ya no es necesario devolverlo a su jaula hasta la noche. Al día siguiente nos levantaremos a la de todos los días y lo primero...., adivine..... Sacar al perro, atado con su correa al mismo sitio del día anterior.

A lo largo de este día espaciaremos una hora los intervalos de salida. Cada tres o cuatro horas, lo sacaremos con su correa al lugar elegido.

Por la noche de nuevo a su jaula. Los días sucesivos iremos aumentando el tiempo entre las salidas hasta que el perro se acostumbre a salir a intervalos de 6 o 7 horas, que es el tiempo promedio que alguien pasa fuera de su casa. Ya ha llegado el momento en que podrá dejar a su perro dormir fuera de la jaula. Recuerde que es importantísimo recompensarlo y felicitarlo cada vez que lo saquemos y consiga el objetivo.

No debe regañarlo ni pegarle si se hace antes de que le de tiempo a salir de casa y sáquelo de todos modos.

Debe lavar y desinfectar los lugares de la casa donde el perro hizo equivocado. Para evitar que lo vuelva a hacer en el mismo sitio, es recomendable rociar agua con vinagre.

Se come los zapatos

 

Cuando el cachorro se queda solo.-

NOOOOOO....no rompas mis zapatos !!!!!

 

 

 

 

Un grupo de Psicólogos americanos de la Sociedad Protectora de Animales, nos afirman que los cachorros que permanecen solos por más de 14 horas diarias traducen su aburrimiento y soledad en conductas agresivas que les llevan a ensuciar y destruir dentro de la casa, y es que este comportamiento de nuestro cachorro se debe a un principio psicológico que afecta a todo ser vivo, nuestro amigo piensa: "si mi amo no está conmigo no me quiere y debo hacer algo para llamar su atención", así que no olvidemos que tanto la falta de ejercicio como el aburrimiento hacen que nuestra mascota busque en nuestras medias, zapatos o muebles la diversión que le hace falta.

Si tu perro tiene esta costumbre, u otra parecida, de ahora en adelante, trata de jugar unos 15 o 20 minutos al día con el, te lo agradecerá, y tus zapatos también.

Los cachorros huérfanos
Magin Producciones & Market Consulting

 

La atención de cachorros y gatitos huérfanos

 

 

La atención de cachorros y gatitos huérfanos

Los cachorros y gatitos huérfanos son aquellos que carecen de atención materna suficiente para sobrevivir entre el momento del nacimiento y el destete. En estas circunstancias es preciso satisfacer las necesidades fisiológicas que normalmente brinda la madre, humedad, nutrición, inmunidad, aseo, seguridad y estimulación social. Esta tarea puede estar a cargo de una nodriza o una persona.

Entorno físico de cachorros y gatitos huérfanos

Los recién nacidos deben permanecer en un ámbito cálido, sin corrientes de aire. Las incubadoras son ideales, pero pueden remplazarse por cestas o cajas de cartón con una base acolchada, absorbente y abrigada. Las mantas mullidas proporcionan seguridad a los animalitos. Los recién nacidos exhiben cierto grado de poiquilotermia y durante las 4 primeras semanas de vida no regulan la temperatura. Suelen acurrucarse junto a la madre, que crea un microclima óptimo, los protege de los cambios ambientales y disminuye la perdida de calor. Los huérfanos no cuentan con esta posibilidad y son mas sensibles al entorno subóptimo.

Sin la madre, el recién nacido puede experimentar hipotermia, que lleva a insuficiencia circulatoria y muerte. Debe suministrarse entonces calor artificial. Es preferible graduar la temperatura ambiente para que el recién nacido pueda desplazarse hacia y desde la fuente de calor evitando la hipertermia que provocaría deshidratación.

Entorno social de cachorros y gatitos huérfanos

Las crías huérfanas a menudo satisfacen sus necesidades no nutricionales mamándose entre ellos. Para prevenir lesiones cutáneas es aconsejables separarlos, aun cuando de esta manera se disminuye la temperatura y humedad del entorno inmediato y la estimulación social mutua. Esa ultima puede suplirse manipulando en forma breve pero regular a los animalitos. El estrés acompañante promueve el desarrollo neurológico y el aumento de peso. Los gatitos que no reciben estimulación social desarrollan conductas anormales ( no exploran y se tornan agresivos). El contacto con los hermanos puede compensar la ausencia de la madre. Por lo tanto, es preciso determinar si los beneficios de la separación justifican los eventuales trastornos conductuales.

Crianza de cachorros y gatitos huérfanos

Los cachorros y gatitos adquieren inmunidad pasiva sistémica del calostro e inmunidad pasiva local a través de la leche materna. Si es factible, los recién nacidos deben recibir calostro o leche en las primeras 12 a 16 horas de vida.

En general, la madre se encarga de cortar el cordón umbilical. En caso contrario se secciona a 3,5 a 4 cm. y se aplica un antiséptico tópico. En los huérfanos el peligro de infecciones aumenta, de modo que la higiene es fundamental. No deben exponerse a animales adultos ni agruparse con otras crías. Los utensilios deben mantenerse siempre limpios. Los cuidadores deben lavarse las manos antes de manipular a los recién nacidos y después de estimularlos para la micción y defecación.

La micción y la defecación voluntaria solo se logran a las 3 semanas. Hasta ese momento, dependen de la madre quien activa el reflejo urogenital correspondiente. Los cuidadores deben estimular a los cachorros y gatitos, después de alimentarlos, frotando con suavidad la región perineal con un algodón o un paño humedecido.

Evaluación de cachorros y gatitos huérfanos

Es esencial efectuar un examen clínico minucioso del o los recién nacidos y la madre, si es posible, para detectar la causa del abandono. Debe prestarse particular atención a problemas comunes como hipotermia, hipoglucemia, deshidratación y defectos congénitos. Si quedan a cargo de una nodriza, la supervisión es crucial para advertir problemas de conducta entre esta, sus crías y los huérfanos.

Esquema de alimentación de cachorros y gatitos huérfanos

Los huérfanos deben alimentarse por lo menos 4 veces al día, pero los recién nacidos muy pequeños o débiles podrían requerir alimentos cada 2 a 4 horas y los animalitos mas grandes, cada 4 a 6 horas. En condiciones normales, los cachorros y gatitos de 1 a 2 semanas de vida que reciben cuatro a cinco raciones diarias satisfacen mas del 90% de sus necesidades. Los sustitutos de la leche deben calentarse a 38ºC y suministrarse con lentitud. Los alimentos fríos, la administración rápida, o la sobrealimentación podrían causar regurgitación, aspiración, distensión y diarrea. Si aparecen signos adversos, es necesario revisar y corregir los procedimientos. Si se observa diarrea, se reduce el volumen o se diluye con agua, luego se incrementa en forma gradual para cumplir con los requerimientos calóricos. En los recién nacidos siempre es preferible la subalimentación a la sobrealimentación.

Durante las dos primeras semanas de vida, los cachorros o gatitos deben evaluarse a diario. Deben estar bien hidratados, dormir sin sobresaltos, y aumentar de peso como los recién nacidos criados por sus madres. Es importante registrar la vigilia, la succión , el comportamiento general, la temperatura corporal, el peso y las deposiciones con periodicidad diaria o mas a menudo si se advierte debilidad o apatía.

Dieta para cachorros lactantes
S.E.C. (Servicio de Educación al Cliente)


La alimentación del cachorro los primeros días

(leche para preparar en emergencias, recuerda que existen a la venta otras mas apropiadas)

 

 

Muchas veces se nos presenta la ocasión en la que tenemos que hacernos cargo de la alimentación de un cachorro, porque la madre no puede alimentarlo por diferentes motivos (fallecimiento, mal comportamiento materno, o por abandono).-

En general, la mayoría de la gente tiende a alimentarlos con leche común solamente, pero ¿que ocurre con esto?; la leche de vaca que nosotros tomamos no es lo suficientemente completa como para que el pequeño bebé tenga un normal crecimiento.

Una Dieta para cachorros lactantes sustituta puede ser la siguiente:

  • Leche liquida común................800 ml

  • yema de huevo (sola)..............2 (dos)

  • crema de leche........................200 gr.

  • miel.........................................2 cucharadas

Esta Dieta para cachorros lactantes parecida a la leche de la madre se mezcla en frío y se conserva en un recipiente limpio en la heladera lista para usar; cada vez que se necesita, separamos lo necesario para colocarlo en la mamadera y el resto lo volvemos a refrigerar. Antes de suministrarla se debe entibiar a baño Maria a 38º C.-

La frecuencia de tomas mas adecuada de esta Dieta para cachorros lactantes es cada 2 - 3 hrs. (por lo menos 8 veces por día) y se debe suministrar con una mamadera para lactantes o en su defecto con un pequeño frasco gotero directamente en la boca.-

La cantidad de esta Dieta para cachorros lactantes a suministrar diariamente debe ser aproximadamente el 10 % del peso vivo del cachorro cada 24 hrs.

Otros cuidados a considerar son la defecación que se debe producir momentos después del suministro de alimentos, la que de no ocurrir, hay que estimularla con masajes suaves en el ano con un algodón con agua tibia simulando el lamido de la madre; de no tener resultados en un tiempo prudente, consultar.-

Es importante cuidar en todo momento la temperatura corporal del cachorro pues la misma puede bajar a niveles subnormales y dejar de comer, lo cual produce el síndrome de depresión, muy difícil de superar. La temperatura ambiente no debe ser inferior a los 32 º C.-

Usemos un ejemplo practico para la alimentación de un cachorro : si el cachorro pesa 1 Kg. el 10% de su peso es 100 gr., por lo tanto la cantidad a suministrar por día de dicha formula serian 100 ml repartidos en varias tomas, cada 2-3 hrs.-

Después de los 20 - 25 días los cachorros en general defecan solos sin estimulación extra.-

Cuando aparecen los primeros dientecitos (a partir de los 20 días de edad) podemos pasarlos lentamente a dieta sólida , pero siempre en forma gradual, se puede empezar incorporando a esta formula láctea, nestum, vitina, quaker o lo que es mucho mejor, balanceado para cachorros molido de alta digestibilidad y formar de esta manera papillas semisólidas, se debe gradualmente reemplazar las tomas liquidas por algunas semisólidas hasta que al cabo de una semana podrá empezar a comer algunos pellets de balanceado comercial al principio húmedo (con leche o caldos) y luego secos directamente. Todo gradual.-

Una vez pasada esta etapa de acostumbramiento, continuaremos con alimento balanceado para cachorros de alta digestibilidad y agua solamente, no requiere ninguna otra cosa, salvo indicación especifica.-

Para asegurarnos la efectividad de todos estos procedimientos, le sugerimos una REVISACIóN MEDICA COMPLETA: identificación, sexaje, peso, temperatura corporal, ojos, nariz, oídos, boca, mucosas, labios, paladar, piel, abdomen, cola, ombligo, ano, reflejos.-

Lo que usted debe saber acerca de la Rabia
Consejo Profesional de Medicos Veterinarios


¿Y para cuando la vacuna de rabia?

 

 

 

Hechos acerca de la rabia canina y felina

La rabia es una enfermedad mortal causada por un virus que ataca el sistema nervioso. El virus de la rabia está presente en la saliva del animal rabioso y puede ser transmitido a los seres humanos ú otros animales por mordedura o bien al entrar en contacto con alguna herida abierta.

No todos los animales rabiosos tienen espuma en la boca ni se muestran furiosos. Animales infectados pueden estar tranquilos y dóciles. Solamente los mamíferos son afectados por la rabia

En años recientes, los gatos han llegado a ser la especie doméstica con más reportes de rabia, porque muchos de ellos no son vacunados estando expuestos a animales rabiosos durante sus cacerías (por ejemplo murciélagos).-

Se ha reportado un foco recientemente en la zona de Almagro - Buenos Aires. La rabia también ocurre en perros en número significativo.

La rabia se puede prevenir en gatos y perros, con el uso de vacunas aprobadas por las autoridades de Sanidad Animal.


La Rabia canina y felina y el Ser Humano

¿Que puede usted hacer para ayudar a controlar la rabia? - Solicite a su Médico Veterinario que vacune a sus gatos y perros. Mantenga la vacunación vigente. Su Médico Veterinario le aconsejará el programa más indicado.

Reduzca la posibilidad de exposición de sus animales a la rabia, manteniéndolos dentro de su propiedad.

No permita que sus mascotas vaguen libremente.

No deje desperdicios o el alimento de sus mascotas en el patio, ya que puede atraer a animales salvajes o perdidos.

Mantenga su distancia al observar a los animales sueltos, aún cuando se muestren amigables.

Un animal con rabia puede actuar mansamente. No se le acerque.


Si usted ha sido mordido

No tenga pánico - pero tampoco ignore la mordedura. Lave la herida extensa y vigorosamente con jabón y agua abundante.
Comuníquese inmediatamente con su Médico. Explíquele como fue mordido y siga las indicaciones que este le dé.


Si su mascota ha sido mordida


Inmediatamente consulte a su Médico Veterinario. Los animales en los que la vacunación ha expirado, deben ser evaluados individualmente.

Sí su mascota a mordido a una persona es urgente que la víctima consulte a un Médico y siga sus indicaciones al pie de la letra.

Debe reportar inmediatamente al Médico Veterinario cualquier enfermedad o cambio en el comportamiento del animal. No permita que su mascota vague sin control y no se deshaga de ella. El animal tiene que estar todo el tiempo disponible para su observación
por el Médico Veterinario.

Para estar seguro confirme con su Médico Veterinario, que las vacunas de su mascota están vigentes.

El Tercer Parpado
M.V. Mariano Bernades

 

 

 


El tercer parpado produce lágrimas y protege al ojo de agresiones externas.-

Su existencia es ignorada por la mayoría de la gente. Sin embargo, todos los animales poseen esta protección adicional que debe ser cuidadosamente preservada ya que cumple importantísimas funciones.-

Lamentablemente el hombre, en su carrera evolutiva, perdió esa estructura anatómica propia del sistema ocular, conocida como tercer párpado, que tan bien defendía al ojo de cuerpos extraños que pudieran introducirse en él. Claro que, en su reemplazo, la naturaleza lo ha dotado de un dedo muy hábil que le permite limpiarlo o frotarlo en los casos en que sea necesario. A modo de un limpiaparabrisas

Estructuralmente, el tercer párpado es una membrana compuesta de un tejido conjuntivo igual al que recubre el ojo. No tiene pelos ni piel que lo recubra y es muy posible que la falta de estos elementos sea lo que impida asociarlo con los párpados exteriores. La mencionada estructura está armada por un cartílago en forma de “T” o de ancla y posee glándulas linfáticas capaces de proveer de defensas al sistema. En el perro y en el gato existe, además, una glándula - conocida simplemente como glándula del tercer párpado - que produce secreción lagrimal.

El tercer párpado carece de músculos propios que le brinden movimiento: salir, cubrir el ojo o retraerse. Como está ubicado en el sector denominado medial (abajo y hacia la nariz), desde ese lugar sale hacia el lateral y cubre, cuando lo necesita, total o parcialmente al ojo (de algún modo trabaja como un limpiaparabrisas).

Veamos cómo actúa: Cuando el ojo es agredido, o incluso ante un gesto de amenaza, los músculos que lo mueven se contraen simultáneamente y para protegerlo lo retraen hacia la órbita. En ese momento sale el tercer párpado y lo cubre. Todo este movimiento se produce en forma muy veloz y una vez que desaparece el peligro, los músculos que mueven al ojo se relajan y el tercer párpado retorna a su posición normal.


Ventajas


1. Cubre al ojo ante una agresión directa.
2. Su glándula lagrimal accesoria produce el 30 al 40% del total de las lagrimas.
3. Sus folículos linfáticos le proporcionan defensas que le permiten combatir infecciones. (Cuando el ojo está dañado, el tercer párpado se desplaza y permite que los elementos curativos actúen.)
4. Con su movimiento de “limpiaparabrisas” ayuda a eliminar cuerpos extraños que hubieran penetrado en los ojos. Produce lágrimas y protege al ojo de agresiones externas.


¿Qué hay que saber?


Si el propietario de un animal, ve el tercer párpado cubriendo el ojo en forma prolongada tiene que estar atento ya que le puede estar indicando la presencia de algunos de estos problemas:

  • Lesiones sobre el globo ocular

  • Inflamación

  • Ulceras

  • Heridas

  • Cuerpos extraños

  • O cualquier otro proceso doloroso


Señales a tener en cuenta en el tercer parpado

Algunas personas cuando observan que una película color blancuzco o rosada cubre el ojo de su mascota no saben a qué atribuir la causa y no es raro que piensen que el ojo se ha dado vuelta o que el animal esté mirando hacia arriba. Ni una cosa ni la otra. Simplemente es el tercer párpado que lo está cubriendo. Este es un elemento orientador. Puede aparecer en uno o en ambos ojos y si el perro no tenía anteriormente esa característica habría que investigar su causa. Porque hay razas en las que la salida o protrusión de ese tercer párpado es parcial, pero casi continua. Es decir, que es normal que siempre un poco se le vea. Esto pasa, por lo general, en los casos de perros que tienen los ojos muy expuestos o los párpados inferiores muy caídos (cocker, bassethound, etc.). En esos casos, el tercer párpado, está ejerciendo una función protectora en forma casi constante

La diabetes de nuestras mascotas - Perros y gatos
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)

La diabetes de nuestras mascotas

 


La diabetes canina y felina es una enfermedad endocrina caracterizada por hiperglucemia (aumento de azúcar en sangre) permanente relacionada con un trastorno cuanti o cualitativo de la secreción de insulina.

Esta enfermedad es frecuente en la especie canina y se da más en las hembras que los machos.


Síntomas frecuentes de la diabetes canina y felina:

Se caracteriza por la aparición de un síndrome de poliuria - polidipsia (el perro orina mucho y bebe mas que de costumbre). Este síndrome suele ir acompañado de adelgazamiento a pesar del aumento del apetito (polifagia).

A esta manifestaciones se puede añadir trastornos cutáneos, en particular alopecia y piodermitis; trastornos oculares dominados por la aparición de una catarata; trastornos urinarios que suelen traducirse en una infección; aumento del volumen hepático revelado por la palpación abdominal.


El diagnóstico de la diabetes canina y felina:

En función de los síntomas el médico veterinario ordenara que se analice la cantidad de glucosa en la sangre del animal en ayunas.

En caso de la diabetes cania y felina, la glucemia se eleva siempre por encima de 1.50 g/l (lo normal es entre 0.8 g/l y 1.2 g/l) pudiendo alcanzar valores de hasta 4 g/l. Cuando la glucemia sobrepasa 1.8 g/l el exceso de glucosa se elimina por orina (glucosuria).

Además de la glucosa se suelen medir otros parámetros sanguíneos cuyos valores pueden evidenciar la aparición de complicaciones renales o hepáticas frecuentes en el curso de esta enfermedad.


Tratamiento de la diabetes canina y felina:


Luego de precisar el diagnóstico conviene aplicar una terapéutica destinada a paliar la deficiencia de secreción de insulina por el páncreas. Esta terapéutica es a base de insulina de origen porcino. Mediante este tratamiento no se trata de hacer descender la glucemia a un valor normal sino de reducir el porcentaje por debajo de 2 g/l cuando la actividad de la insulina alcanza un nivel máximo.

Para llegar a este resultado se recomienda administrar durante dos o tres días una dosis estándar de insulina calculada en función del peso del animal. Luego se deberá hospitalizar al animal durante un día para que se le haga una curva de glucemia con muestras de sangre cada media hora durante doce horas.

Dicha curva permitirá corregir la dosis de insulina prescrita al comienzo de tratamiento y determinar la hora más favorable para la distribución de las comidas.-

Enfermedades por mala alimentacion
Pet Food Institute


¿Cómo evitar enfermedades por mala alimentación?

 

 

 

 



La nutrición de nuestras mascotas es un factor preponderante para que lleven una vida saludable y feliz, por lo tanto, debemos saber cuáles son los problemas de salud que pueden sufrir nuestros amigos si no reciben una alimentación adecuada y balanceada.

El alimento balanceado es la mejor opción de alimentación para tu mascota. Seleccionar el alimento balanceado más adecuado para tu perro o gato es una tarea que debes realizar con el asesoramiento de un médico veterinario. Él te ayudará a proveer a tu mascota todas las vitaminas y minerales que necesita para estar sano.

Hoy en día, los alimentos balanceados ofrecen una gran variedad de alternativas que satisfacen las necesidades nutricionales de las mascotas. Esta comida sana y nutritiva incentivará a perros y gatos a recobrar energía, participar en las actividades familiares y minimizar el riesgo de enfermedades.

El Pet Food Institute te informa sobre las enfermedades que puede sufrir tu mascota por una mala alimentación y te aconseja para su cuidado:

  • Alergia: Algunos perros y gatos son alérgicos a las comidas que contienen ciertos tipos de proteínas y ácidos grasos. En estos casos se recomienda alimentarlos con alimentos balanceados específicos. Ante una alergia a los alimentos, la dieta debe ser supervisada por el veterinario. Si bien la alergia a compuestos de la dieta suele observarse por signos clínicos en la piel (prurito), es posible también observar reacciones a nivel respiratorio (estornudos y tos) y a nivel digestivo (vómitos y diarrea).

  • Gastritis agudas: Se atribuye a la intolerancia o alergia alimentaria, parásitos o a la reacción a antígenos bacterianos. Esto se produce por ingerir alimento vencido o en malas condiciones (húmedo, o suelto sin las mínimas condiciones de higiene en su envasado). También se puede producir por ingerir grasas o sobras de alimentos caseros, o por comer los restos de la basura donde se encuentran alimentos descompuestos y ciertos productos tóxicos.

  • Obstrucción e inflamación del esófago: generalmente, después de un almuerzo o cena, muchos suelen dar a sus mascotas huesos de carne o de pollo. Las astillas de estos restos hacen daño al circular por el esófago, las paredes se inflaman y el animal tiene dificultades para tragar. Si la astilla no se digiere, provocará saliva en exceso con probabilidad de vómito y sangrado; y si queda atrapado en la entrada del tórax nuestra mascota no podrá respirar. Por lo tanto, los especialistas recomiendan el alimento balanceado como la mejor alternativa de alimentación ya que facilitan una buena digestión por su fórmula y tamaño.

  • Diarrea: la diarrea es la eliminación de materia fecal, blanda o líquida, y en general con mayor frecuencia de lo normal. La diarrea se puede producir por alimento en mal estado y cambios bruscos en la dieta ya que el intestino de la mascota debe prepararse cada vez a digerir alimentos variados. Se aconseja mantener la misma calidad de alimento para que la mascota no sufra problemas intestinales frente a los cambios.

Problemas de una mala nutrición
www.petfoodexpress.com.ar

Hacemos aquí una breve reseña de los problemas más visibles en los perros, los cuales confirmará Ud. con una visita de su perro al médico veterinario especializado en nutrición, pues en la mayoría de los casos son fruto de una deficiente nutrición.

1.- Olor a perro, comúnmente creemos que el mal denominado "olor a perro" viene en el pelo y en la piel del animal, es decir, pensamos que son parte del perro y no tiene solución alguna. Pero esto no es así, el olor desagradable en el perro y por ende en toda la casa, proviene de un problema nutricional.

2.- Caspa, seborrea o piel lastimada por rascarse, generalmente son producto de alergias alimentarias.

3.- Pelo sin brillo y áspero.

4.- Sarro en los dientes.

5.- Olor muy fuerte en la orina, que muchas veces es originado por un PH altísimo, producto de la mala nutrición, que muchas veces acarrean posteriormente problemas de salud.

6.- Materia fecal blanda, de gran tamaño y olor desagradable, como así también muchas veces perros estreñidos. Una buena nutrición asegura buenas deposiciones.

7.- Perros con pocos años de edad están tristes y perezosos, pasan la mayor parte del día sin moverse, producto de un mal funcionamiento del aparato digestivo. En la mayoría de los casos provocados por ingesta de alimentos poco digeribles.

Incontinencia urinaria
M.V. Dr. Christian L. SAPIA


La incontinencia urinaria se puede definir como la pérdida del control de la micción. Permanente o intermitente, puede tener numerosas causas que hay que investigar sistemáticamente, no sólo mediante un metódico examen clínico sino también radiologías o ecografías, o a exploraciones funcionales más sofisticadas.

Cuando se lleva al veterinario un perro que presenta signos reveladores de incontinencia, el facultativo se debe cerciorar en un primer momento de que se trata de dicho síndrome, que se puede confundir fácilmente con otros trastornos urinarios, en particular con la polaquiuria, caracterizada por el aumento de la frecuencia de las micciones, de las que el animal es consciente en este caso.

También es frecuente que se confunda con un trastorno del comportamiento; y ello porque hay perros que pueden orinar voluntariamente en diferentes lugares de la casa para manifestar su descontento. De ahí que el interrogatorio del propietario tenga su importancia en la consulta. Una vez que la incontinencia urinaria haya quedado confirmada por el examen clínico, el veterinario debe buscar su causa. La situación es diferente según que el trastorno se observe en un perro joven o en uno adulto. 

En la inmensa mayoría de los casos, la incontinencia urinaria del perro joven se produce como consecuencia de una malformación congénita del aparato urinario, casi siempre de una ectopía ureteral. Esta se caracteriza por el hecho de que el conducto, que normalmente, conduce la orina desde el riñón hasta la vejiga, no desemboca en el lugar adecuado de esta provocando un escape permanente de la orina y, por consiguiente, lo que se ha dado en llamar incontinencia urinaria. La anomalía puede ser unilateral o bilateral.

En el primer caso, la incontinencia se alterna con micciones normales; en cambio, en el segundo, el animal nunca orina voluntariamente.

En el cachorro muy pequeño, el aparato urinario también puede presentar otras malformaciones, entre las que se encuentran: persistencia del uraco (canal que une la vejiga con el ombligo), fístulas vaginales, fístulas rectales, etc.

La terapéutica quirúrgica da buenos resultados en la mayoría de los casos de ectopía ureteral, y excelentes resultados cuando se trata de operar el
uraco.

En el perro adulto, las causas de la incontinencia urinaria son diferentes.


Incontinencia de origen hormonal

Las perras que han sufrido una ovariectomía de conveniencia o una ovariohisterectomía a causa de una infección uterina pueden presentar una
incontinencia urinaria relacionada directamente con la falta de secreción ovárica de estrógenos.

En el macho, la castración puede producir los mismos efectos. En ambos casos, el aporte de las hormonas que faltan, estrógenos o testosterona,
permite que se recupere la normalidad.

Incontinencia de origen mecánico

A veces, un obstáculo uretral (cálculo, tumor del cuello vesical y, en el macho, hipertrofia prostática o también lesión de la pared uretral del hueso peniano) puede provocar la incontinencia. En tal caso, el diagnóstico necesita una urografía, es decir, un examen radiológico que recurra a la opacificación de la vejiga mediante sustancias radioopacas (derivados yodados) inyectadas en la vejiga directamente o por vía intravenosa cuando resulte imposible la sonda vesical. También puede utilizarse para el diagnóstico la ecografía. El tratamiento, que por supuesto debe ser causal, puede ser médico o quirúrgico.


Incontinencia de origen neurológico

Algunas formas de incontinencia urinaria del adulto son consecuencia de lesiones del sistema nervioso. Puede tratarse de lesiones provocadas por un traumatismo de la médula espinal, que a su vez sea consecuencia de una lesión localizada en un disco vertebral.

El origen de la incontinencia puede deberse también a traumatismos de la pelvis (fracturas) que pueden lesionar el nervio genital interno, del que de pende la actividad del esfínter externo de la vejiga; su resultado es la incapacidad de retener la orina. Las lesiones vesicales como tumores, inflamaciones, distensiones, etc., pueden destruir poco a poco la inervación de la vejiga y producir la incontinencia urinaria.

Para determinar el origen de la lesión el veterinario debe proceder al examen neurológico, ecografías, análisis urodinámicos que permitan revelar la actividad de la musculatura vesical.

El tratamiento de estas formas de incontinencia es causal en primer lugar (por ejemplo, tratamiento de una hernia discal o de una fractura de la
pelvis) y, en segundo lugar, puede intentar restablecer el funcionamiento normal del músculo vesical o de la uretra.

Displasia de cadera - Claudicacion
Dra. Ana María Robles


La displasia de cadera en perros

 


¿Los perros de razas grandes se descaderan?

¿Las alteraciones del movimiento del tren posterior en nuestros perros son por displasia de cadera??

En muchas oportunidades se hacen consultas por trastornos o dificultades de movimiento, claudicaciones, rengueras del tren posterior ya sea en cachorros o en perros adultos. Es importante comprender que NO todas las claudicaciones responden a la misma patología y por supuesto a un mismo tratamiento. Es muy común escuchar que los perros de edad avanzada se “descaderan”.

El término descaderado hace referencia popularmente a la
displasia de cadera y si nos referimos a animales de edad avanzada, en la mayoría de los casos no es la cadera la responsable de este problema, sino que se trata de afecciones de la columna dorsal o lumbar, mostrando grandes dificultades de desplazamiento y hasta paresias del tren posterior. Los problemas de columna pueden aparecer en los perros desde los 7 u 8 años de edad , principalmente en razas grandes tengan o no displasia. Las manifestaciones clínicas de problemas en la cadera son más frecuentes en los perros jóvenes pero hay que tener en cuenta además, que un gran porcentaje de animales son asintomáticos.


¿Que ocurre en perros de edad avanzada?

A medida que nuestros perros avanzan en edad aparecen los primeros signos de envejecimiento: disminución de la actividad y algunas claudicaciones en el tren posterior.

Si fueron perros que no mostraron problemas en el andar cuando jóvenes, los propietarios se sorprenden del cambio de actividad y es común pensar que la displasia de cadera ha llamado a la puerta. Sin embargo en muchos casos la columna vertebral de estos perros se ha resentido por la acción de presiones y tracciones sobre los discos intervertebrales provocando un endurecimiento fibroso de las cápsulas (con lo cual los discos cartilaginosos soportan o amortiguan menos golpes y tracciones) y en muchas oportunidades los núcleos de esos discos intervertebrales se mueven, apretando la medula (hernia de disco) comprimiendo las raíces nerviosas y provocando dolor y disfunción neurológica.

A esta enfermedad se la conoce como espondiloartrosis o estenosis degenerativa en la región lumbosacra o en la región dorsolumbar de la columna vertebral.

Los síntomas varían de acuerdo a la localización de las lesiones, pero en muchas oportunidades son semejantes a la displasia de cadera: dolor en los miembros posteriores, claudicaciones y dificultad para incorporarse, tambaleo y menos actividad. La espondiloartrosis puede evolucionar a la parálisis del tren posterior. Muchos animales tienen una o más vértebras afectadas en estado subclínico (sin síntomas) o muestran ligeros signos clínicos.

En el caso de la espondiloartrosis los tratamientos deben ser muy enérgicos.

Se usan en forma conjunta, antiinflamatorios, vitaminas neurotróficas, regeneradores de los cartílagos condroprotectores, analgésicos, míorrelajantes, así como terapias de rehabilitación en casos de mayor gravedad. Consultar en estos casos a su veterinario ya que es muy importante realizar un buen diagnóstico, diferenciar las distintas patologías para implementar el tratamiento adecuado.


¿Que ocurre en los cachorros y displasia de cadera?

Si pensamos específicamente en los cachorros, no todos manifiestan síntomas teniendo displasia de cadera. El diagnóstico puede ser realizado desde los 6 meses de edad a través de una radiografía que se toma con el animal anestesiado, lo que permite una perfecta posición y distensión de los ligamentos de la articulación coxofemoral.

Pueden aquí aparecer otras lesiones en la columna lumbar (cauda equina) con producción de dolor y claudicaciones que pueden coexistir con la displasia de cadera o con caderas totalmente sanas con lo que el diagnostico diferencial y específico es indispensable.

Estos conceptos tienen como único objetivo dar una idea general a algunas las patologías que pueden afectar a nuestros perros, para no quedarnos con el concepto que la “cadera es la madre de todos los males”.

Específicamente en los perros “viejitos” y en los cachorros, podemos hacer un acompañamiento y prevención de los problemas articulares. Se utilizan para ello condroprotectores por vía oral e inyectable los que inhiben los procesos de las enzimas degradativas de los cartílagos, son antiinflamatorios naturales, nutrientes de las células cartilaginosas y estimulantes de la regeneración de los cartílagos.

Es aconsejable además que a medida que nuestros perros se acercan a los 10 años, se encuentren
bien alimentados pero delgados. La obesidad o sobrepeso es un ingrediente en contra de la longevidad. El ejercicio moderado mantendrá a nuestros animales activos y con buen temperamento.

¿Que hace el moquillo canino?
 

 



 

El moquillo canino ataca donde quiera que haya perros. De todas las enfermedades es esta la numero uno. Más del 50% de los perros adultos no vacunados contraen esta enfermedad. Entre los cachorros, la tasa de mortandad por motivo de moquillo es alta. Aunque un perro no muera, su salud puede quedar permanentemente deteriorada.

Una infección de moquillo canino puede dañar el sistema nervioso irreparablemente, al igual que su sentido del olfato, del oído o de la vista. La parálisis parcial o total no es nada rara, y otras enfermedades, especialmente la neumonía, atacan frecuentemente a los perros que han sido debilitados por una infección de moquillo. Los perros jóvenes y los cachorros son los más susceptibles a la infección. La enfermedad ataca igualmente a los perros mayores, aunque con mucha menos frecuencia. La hepatitis infecciosa canina ocurre a menudo simultáneamente con el moquillo canino. Ni el moquillo ni la hepatitis canina pueden transmitirse al hombre.


¿Que hace el moquillo canino?

El moquillo canino es una enfermedad extremadamente contagiosa provocada por un pequeño virus; se transmite con mayor frecuencia por medio del contacto con las mucosidades y las secreciones acuosas de los ojos y hocico de los perros infectados. El contacto con la orina y las heces fecales de los perros infectados puede resultar igualmente en infección. Un perro sano puede infectarse sin entrar en contacto con un animal infectado. Los criaderos y los corrales para perros, al igual que cualquier otra área usada por perros infectados pueden albergar el virus del moquillo canino. El virus puede ser transmitido por las corrientes de aire y objetos inanimados. A menos que se fuese a mantener al perro completamente aislado, es prácticamente imposible evitar que se exponga a la enfermedad.

Prácticamente todo perro que alcance el año de edad ha estado ya en contacto con el virus.

El moquillo presenta muchos signos que no siempre son característicos. Es por esta razón que se puede demorar el tratamiento hasta el punto de no llegar a darse. Frecuentemente, la enfermedad produce algo así como un resfriado severo. La mayoría de los perros infectados tienen fiebre. Los animales expuestos a la enfermedad pueden contraer bronquitis, neumonía e inflamación del estomago y de los intestinos. Los primeros signos del moquillo que el dueño del perro puede detectar son: estrabismo, congestión y secreción de pus en los ojos. Son frecuentes también, una reducción en el peso, tos, vómitos, secreciones nasales y diarrea.

En los estados mas avanzados de la enfermedad, el virus ataca con frecuencia el sistema nervioso, provocando una parálisis parcial o completa, como también tic y convulsiones. Los perros que sufren la enfermedad se muestran generalmente apáticos y tienen muy mal apetito. Hay casos en que los síntomas pueden ser muy tenues y que no lleguen a detectarse, o puede que el perro tenga solamente una ligera fiebre durante un par de semanas.

Los problemas nerviosos pueden aparecer a veces semanas después que el animal se ha recuperado de los primeros síntomas de la infección. Hay ocasiones en que el virus causa rápido crecimiento de las células de queratina endurecidas en el cojinete plantar. El moquillo es tan común y sus signos son tan variados que cualquier perro joven que este enfermo deberá traerse a la veterinaria para un diagnostica definitivo.


La prevención y protección del moquillo canino

Los perros que sobreviven a una infección natural pueden desarrollar inmunidad para protegerse del moquillo durante el resto de su vida. Hay muchos perros - especialmente cachorros - que no sobreviven a una infección adquirida naturalmente. La protección más segura es la vacuna, pero desgraciadamente, los científicos no han inventado todavía una vacuna contra el moquillo que garantice la inmunidad del perro durante toda su vida con una sola serie de aplicaciones. Los cachorros que nacen de hembras inmunes al moquillo adquieren cierto grado de protección natural por un tiempo. Si la madre amamanta a los cachorros, los mismos obtienen una inmunidad adicional gracias a las sustancias en el calostro, o primera leche. El grado de protección que un cachorro recibe, varia en proporción a la cantidad de anticuerpos que la madre tenga, pero nunca será completamente suficiente. Esta inmunidad pasiva transmitida por la madre disminuye con gran rapidez a las dos semanas de nacido.


Es aconsejable comenzar a vacunar a partir de los 45 días de edad

 

Leptospirosis canina

 


Esta enfermedad. esta producida por Leptospira Canicola y Leptospira Hicterohemorragiae

La Leptospirosis canina conocida también como Tifus del perro, se conoce con este nombre al conjunto de zoonosis de curso agudo y febril, que presenta signos de alteración hepática y renal.

Los agentes etiológicos de la Leptospirosis canina, es decir microorganismos causantes de la enfermedad, pertenecen al género Leptospira. Si bien hay una sola especie causante de la enfermedad L'Interrogansl, hay numerosos serotipos diferentes de Leptospira, siendo los que más comúnmente afectan al perro: Leptospira Canicola y Leptospira Hicterohemorragiae.

La distribución de la Leptospira es mundial, los animales susceptibles a ellos son la mayoría de los mamíferos domésticos y salvajes, el hombre y los animales de sangre fría.

La principal vía de contagio de la Leptospirosis canina está dada por el agua contaminada con orina de animales enfermos.

La Leptospira penetra en su nuevo huésped a través de la mucosa nasal, bucal, conjuntiva o de la piel herida.

La mayor prevalencia de la Leptospirosis se da en meses de alta temperatura y hay mayor frecuencia en los machos debido posiblemente a sus hábitos de olfateo y lamido de orina.


Patogenia de la Leptospirosis canina:


1- Entrada del agente al organismo animal

2- Distribución en el torrente sanguíneo

3- Respuesta inmune del paciente

4- Muerte del agente con liberación de toxinas (Fase tóxica)


Las Leptospiras que evaden dicha respuesta inmune, se depositan principalmente en riñones e hígado produciendo ruptura de glóbulos rojos ocasionando la característica coloración amarillenta de las mucosas.


Sintomatología de la Leptospirosis canina:

Se puede observar un curso agudo y uno crónico de la Leptospirosis canina, pero la mayoría de las veces la enfermedad es subclínica (sin signos clínicos visibles).

En el curso agudo de la Leptospirosis canina, al comienzo hay una fuerte hipertermia, anorexia, vómitos y diarrea con sangre en ocasiones.

La orina suele ser oscura. Puede haber dolor renal a palpación del perro acompañado de la posición característica de encorvamiento del lomo hacia arriba (xifosis) debido al dolor. Luego pueden sumarse los signos de desorden renal con ulceraciones en la mucosa bucal y alimento ruinoso. Este curso agudo no se extiende mas de diez días y la mortalidad es del 70% al 90%.

La Leptospirosis crónica presenta signos inespecíficos con deterioro general del paciente. Suele durar unas 3 a 4 semanas y culmina con la muerte del perro.
 

Diagnostico de la Leptospirosis canina:

Clínicamente se evalúan los síntomas antes descriptos y ante la sospecha de esta enfermedad debe realizarse una evaluación de la orina, donde seguramente se encontrará una elevación de proteínas y hemoglobina.

Para confirmar el diagnóstico deben realizarse ensayos serológicos para determinar mediante el suero del paciente la presencia de anticuerpos a estos agentes. También puede observarse la Leptospira a través del microscopio en muestras de orina del paciente.

En la mayoría de los casos arribar al diagnóstico certero de la Leptospirosis canina puede ser un gran desafío, debido a la diversidad de síntomas que presenta la enfermedad, que son compartidas con otras patologías.


Pronostico de la Leptospirosis canina:

Es reservado, debido al daño renal y hepático. Como en cualquier enfermedad cuanto más rápido se comience con el tratamiento, mayor será la posibilidad de supervivencia.

Tratamiento de la Leptospirosis canina:

Consiste en la combinación de antibióticos (Penicilina - estreptomicina). Conjuntamente al tratamiento antibiótico debe realizarse un tratamiento de reversión de síntomas, sumado a una dieta baja en proteínas y alta en nivel calórico.

Prevención y profilaxis de la Leptospirosis canina:

Primeramente deben desinfectarse los sitios que fueron contaminados con la orina del perro enfermo y deben eliminarse roedores que puedan acceder al agua de bebida.

Las vacunas contra la Leptospirosis consisten en bacterias Leptospira Caricola e Icterhemorragie. Su empleo es altamente discutido, debido a su limitación de serotipos del agente (No puede cubrir todos los tipos de agentes causales).

Además la formación de anticuerpos que producen la Leptospira  influirían en los resultados serológicos antes mencionados (Anticuerpos por enfermedad o por vacunación?)

Si se decide realizar la vacunación, esta debe reforzarse cada seis meses y no anualmente como se realiza en muchísimos casos.

 

Tos en los perros

Tos de las perreras
Kennel cough

 

 

La traqueobronquitis infecciosa (tos en los perros) es una enfermedad de los perros que involucra el sistema respiratorio del paciente. Que se conoce como "tos de las perreras". Dentro de los agentes etiológicos involucrados encontramos entre otros a la Bordetella bronchiseptica, Adenovirus tipo 2, Parainfluenza, moquillo, Mycobacterias y factores ambientales.

TBI es una enfermedad altamente contagiosa que puede afectar a perros de diferentes edades dando origen a episodios de tos en los perros asociados a una dificultad respiratoria acentuada. En términos generales, cuando estos agentes actúan separados, la sinología es leve y de rápida recuperación. En los perros afectados disminuye el apetito y pierden peso. Los pacientes más susceptibles a "la tos de las perreras" son neonatos inmunosuprimidos, principalmente posteriores al destete. Los adultos normalmente afectados son aquellos pacientes débiles convalecientes de alguna enfermedad, o inmunosuprimidos por tratamientos prolongados con esteroides u otros medicamentos; pacientes sometidos a estados de tensión intensa o transportación.

Tos de las perreras ( Kennel cough ) - Bordetella bronchiseptica:

Esta bacteria se consideró por mucho, tiempo, como un agente oportunista del tracto respiratorio superior no así después de infecciones experimentales en animales susceptibles donde se comprobó la infección primaria por este agente.

La Bordetella bronchiseptica se adhiere a la superficie ciliar del epitelio respiratorio. Esto ocasiona parálisis ciliar 3 horas después del contagio. Además la bacteria produce exotoxinas que inhiben la capacidad fagocitaria de los macrófagos, interfiriendo con la respuesta inmune celular del huésped.

La enfermedad es altamente transmisible por aerosoles. El paciente presenta los primeros signos clínicos (tos en los perros) entre 3 y 10 días posteriores a la infección, y puede persistir durante 3 o 6 semanas.

La Bordetella bronchiseptica puede producir enfermedades respiratorias en 15 especies animales incluyendo al hombre, siendo, por lo tanto, la Bordetellosis una zoonosis. La mayoría de los casos de enfermedad en humanos se asocia a un historial de tratamientos en enfermedades de inmunosupresión.

Tos de las perreras - Parainfluenza:

Es una infección producida por un virus que induce la presencia de tos seca en los perros no productiva, con eventual presentación de rinitis, descarga nasal y ligera hipertermia. El curso de la enfermedad es autolimitante y dura un promedio de 3 semanas. La infección concomitante con otros virus o bacterias potencializan la severidad de los signos clínico y su duración.

Tos de las perreras - Adenovirus tipo 2:

Los perros infectados con adenovirus tipo 2 manifiestan tonsilitis, laringitis, y faringitis. El periodo de incubación es de 8 a 9 días y su transmisión es extremadamente rápida a través de pacientes susceptibles. En infecciones complicadas, los animales manifiestan congestión pulmonar y neumonía que se presenta regularmente por la infección secundaria de Bordetella bronchiseptica.

Otros agentes contaminantes que producen tos en los perros:

Micoplasma, spp, Herpes virus (que también produce cuadros respiratorios menos severos). Factores ambientales como productos de limpieza con base en formol, cambios bruscos de temperatura, que predispondrían a episodios de tos. Existen muchos agentes secundarios de contaminación como, E. coli, Klebsiella spp, Pseudomonas spp, etc.

Bronchi Shield III - Nueva "Vacuna Intranasal" para la tos de las perreras ( Kennel cough )

Es una vacuna viva, atenuada contra traqueobronquitis infecciosa. Está compuesta por 3 agentes: Bordetella bronchiseptica, Parainfluenza y adenovirus tipo 2.

Indicaciones: Dosis única en cachorros mas de 8 semanas de edad en adelante. Y revacunación anual a todos los adultos.

Modo de aplicación novedoso: Se instila en ambos ollares (nariz).-

Luego de aplicada algunos perros pueden estornudar y eliminar el exceso de líquido.

La vacuna no es un procedimiento curativo induciría una respuesta inmune entre 10 y 15 días después de la aplicación.

Bronchi Shield III al ser una vacuna viva atenuada se replica en el organismo del paciente sin interferir con los anticuerpos maternos y es capaz de inducir una protección efectiva 72 horas posteriores a la instilación.

Bronchi Shield III se puede aplicar conjuntamente con otras vacunas parenterales en animales adultos y hembras gestantes. En cachorros, no interfiere con los anticuerpos maternos.

Observación: por tratarse de una vacuna viva atenuada, los antígenos se replican en el tracto respiratorio superior de los animales desarrollando una reacción inmunológica y fisiológica local, es decir, que habrá una migración de células fagocíticas, las cuales presentarán el antígeno al sistema inmune local. De esta manera, se establece una mayor producción de secreción en la mucosa nasal. Asimismo, algunos animales, especialmente de razas toy o miniatura, podrán ocasionalmente presentar estornudos, tos, escurrimiento nasal, de manera autolimitante, 2 a 3 días posteriores a la vacunación.-


Prevención de la tos en los perros:

Se recomienda inmunizar a los cachorros a través de vacunas intranasales a partir de la 8a semana de edad y revacunación anual a todos los adultos.. Al utilizar esta vacuna Intranasal se estará inmunizando con los principales agentes que se involucran en esta enfermedad, siendo capaz de inducir secreción importante de IgA, inmunoglobulina responsable de una protección local en las mucosas. Esta protección se establece entre las 48, o hasta 72 horas posteriores a la instilación de una dosis única.

Las vacunas parenterales (inyectables) disponibles en el mercado, inducen principalmente la producción de anticuerpos sistémicos de tipo IgG e IgM los cuales no representan un papel importante en la protección de las mucosas. Estas vacunas requieren de una dosis refuerzo administrada con un intervalo de 15 a 21 días para que se establezca una secreción poco significativa de IgA (de 10 a 15 días, posteriores a la segunda aplicación) cuando se compara con las vacunas intranasales.

Cuando los animales inmunizados por desafío natural, ( a través de la aspiración del agente etiológico de la enfermedad), se recuperan rápidamente habiendo sido inmunizados de forma artificial con Bordetella bronchiseptica. Esto demuestra la importancia de la inmunidad local en la protección del tracto respiratorio.

La vacuna viva atenuada de uso Intranasal con traqueobronquitis es extremadamente segura y efectiva, aunque puede producir cierta reacción local en animales sanos. En animales débiles o inmunocomprometidos, se podrán presentar cuadros de rinitis o de tos (de rápida recuperación). Por lo tanto se sugiere la aplicación de vacunas vivas atenuadas intranasalmente en animales sanos en un periodo de 3 a 4 días previos al posible desafío natural. De esta manera, el organismo alcanzará a producir los anticuerpos locales necesarios para la protección del paciente durante el periodo de un año.

 

Hepatitis Infecciosa Canina

 

 

Conocida en general como HIC, esta enfermedad fue llamada así por antiguos investigadores que descubrieron hígados infectados en los perros que ellos estudiaban, aunque más tarde se hallaron riñones dañados como una característica más congruente de esta enfermedad.

Durante años, la HIC, y otros organismos que infectan a los perros fueron llamados moquillo. Cuando la sola vacuna contra el moquillo no fue eficaz porque no podía proteger contra organismos invisibles desconocidos adicionales, se culpó a la vacuna contra el moquillo en vez de culpar la falta de conocimiento en aquel momento.

Se halló que el virus de la HIC era diferente al virus del moquillo, aunque como ya se ha dicho, podía presentarse al mismo tiempo, antes o después del moquillo.

La exposición es oronasal y el virus se localiza al inicio en las amígdalas de donde se disemina a los ganglios linfáticos antes de llegar a la sangre. La viremia dura de 4 a 8 días favoreciendo la diseminación rápida hacia otros tejidos y secreciones, incluso saliva, orina y heces.

Estando contenido en las secreciones del cuerpo, en especial la orina, las heces y la saliva, este virus entra de costumbre en el cuerpo de un perro susceptible, por vía oral. Tres o cuatro días después se presentará una temperatura elevada, se le enrojecerán los ojos y si la infección es grave, el perro dejará de comer y puede entrar en coma. De seis a diez días después de la infección, el perro muere o tiene una rápida recuperación.

Después de sufrir la enfermedad, algunos perros muestran una afección de los ojos característica con edema de córnea bilateral, conocido como ojo azul. La cuarta parte de los perros afectados por esta enfermedad, presentan una opacidad transitoria de córnea (queratitis intersticial), que puede degenerar en úlceras corneales.

Después de que la HIC fue aceptada como una enfermedad viral distinta al moquillo, comenzó la labor de descubrimiento de una vacuna para prevenirla. Se combinaron en una sola, las vacunas contra la HIC y contra el moquillo; hoy también se combinan con componentes leptospirales.

El agente etiológico de la hepatitis infecciosa canina, es el Adenovirus tipo II. Los síntomas de la hepatitis infecciosa canina, no son síntomas característicos de esta enfermedad por lo tanto muy frecuentemente pueden confundirse con los síntomas de otras enfermedades infectocontagiosas como el moquillo canino, la toxoplasmosis, la leptospirosis y la rabia. Esta enfermedad puede afectar a perros de todas las edades.

Los animales afectados presentan: decaimiento, falta de apetito, fiebre, conjuntivitis, temblores, convulsiones, paresias, vómitos, diarrea a veces sanguinolenta.

El tratamiento de esta enfermedad es sintomático (rehidratación, vitaminas, protectores hepáticos, antibióticos de amplio espectro, elevadores de las defensas).

La profilaxis de esta enfermedad se logra con la vacunación de los animales de todas las edades, la vacuna contra hepatitis infecciosa canina viene combinada con la vacuna contra el moquillo.

Se debe vacunar a partir de las 6 - 8 semanas de edad con refuerzo a 21 días y revacunación anual.

Que es el Parvovirus Canino

 

 

Historia del Parvovirus canino:

Desde el 1978 los perros de toda edad y raza han sido víctimas de una enfermedad muy contagiosa causada por un virus que ataca el tracto intestinal, los glóbulos blancos de la sangre, y en algunos casos, el músculo cardiaco.-

La enfermedad del parvovirus canino EPC se contrae por contacto entre los perros y ha sido diagnosticada donde quiera que se congregan. Un perro que este confinado en la casa o en el patio y que entre rara vez en contacto con otros perros tiene menos posibilidades de contraerla.

La fuente de contaminación es la materia fecal de los animales que han contraído la infección. Puede haber gran cantidad de virus en las heces fecales de los animales que sufren la enfermedad.

El virus del parvovirus canino es resistente bajo condiciones climáticas extremas y puede sobrevivir durante largos periodos. Se transporta con facilidad de un lugar a otro en el pelo o en las patas de los animales enfermos o bien en las jaulas, los zapatos, o cualquier otro objeto contaminado. No se tiene información sobre algún otro medio de transporte, si es que existe alguno.

La enfermedad del parvovirus canino EPC NO puede transmitirse al hombre ni a los demás animales.


¿Cómo se puede saber si el perro tiene la enfermedad del parvovirus canino?

Los primeros signos de la enfermedad del parvovirus canino son generalmente vómitos y diarreas severas, que se producirán a menudo a los 5 o 7 días de haber contraído la infección. Al principio de la enfermedad las heces fecales serán por lo general de un color gris claro o amarillo grisáceo. En algunos casos, el primer signo serán heces fecales liquidas con manchas de sangre.

Los animales con parvovirus canino pueden deshidratarse rápidamente debido al vomito y la diarrea. También se observara la perdida de apetito y la depresión. Los perros mas jóvenes pueden mostrar una temperatura entre 40 y 41 C. Aunque los animales mayores muestran a veces una temperatura ligeramente mas alta.

Algunos perros vomitaran repetidamente y tendrán además diarrea que puede ser impelente y con sangre, hasta que mueran. Otros tendrán solo heces fecales sueltas y podrán recuperarse sin complicaciones. Una característica común de toda infección con EPC es que la cantidad de glóbulos blancos baja, a la vez que se produce fiebre.

La mayoría de las muertes de parvovirus canino ocurren dentro de las 48 – 72 horas después de la aparición de los signos clínicos. Los cachorritos son los que más sufren de shock y muerte que puede sobrevenir en cuestión de dos días después de haberse declarado la enfermedad. Aproximadamente el 75 % de los cachorros menores de 5 meses y el 2 al 3 % de los perros mayores mueren por esta enfermedad.

Otra forma de enfermedad parvorial es la inflamación del corazón (miocarditis) en el caso de cachorros de menos de 3 meses de nacidos. Este síndrome ocurre sin diarrea a medida que el virus se multiplica rápidamente en las células musculares del corazón.

Los cachorros con miocarditis parvorial pueden parecer deprimidos y dejar de mamar poco antes de caerse por falta de aire. La muerte puede ocurrir en unos minutos. Otros pueden morir en unos días. No existe tratamiento especifico. Los cachorros que sobreviven pueden quedar con algún defecto cardiaco permanente. Estos animales mueren por insuficiencia cardiaca unas semanas o meses después de haberse recuperado de la enfermedad.


¿Cómo puede diagnosticarse y tratarse la enfermedad del parvovirus canino?

No hay drogas especificas para el parvovirus canino que puedan matar el virus en los perros enfermos. El veterinario puede dar su diagnostico inicial basándose en los signos clínicos, pero solo después de haber tomado en consideración las demás causas que pudiese provocar él vomito y la diarrea. La propagación rápida dentro de un grupo de perros constituye una prueba bastante convincente de que el perro sufre de la enfermedad del parvovirus canino, lo cual puede confirmarse mediante microscopio electrónico u otros test de laboratorio.

El tratamiento contra la la enfermedad del parvovirus canino deberá comenzarse inmediatamente. Consiste primordialmente en combatir la deshidratación, reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos, controlando él vomito y la diarrea y evitando las infecciones secundarias. Los perros que estén enfermos deben mantenerse calientes y se les debe ofrecer atención y cuidado. Puede recomendarse la terapia de antibióticos a fin de evitar las infecciones bacterianas secundarias.
 

Duración del virus del parvovirus en el ambiente:

IMPORTANTE -  El virus del parvovirus puede durar varios meses, dependiendo del tipo de ambiente donde vive el cachorro (hasta seis meses en muchos casos), por lo que es aconsejable una buena desinfección con agua lavandina durante mucho tiempo.  NO es aconsejable llevar una nueva mascota dentro de los primeros seis meses, SINO tiene aplicadas por lo menos tres dosis de vacuna.- CONSULTE CON SU MEDICO VETERINARIO.-

Las gastroenteritis caninas

 

 

 

La diarrea en los perros

 

 



La gastroenteritis es un proceso inflamatorio del sistema gastrointestinal; en general se denomina de esta manera los cuadros donde se ve afectada el estómago y el intestino, cuando sólo está afectada una parte, se puede diferenciar entre: gastritis (inflamación del estómago), enteritis (inflamación del intestino), colitis (inflamación del colon) y proctitis (inflamación del recto).

La gastroenteritis se caracteriza por producir diarreas de diferentes tipos (más o menos líquidas, con sangre, con moco, ...) y vómitos; sin embargo, pueden encontrarse excepciones pues los síntomas clínicos que podemos encontrar son muy variados, y van desde un animal casi normal, ligeramente apático, hasta cuadros muy graves con diarreas, vómitos, sangre y mucosidad en las heces, fiebre, deshidratación, anemia, dolor abdominal intenso, decaimiento y hasta puede entrar en shock.

En los cachorros hasta el año de vida son comunes las gastroenteritis por indigestión, debido a que son muy glotones para comer y no tienen sentido de la saciedad, produciéndose una distensión abdominal que lleva a una disbacteriosis (variación brusca de la flora intestinal), este caso no es grave y el animal responderá en forma positiva a la medicación correspondiente, viéndose una respuesta de mejoría entre las 24 - 48 horas posteriores a la aplicación de los medicamentos y suero (si fuera necesario), si el animal no mejora existe la posibilidad de una causa más grave como, por ejemplo, la incubación del parvovirus que comienza con una gastroenteritis común para luego pasar a una gastroenteritis hemorrágica o alguna otra causa nombrada anteriormente.


Etiologías - causas de gastroenteritis:

  • Dietéticas: ingestión de plantas, tierra, hierbas, cuerpos extraños.

  • Parasitarias: (ver parásitos internos: coccidios, ancylostomiasis, giardias, ascaridiasis, tenias) .

  • Intoxicaciones: Intoxicación por órganos-fosforados.

  • Bacterianas

  • Virales (parvovirosis, coronavirus, moquillo, panleucopenia)..

  • Inflamaciones: alergia a alguno de los componentes de la comida autoinmunitarios (alergia a una proteína determinada, a un componente del pienso, causa desconocida)..

  • Tumores.

  • Sistémicos (patología de otros órganos riñón, páncreas, hígado,..)..

  • Defectos congénitos.-


Diagnóstico de gastroenteritis:

Será relevante para el Médico Veterinario no solo el diagnóstico de la enfermedad sino la causa que la produce por lo que debemos frecuentemente recurrir a los métodos complementarios (Dependerá de cada caso en particular y de la patología sospechada) :

  • Laboratorio: análisis de materia fecal (coproparasitológico y/o funcional), análisis de sangre y orina.

  • Imágenes: radiografías , ecografía y/o endoscopías.


Tratamiento de gastroenteritis:

El tratamiento estará en función de la causa de la gastroenteritis, si los vómitos y diarreas son graves, puede producirse una deshidratación importante que será necesario tratar mediante hospitalización y la administración de suero y medicamentos por vía intravenosa. Una vez controlado el cuadro clínico, el animal podrá seguir el tratamiento en casa.


Pronóstico de gastroenteritis:

De acuerdo a la causa que esté actuando será la gravedad del caso.


Prevención de gastroenteritis:

  • Buena y correcta alimentación

  • Llevar el plan sanitario al día.

  • Desparasitación periódica.

  • Una tenencia responsable.

 

La coccidiosis, una enfermedad en aumento...


1- ¿Qué es la coccidiosis?

La coccidiosis es una enfermedad provocada por un parásito microscópico, imperceptible al ojo humano, llamado Coccidio.


2 - ¿Qué especies animales sufren de coccidiosis?

La mayoría de las especies animales son afectadas, incluso el hombre, por estos pequeños parásitos. Pero los coccidios tienen “especificidad de especie” lo que significa que la coccidiosis de las palomas, cerdos, gallinas etc., solo afectan a esa especie animal.

Por lo tanto nunca un coccidio de paloma va a producir la enfermedad en el perro. Lo que sí puede hacer la paloma es trasportar entre sus patas huevos de coccidios del perro.

Es muy importante conocer que el coccidio que afecta a los perros es transportado por ratas y ratones, los cuales si son portadores del parásito.

Por lo tanto se hace necesario el control de roedores en los criaderos caninos.


3 - ¿ Cuando la coccidiosis se transforma en una enfermedad severa o mortal?

La coccidiosis afecta mas a los cachorros que a los perros adultos. Los cachorros son más susceptibles entre la cuarta y sexta semana de vida. Esto no significa que un cachorro de 3 meses no pueda ser afectado por coccidiosis.

Pero en este periodo crítico si la parasitosis no es diagnosticada por el medico veterinario y tratada a tiempo puede provocar alta mortalidad en un criadero canino.


4 - ¿Los perros adultos sufren la coccidiosis ?

No, los adultos no sufren la enfermedad, pero si tienen el parásito en sus intestinos, con lo cual son una fuente de reinfestación permanente del ambiente.

Es muy frecuente que en los análisis de materia fecal que realizan los veterinarios en perros adultos, estos aparezcan levemente parasitados con coccidios, con lo cual se los cataloga como positivos .


5 - ¿Este parásito esta en el ambiente?

Exactamente, parte de su complejo ciclo de vida lo cumple en el ambiente. Lo que se encuentra en el medio ambiente son huevos denominados OOQUISTES. Son pequeñísimos y su subsistencia es favorecida con altos niveles de humedad y temperatura.

Estos huevos poseen tres capas que lo protegen (triple cáscara) y dentro alojan 8 ESPOROZOITOS ,los que es lo mismo que decir 8 parásitos por cada huevo.

Esta triple cápsula los protege por largos periodos de tiempo (más de 1 año) de su mayor enemigo que es la desecación ( el sol y la ventilación ).

Los huevos son ingeridos por los cachorros y cuando llegan al estomago de estos, los jugos gástricos, rompen la triple membrana y se liberan los 8 parásitos, que como veremos luego se transforman en cientos de miles.

Estos 8 ESPOROZOITOS pasan al intestino delgado y cada uno de ellos entra en una célula diferente del intestino; con lo cual comenzamos con ocho células parasitadas.

Dentro de la célula intestinal el parásito de la coccidiosis comienza a crecer y recibe el nombre de TROFOZOITO.

Sigue creciendo, destruye a la célula de la cual se alimento, y se transforma en un EZQUIZONTE de 1ª generación. Aquí cada uno de estos 8 parásitos adopta la forma de un gran globo en cuyo interior se forman decenas de nuevos parásitos mas pequeños llamados MEROZOITOS DE 1ª generación.

Esta forma parasitaria la podríamos asemejar a una piñata de cumpleaños. Cuando este globo estalla por su gran tamaño, se liberan decenas de nuevos parásitos, los cuales parasitaran cada uno a una nueva célula intestinal, repitiendo todos los pasos anteriores durante 3 generaciones.

La multiplicación del coccidio es geométrica por lo tanto de cada huevo ingerido por el cachorro pueden formarse alrededor de 1.700.000 nuevos parásitos. Cada uno de ellos destruirá sistemáticamente células, por lo cual la destrucción será de millones de células por 1 solo huevo ingerido.

Ahora podemos ir comprendiendo mejor la gravedad de la coccidiosis.


 

  Los áscaris Toxocara

 



   La Ascaridiasis es una   enfermedad zoonótica (que se transmite al ser humano) que comúnmente afecta a perros y gatos, sus agentes causales son parásitos Toxocara , los que en uno se sus estadios larvarios pueden afectar a los humanos. En los animales es una parasitosis muy difundida entre el 20 al 40 % la padecen.

En los humanos la Ascaridiasis afecta principalmente a los niños, el primer caso registrado en el país fue el de una niña, internada en el Hospital de niños “R. Gutiérrez” en 1965. Se considera que es mas frecuente de los que se cree y además sus síntomas no son característicos como para sospechar de la enfermedad teniendo que recurrir a métodos complementarios de laboratorio para su diagnostico.

El parásito adulto de la Ascaridiasis mide entre 5 y 10 cm. de largo, es un gusano que parasita en el intestino delgado de los animales.

La hembra del parásito pone huevos microscópicos que son eliminados con la materia fecal, contaminando suelos; luego de un periodo de 15 días, en condiciones favorables de humedad y temperatura son infectantes, capacidad que perdura durante largo tiempo. Al ser ingeridos por otros animales o humanos inician su ciclo, llegan al intestino, lo atraviesan, pasan a la vía sanguínea, por donde llegan al hígado y a los pulmones donde se transforman en su segundo estado larvario de tamaño microscópico, que al toser son deglutidos con las secreciones mucosas llegando nuevamente al intestino donde alcanzan el tamaño adulto, diferenciándose machos y hembras, reproduciéndose.

En perras preñadas las larvas pueden atravesar la placenta, y sus cachorros nacen parasitados, o lo hacen luego de nacidos al beber calostro. El 90% de los cachorros nacen con parásitos.-

Los síntomas clínicos de la Ascaridiasis en los animales son variados, pueden observarse diarreas, tos, prurito, enflaquecimiento, pelaje deslustroso, trastornos en el crecimiento, llegando a provocar la muerte en casos extremos.

Los humanos se contagian por vía oral, por medios contaminados o por estrecho contacto con animales parasitados, relacionado con malos hábitos higiénicos.

El ciclo evolutivo de la Ascaridiasis en los humanos es incompleto, se detiene en el segundo estadio larvario, no llegando a la forma adulta intestinal.

Esta larva migra por los tejidos del paciente hasta que las defensas del individuo la detienen, a esta forma se la denomina Larva Migrans Visceral (LMV). La sintomatología humana varia de acuerdo a la localización de las larvas en el organismo; en general producen fiebre moderada, falta de apetito, manifestaciones alérgicas cutáneas, dolores musculares y articulares; en particular pueden ocasionar trastornos bronco pulmonares, cardiológico y neurológicos.

Es de destacar que estas larvas tienen predilección a ubicarse en el tejido retiniano del ojo, afectando la visión de manera unilateral, produciendo lesiones severas, que pueden llegar a la perdida de la capacidad visual del ojo afectado.

Las medidas que debemos tomar para combatir la Ascaridiasis :

  • Control periódico de nuestros animales domésticos por medio de Medico Veterinario, realización de Análisis de Materia Fecal para determinar la presencia de huevos y establecer el tratamiento correspondiente.

  • Evitar el acceso de perros a parques, plazas, areneros o DEJARLOS SUELTOS EN LA CALLE, donde frecuentan niños por el peligro de contaminación.

  • Mejorar hábitos higiénicos especialmente en los niños.

  • Higienizar cuidadosamente las verduras, sobre todo aquellas que se comen crudas.

  • Mejorar las conductas sanitarias de la población mediante la educación.

Como llegan los parasitos
M.V. Ernesto Hutter

 

Los Parásitos en veterinaria

 

En Cachorros:

  • A través de la placenta, durante la gestación y lactancia.

En Adultos:

  • Deambulando por veredas, jardines, plazas y calles contaminadas.

  • Conviviendo con otros animales parasitados.

  • Consumiendo heces de otros animales. (coprofagia)

  • Ingiriendo pulgas durante el rascado con los dientes.

  • Comiendo vísceras de animales muertos en el campo - Hidatidosis.


Los antiparasitarios, no fallan....

Si fueron específicamente seleccionados y correctamente indicados.

Erróneamente se considera que muchos cachorros y adultos que porque fueron "desparasitados" están libres de parásitos, por el solo hecho de que se les dio un antiparasitario sin un riguroso método de elección; no tienen efecto residual por lo que la frecuencia de desparasitación mas adecuada es cada 2 a 4 meses según los casos.

Sintomatología de las parasitosis intestinales

En los cachorros causan enfermedades graves; en muchos casos son responsables directos de la muerte del animal, y permiten la entrada al organismo de otros agentes infecciosos (Parvovirus, Moquillo, Coronavirus, etc..).

En los adultos
a lo largo del tiempo debilitan y son complicantes de otras enfermedades.


¿Cómo se sabe que un animal tiene parásitos?

- Están los que se ven:

En los Adultos: Las Tenias - Es muy frecuente que tanto perros y gatos estén infectados con la tenia Dipillidium caninum que llega al intestino por la ingestión de pulgas; se ven como segmentos blancos o rosados sobre las deposiciones frescas, o como granos de arroz secos en los pelos alrededor del ano.

En los Cachorros: Los Áscaris o lombrices redondas - es posible verlos en cachorros muy parasitados, su aspecto es igual al de las lombrices de tierra, de cualquier tamaño pero de color blanco marfil.

- Están los que no se ven:

Los otros parásitos intestinales, que son la mayoría, solo pueden ser detectados por observación microscópica a través de un análisis de materia fecal.


¿Los parásitos de los perros y gatos se contagian a los niños?


La intima convivencia con perros o gatos es motivo de contagio de los parásitos de las mascotas a los niños. El contagio de los parásitos intestinales se establece en niños por contacto con la tierra, debido a que en ella y a través de la materia fecal se depositan los huevos de parásitos. Pasado unos días y si la temperatura y la humedad son adecuadas, los huevos se transforman en larvas que son las infestantes. Lo mejor es estar seguro de que nuestros compañeros son saludablemente sanos, y esto depende de Usted. Solo hace falta que nos consulte. Las tenias que adquieren los perros en las zonas rurales, son muy peligrosas para los seres humanos. (Hidatidosis).


"Proteja a sus hijos desparasite su mascota"

La enfermedad del gusano del corazón
M.V. Mónica I. Fernández


 

Dirofilariosis canina
Una enfermedad que crece día a día

 

 

 

 

 

La Dirofilariosis canina (Gusano del Corazón) es una enfermedad presente en todo el mundo, antes en la Argentina esta enfermedad solo se conocía en las provincias de Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y Santa Fe, actualmente se ha detectado también en zonas de la Provincia de Buenos Aires como Pergamino, Azul, San Nicolás, Tandil, Mar del Plata y Campana. La mayor incidencia ha sido registrada en la zona Norte y Sur del Gran Buenos Aires.

La Dirofilariosis canina ha ido en aumento debido al traslado de los animales de zonas de riesgo a centros turísticos, es así como en Capital Federal día a día se registran mayor número de casos.

La Dirofilariosis canina es causada por un parásito denominado Dirofilaria immitis, que se localiza en su estado adulto en el corazón (de ahí toma el nombre de enfermedad del Gusano del Corazón).


La Dirofilariosis canina es transmitida por los mosquitos:

Cuando un mosquito pica a un animal enfermo, succiona sangre que contiene el parásito.

Dentro del mosquito el parásito se desarrolla a su forma infectante, que se va a localizar en el aparato picador del mosquito y cuando el mismo vuelve a picar a otro animal le deposita dicho parásito debajo de la piel del perro.

A partir de aquí la Dirofilaria llega a la sangre por medio de la herida producida por el mosquito y luego de atravesar distintos tejidos, este se desarrolla hasta ser un parásito adulto y al cabo de tres meses llega al corazón.

A los seis a siete meses después de la infección inicial hay formación de nuevos parásitos dentro del organismo del perro, denominados microfilarias.

En el corazón de los perros, los parásitos jóvenes pueden alcanzar cerca de 6 centímetros de longitud, mientras que las hembras adultas pueden medir 25 a 30 centímetros y los machos entre 13 y 16 centímetros de longitud.

Los síntomas de Dirofilariosis canina en los animales, son un reflejo del número de parásitos y de la duración de la enfermedad. Siendo los más frecuentes: tos y dificultad respiratoria, además pueden presentar fiebre, falta de apetito, intolerancia al ejercicio, pérdida de peso. En general estos síntomas son progresivos durante un lapso de pocas semanas hasta seis meses o más, si el perro no es tratado estos parásitos adultos alteran la circulación sanguínea, causando daños al corazón e incluso producir la muerte del animal.

Por lo general el curso de la Dirofilariosis canina es crónico con un período donde el animal no presenta síntomas, denominado subclínico o asintomático que puede variar de meses a años dependiendo del número de parásitos adultos, de como reacciona el organismo del perro ante la presencia del parásito y del tiempo de infección.

Este período asintomático es muy importante ya que los perros están enfermos a pesar de gozar de buena salud para sus dueños.

Como la mayoría de los animales no presentan síntomas y debido a que la difusión de la enfermedad ha ido en aumento, es necesario realizar la consulta con el médico veterinario quien en su consultorio por medio de un sencillo test (Witness) y en 5 minutos podrá decirle si su mascota se encuentra enferma.

Si el perro tuviera Dirofilariosis canina se debe establecer en que etapa de la misma se encuentra por medio de diferentes estudios: exámen clínico, análisis de sangre, orina, radiografía de tórax y electrocardiograma, con estos estudios el médico veterinario determina cual es el mejor tratamiento para cada animal (Immiticide).

Lo más importante como en toda enfermedad es la prevención, que se puede comenzar a partir de los 45 días de vida por medio del Cardomec Plus que viene en forma de Golosina, es de excelente aceptación por parte de los animales y de gran eficacia, administrándolo una vez por mes, evitamos el contagio de esta grave enfermedad.

La transmisión de la Dirofilaria a los humanos puede ocurrir mediante la picadura del mosquito, provocándole lesión a nivel de la piel o seguir progresando hasta ocasionar una lesión a nivel pulmonar, debido a que esta rara vez se reconoce, la prevención de la dirofilariasis humana depende en parte, de la reducción de la prevalencia de la enfermedad canina.

En la Argentina el número de perros que están expuestos a la Dirofilaria del Gusano del Corazón es cada vez mayor como consecuencia de una continua diseminación de la enfermedad. En parte debida al tránsito de perros de unos lugares a otros y a la adaptación de los mosquitos a climas más fríos.

Donde existan los perros y los mosquitos existe el riesgo de que esta se transmita, por lo que son más recomendables las medidas preventivas.

Al ser la Dirofilaria un parásito que puede afectar a todas las razas de perro de cualquier edad, independientemente que sea un animal de compañía, un perro de campo, un reproductor, que viva adentro o afuera del hogar. Entonces, ¿cuáles son los perros con riesgo de infección?

Todos los perros en la Argentina están expuestos en mayor o menor grado a la enfermedad del Gusano del Corazón y deberían ser protegidos frente a una posible infección mediante la prevención.

Para finalizar, no olvidemos que la mejor manera de mantener sana a nuestras mascotas es consultando al médico veterinario.

Giardiasis por Giardia lamblia
M.V. Victoria Belligotti

 

Diarreas agudas y crónicas por Giardia



El agente causal de la
Giardiasis en perros y gatos es un protozoario del intestino delgado de los mamíferos , llamado Giardia (Giardia lamblia).

La
Giardiasis es una enfermedad de los mamíferos, es decir que afecta a perros, gatos, animales silvestres y al hombre. Por lo tanto es una enfermedad zoonótica. (transmitida de los animales al hombre).

Si bien la Giardiasis no se diagnostica frecuentemente , esto no significa que no exista, ocurre que no se incluye como diagnóstico diferencial de posibles causas de diarrea , sobretodo en niños. Según estudios realizados hay una incidencia muy alta de esta patología.


La Giardiasis en perros y gatos:

La giardia es un habitante del intestino delgado. Luego migra a intestino grueso (principalmente ciego) donde forma quistes que son eliminados con la materia fecal. Así como son eliminados inmediatamente son infectantes para cualquier especie. Estos quistes son altamente resistentes por lo que le confiere al protozoario una supervivencia muy prolongada en el suelo y agua.

La transmisión de la
Giardiasis entre animales se da principalmente por ruta oro-fecal y ocasionalmente por consumo de alimentos o aguas contaminadas.

Los síntomas clínicos de la
Giardiasis de los perros afectados son diarrea de diverso grado de gravedad y duración. Se puede presentar con diarreas agudas en gatos y perros cachorros , pudiendo luego pasar a diarreas crónica , con pérdida de peso y mal estado como consecuencia del síndrome de malabsorción / maladigestión de los alimentos.

Para el diagnóstico de la
Giardiasis se debe recurrir a exámenes de materia fecal , con técnicas que no son las de rutina, por ello se suele pasar por alto el diagnóstico.

El tratamiento e perros y gatos es en forma médica . Pudiendo usarse diferentes drogas que las prescribirá el Médico Veterinario según cada caso.

Actualmente existe una vacuna para usar en forma preventiva. El protocolo sería vacunar al cachorro a partir de las 6 semanas. Se debe efectuar revacunación anual. Los criadores pueden vacunar a las madre antes del celo, para proteger a la futura camada.


Consideración en salud pública de Giardiasis

Hay diferentes especies de giardias, algunas de las cuales son importantes en la salud pública. No se ha determinado fehacientemente que papel juega el perro con respecto a cada una de estas. Por lo tanto hasta el momento se puede decir que tener una mascota no implica un riesgo extra de contraer la enfermedad.

El hombre puede contraer la enfermedad por el consumo de frutas y hortalizas contaminadas. Pero la principal vía de transmisión
es el consumo de aguas contaminadas.


El agua puede ser:

Agua cruda: sin potabilizar, son cursos de aguas naturales que pueden contener quistes.

Agua potabilizada: hay que tener en cuenta en qué condiciones estaba el agua antes de potabilizarla y que no tenga contaminación con agua residual (antes o posterior al tratamiento de potabilización).

Estos dos factores son importantes ya que la potabilización no garantiza la eliminación de los quistes del parásito, debido a que estos son muy resistentes al proceso de cloración. Los niveles de cloro para destruir los quistes están muy por encima del los valores aceptados para el consumo humano. El único proceso de la potabilización que elimina los quistes es la correcta filtración del agua.


¿Que pasa en el país con la Giardiasis ?

Diario: El cronista veterinario

La presencia del protozoario en animales y el humano es mucho más habitual de lo que cree la mayoría.


Dr. Eduardo Guarnere: Jefe del Departamento de Parasitología del Instituto Malbrán y Vicepresidente de la Asociación Argentina de Zoonosis comenta: - ¨ la Giardiasis es un problema de salud pública no identificado, es el flagelado más frecuente en la población infantil. El 60 a 70% de los chicos de 12 a 14 años la tiene y en adultos también está muy difundida. Si bien no ocasiona la muerte, los daños provocados por la enfermedad son considerables. El cuadro de diarrea en niños puede causar una malanutrición en una etapa clave del desarrollo ¨.

Dr. Oscar Lencina: Interventor del Instituto Zoonosis Luís Pasteur de la Ciudad de Buenos Aires aclara: " la Giardiasis es una zoonosis mucho más común de lo que se cree . En un estudio que realizamos entre los animales con diarrea que atendimos en el instituto un 10 % presentaba giardiasis. La primavera - verano es la época del año que trae más problema porque el calor y las lluvias acortan el ciclo del parásito. La prevalencia de la enfermedad es mayor donde la tenencia de las mascotas no es responsable y hay muchos animales vagabundos".

 

Leishmaniosis canina


Leishmaniasis, flebótomos Phlebotomus


La leishmaniosis canina (LC) es una enfermedad presente en los países del Mediterráneo. Las leishmanias son parásitos que completan su ciclo biológico en dos hospedadores: dentro de unas células sanguíneas (concretamente las del sistema mononuclear fagocitario) de un animal que actúa como reservorio y en el tubo digestivo de un insecto, que actúa como vector (transmisor). Todas las formas de leishmaniosis humana y canina se transmiten por la picadura de mosquitos llamados flebótomos, principalmente Phlebotomus y Lutzomyia. Los síntomas más frecuentes son los cutáneos, presentes en en el 80 % de los animales enfermos.

La leishmaniosis puede causar enfermedades graves e incluso letales en personas que tengan sistema inmunitario alterado. Las medidas de prevención de la infección, por lo tanto, tienen un papel importante en el control de la leishmaniosis canina. Una de las medidas más lógicas puede consistir en disminuir las probabilidades de contacto de los perros con los mosquitos.


¿Qué es la leishmaniosis canina?

La leishmaniosis canina (LC) es una enfermedad típica de los países del Mediterráneo y que también se presenta, ocasionalmente, en el norte de Europa en perros que han estado en zonas endémicas.


¿Qué produce la leishmaniosis canina ?


Las leishmanias son parásitos que completan su ciclo biológico en dos hospedadores: dentro de unas células sanguíneas (las del sistema mononuclear fagocitario) de un vertebrado que actúa como reservorio y en el tubo digestivo de un insecto, que actúa como vector (transmisor). Dentro del insecto recibe el nombre de promastigote. El parásito es alargado con un tamaño variable de 15 a 20 mm de largo por 1,5 a 3 mm de ancho y presenta un largo flagelo. Esta también es la forma que se encuentra en los cultivos. En el interior de las células del animal, Leishmania recibe el nombre de amastigote. Esta forma es ovoide, sin flagelo libre, y tiene un tamaño de 2 a 5 mm de largo por 1,5 a 2,5 mm de ancho.


¿Cómo se transmite la leishmaniosis canina?


Todas las presentaciones de leishmaniosis humana y canina se transmiten por la picadura de mosquitos llamados flebótomos, principalmente Phlebotomus y Lutzomyia.

Bien es cierto que existen otros insectos vectores y que se han descrito esporádicamente transmisiones directas (secreciones, jeringuillas, intrauterinas y trasfusiones sanguíneas) pero aún no se conoce la verdadera importancia de estas vías de transmisión. Además, se han descrito casos esporádicos autóctonos en países en los que no existen mosquitos. Sin lugar a dudas, en la leishmaniosis del Mediterráneo el flebótomo es el principal vector. Los flebótomos son pequeños mosquitos de 2-3 mm de tamaño que están distribuidos por todos los continentes, entre los paralelos 50º N y 40º S. Se localizan entre el nivel del mar y los 1500 metros. Tienen una baja movilidad, y las horas de máxima actividad son las del amanecer y las del atardecer. En España son frecuentes entre los meses de Junio y Septiembre. En este período es cuando la hembra del flebótomo, la única que se alimenta de sangre, sale a buscar comida y por tanto succiona sangre de vertebrados. Esta baja movilidad explica que puedan existir zonas endémicas localizadas y que la presencia de casos puntuales en zonas no endémicas sea debida a la entrada de animales infectados. En España las especies de flebótomos más frecuentes son Phlebotomus perniciosus y Phlebotomus ariasi.


¿Cuándo debemos sospechar de la leishmaniosis canina?

Los síntomas más frecuentes de leishmaniosis canina son los cutáneos, que se presentan, aproximadamente en el 80 % de los animales enfermos. La inflamación de los ganglios, presente en un 70% de los pacientes, y los síntomas generales (fiebre, apatía, adelgazamiento y atrofia muscular) presentes en un 40%, son también muy frecuentes. Luego se abre un amplio abanico sintomático que incluye síntomas renales, síntomas oculares, incremento del tamaño del bazo, incremento del tamaño del hígado, dolor, cojeras, diarrea, sangrado por la nariz, curvatura y rotura de las uñas, fiebre, ictericia, síncopes o tos; que aparecen de forma variable con tantos por cientos de aparición que oscilan entre el 1% y el 20 % según los diferentes autores.

Los síntomas cutáneos son la alopecia, endurecimiento de la piel, el pelo fino y sin brillo, la descamación, las úlceras, la aparición de nódulos y pústulas, también suelen aparecer nódulos en las mucosas. De los síntomas oculares, destaca la inflamación de los párpados, conjuntivitis, queratitis seca, uveitis y celulitis orbitaria; lesiones que pueden conducir a un glaucoma o incluso a la ceguera.

La alteración renal más frecuente en la leishmaniosis canina es la glomerulonefritis. En los animales se manifiesta con proteinuria que puede evolucionar a un síndrome nefrótico y en algunas ocasiones finalizar en una insuficiencia renal. Los síntomas digestivos clásicos son la diarrea con o sin sangre y los vómitos; ambos relacionados con colitis o secundaria a los problemas renales. La hepatitis crónica se observa de forma ocasional. El sangrado por la nariz, presente en un 10% de los casos, es uno de los síntomas más difíciles de explicar, ya que en su etiología se barajan la vasculitis, la trombocitopenia y las coagulopatías.


¿Cómo podemos confirmar la leishmaniosis canina?


Uno de los principales problemas de la leishmaniosis canina es el diagnóstico. En los casos avanzados, con los síntomas clásicos bien descritos en la literatura, el diagnóstico puede resultar fácil. Sin embargo, en muchos otros casos, debido a que los síntomas son variables y similares a otras enfermedades, a que las lesiones histopatológicas no son definitivas y a que no existe un test 100% sensible, llegar a un diagnóstico de leishmaniosis supone evidentes quebraderos de cabeza. Es importante, por lo tanto, conocer y profundizar en las principales técnicas con las que contamos para el diagnóstico de la leishmaniosis canina. Otro problema importante es el seguimiento posterior del animal durante y después del tratamiento.

El diagnóstico más fiable de la leishmaniosis canina es la observación del parásito. Puede conseguirse con punciones de médula ósea (principalmente en costilla, aunque también en fémur y pelvis) o de ganglio linfático y con su posterior tinción. Es un método sencillo, rápido, económico y relativamente poco traumático. La presencia de un sólo parásito en el interior de las células se considera diagnóstica de infección. Las biopsias de piel constituyen también un método útil de diagnóstico de la leishmaniosis canina.

El cultivo de los parásitos a partir de distintas muestras clínicas en distintos medios de cultivo (NNN, RPMI-16/40, HQ-MEM, Schneider) también puede ser utilizado para el diagnóstico.

Otra manera de diagnosticar la leishmaniosis canina es la detección de anticuerpos anti-Leishmania circulantes mediante técnicas de diagnóstico serológico. Las conclusiones más interesantes son que la IFI, el ELISA, el TAD y el WB ofrecen resultados muy parecidos y son muy sensibles.

Otras técnicas de diagnóstico son la detección del ADN del parásito. Estas técnicas se llaman moleculares de análisis de ácidos nucleicos. La más conocida es la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) que permite un diagnóstico de alta sensibilidad y especificidad, ya que amplifica fragmentos específicos de ADN del parásito.


¿Hay tratamiento para la leishmaniosis canina?


El tratamiento de la leishmaniosis canina es un campo que ha concentrado la actividad de numerosos grupos de investigadores en los últimos años. Las actuales terapias raramente eliminan la Leishmania de los perros y la curación completa es una excepción. Las recaídas, que necesitan nuevamente tratamiento, son frecuentes; aunque algunos perros llegan a estar clínicamente sanos. Sin embargo, a pesar de estos problemas, el tratamiento de la leishmaniosis ha mejorado extraordinariamente en los últimos años. Esto se ha debido, por un lado, a la mejora en la calidad clínica y de los medios de los veterinarios y por otro, a la aparición de nuevos medicamentos.

La eutanasia por leishmaniosis canina, sólo debe plantearse en los casos de leishmaniosis que puedan tener graves consecuencias de salud pública, en los que el estado de salud limite las posibilidades de éxito (insuficiencia renal) o en los que el propietario lo requiera.

Antes de empezar el tratamiento de la leishmaniosis canina siempre hay que recordar que es largo (muchas veces indefinido), caro y que muy pocas veces se llega a la curación total del perro.

Hay muchos fármacos que han mostrado eficacia en el tratamiento de la leishmaniosis canina, sin embargo los más estudiados y utilizados son las sales de antimonio y el alopurinol.

La elección de un protocolo terapéutico es solo uno de los problemas a los que se enfrentan los veterinarios que se ocupan de casos de leishmaniosis canina. Otros problemas de difícil solución consisten en el seguimiento de los pacientes durante y después del tratamiento y en adoptar la difícil decisión de suspender el tratamiento. La mayoría de autores piensan que la leishmaniosis nunca se elimina y reaparece si se detiene el tratamiento. Sin embargo, se sabe que en muchos animales un tratamiento apropiado, tanto en lo referente al momento de inicio como en el medicamento utilizado, puede inducir un cambio en la respuesta inmunitaria del paciente y en consecuencia conseguir la curación clínica del mismo.

La mayoría de veterinarios realizan controles cada 6 meses y utilizan como veremos para valorar la evolución del animal: la desaparición de los signos clínicos, la normalización del proteinograma y los valores hematológicos y bioquímicos, la titulación de anticuerpos anti-Leishmania y la presencia de parásitos en el perro.


¿Se puede prevenir la leishmaniosis canina?


La la leishmaniosis canina es una zoonosis que puede causar enfermedades graves e incluso letales en personas que tengan sistema inmunitario alterado, principalmente niños, ancianos, personas con SIDA y personas bajo tratamientos inmunosupresores. Sin embargo, hay que recordar que sigue sin existir una relación directa entre los índices epidemiológicos de la leishmaniosis canina y de la leishmaniosis humana. Aunque los casos de leishmaniosis canina aumentan, no se observa en las mismas zonas un incremento de los casos en humanos. La leishmaniosis canina es una enfermedad muy difícil de erradicar, ya que tiene un período de incubación largo, su diagnóstico es difícil, existen perros que aunque tienen el parásito, no presentan síntomas y hay otros posibles hospedadores. A todo esto, se une la falta de tratamientos definitivos o vacunas efectivas.

Las medidas de prevención de la leishmaniosis canina, por lo tanto, tienen un papel importante en el control de la LC. Una de las medidas más lógicas puede consistir en disminuir las probabilidades de contacto de los perros con los vectores. Así, es recomendable evitar que los perros duerman en el exterior o disminuir los paseos al atardecer o al amanecer. La utilización de mosquiteras también es una buena alternativa. Además de estas medidas clásicas, algunos autores abogan por el uso de insecticidas u otros repelentes de mosquitos, especialmente los que contienen deltametrina, que según sus estudios parece ser un potente repelente de los flebótomos. Sin embargo, siguen sin existir medidas profilácticas que permitan asegurar una protección completa de los perros y de las personas.

El ciclo de vida de las tenias
Joseph K. Rosentel MS, DVM, Ph

Diagnóstico y ciclo de vida de las tenias

Históricamente, el diagnóstico de tenias por los Médicos Veterinarios de EE.UU.., era un evento muy común. Sin embargo, el número de casos de tenias en mascotas recientemente ha caído a cifras récord.

Hay numerosas razones para dicha reducción, pero la principal ha sido que los dueños de mascotas en EE.UU.. tienen más conocimientos y cuidan de ellas de una mejor manera. Lo anterior incluye el no permitir que consuman animales muertos, lo que en casos sumamente raros, pueden actuar como huéspedes intermediarios de ciertas especies de tenias.

De manera más significativa, los dueños de mascotas están controlando las pulgas y otros ectoparásitos que actúan como los huéspedes intermediarios de la tenia común de perros y gatos. Si éstas llegan a diagnosticarse, la mascota se puede tratar con epsiprantel o praziquantel, y un tratamiento único o múltiple resuelve cualquier infección. En casos raros puede ser posible, pero el papel del huésped intermediario sigue siendo un problema.

Si la fuente de la infección de tenias es el consumo de carroña infectada o si el animal es cazador que consume animales, un tratamiento único posiblemente sea efectivo, especialmente si el dueño le impide que vuelva a consumir carroña.

La tenia que con mayor frecuencia se diagnostica en las clínicas veterinarias de EE.UU.. es Dipilidium caninum, la mayoría de los parasitólogos y clínicos reconocen que “es de poco valor eliminar la tenia adulta si se deja al reservorio en el medio ambiente del animal”.

El uso crónico de productos que quitan a las tenias, como el praziquantel o epsiprantel, no tendrán beneficio alguno. Debido a que las pulgas son la fuente de infección de tenias para las mascotas, el control consistente y continuo de las pulgas es indispensable para el control adecuado y completo de las tenias.

Los perros y gatos pueden infectarse con diversos tipos de tenias, Dipilidium caninum es la más común. La razón es que los ectoparásitos comunes que infestan a perros y gatos, pulgas y piojos, actúan como huéspedes intermediarios de Dipilidium caninum .

Afortunadamente esta tenia es prácticamente inofensiva para la mascota, rara vez causa efecto clínico. Con los productos actuales contra pulgas, como FRONTLINE ® , las infecciones por pulgas se están volviendo cada vez más raras y fáciles de prevenir.

Los huevos de tenias son ingeridos por los estadios larvarios de la pulga o por cualquier estadio del piojo masticador. Los huevos se desarrollan en larvas en el intestino de la pulga o piojo. Las larvas penetran la pared intestinal de la pulga o piojo para invadir la cavidad corporal. Dicho proceso toma aproximadamente 30 días.

El perro o gato se infecta al comerse la pulga o larva que contiene larvas de tenias (llamadas cisticercoides).

Una vez en el intestino delgado del perro o gato, las larvas se convierten en tenias adultas dentro del mes siguiente a la ingestión. Las tenias adultas, que pueden llegar a medir 60 cm. de largo y 3 mm de ancho, se fijan al intestino delgado del perro o gato. Producen segmentos llamados proglótidos, que maduran y se desprenden de la tenia y migran hasta el ano o son pasados junto con las heces. Los segmentos parecen granos de arroz grandes y se pueden observar fácilmente ya que se mueven cerca de la región anal del perro. Dichos segmentos o proglótidos, contienen cápsulas que estallan liberando huevos. Una vez que son ingeridos por la larva de la pulga o los piojos el ciclo de la tenia continúa convirtiéndose en un nuevo riesgo para otros perros o gatos.


Puntos Clave en el control de las tenias:

• El control del ciclo de la pulga es esencial para prevenir la infección por tenias en el perro y gato.

• Las tenias comunes del perro y gato son parásitos intestinales relativamente inofensivos, que rara vez causan enfermedad.

• Las tenias son frecuentemente observadas por los dueños, que notan segmentos que parecen granos de arroz en el perineo de perros y gatos.

• El praziquantel es un tratamiento eficaz cuando existe infección por tenias, no se administra necesariamente en forma mensual.


Diagnostico y Tratamiento de las tenias:

El diagnóstico típicamente se confirma al encontrar en las heces, en la mascota, o en la cama de la misma, segmentos que parecen granos de arroz (proglótidos). Los segmentos son móviles cuando están frescos, y pueden ser confundidos con larvas de moscas o gusanos. Ocasionalmente se ven cápsulas de huevos (2 a 20 huevos dentro de una matriz gelatinosa) al hacer una técnica de flotación, especialmente si las heces se colectaron con una asa.

Debido a su baja patogenicidad, el perro puede tolerar la infección con cientos de Dipilidium caninum , sin mostrar enfermedad. La infección con Dipilidium caninum adulto, puede ser eliminada con epsiprantel o praziquantel.

Sin embargo, y de acuerdo con Bowman y col.” Los beneficios de la terapia antihelmíntica son de corto alcance a menos que también se controlen las pulgas y piojos” - FRONTLINE ® ataca en forma agresiva a las pulgas, proporcionando un notable tratamiento y control de éstas y de los piojos masticadores.

El tratamiento y control de ambos ectoparásitos es indispensable para eliminar los problemas de teniasis.

El tratamiento antihelmíntico con epsiprantel o praziquantel, aún en forma mensual, sin un control agresivo de pulgas y piojos, ocasionará que ocurran nuevas infecciones y que reaparezcan proglótidos en las heces en tan solo 3 semanas.

3 de cada 10 mascotas tienen parasitos
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)

Nuestras mascotas son animales de confianza, que nos demuestran su amor, cariño y confianza.

Según un estudio presentado recientemente, el 30% de los animales domésticos que existen en España tienen parásitos contagiosos y dañinos para el hombre.-

En España hay censados 4,3 millones de perros y 3 millones de gatos, de los cuales un treinta por ciento se encuentra sin desparasitar, y pueden contagiar enfermedades infecciosas a los seres humanos, en especial niños, mayores, embarazadas e inmunodeprimidos. Así lo señala un informe de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

El estudio revela que más del 50% de los dueños de estas mascotas desconoce que sus animales de compañía puedan causar enfermedades en personas, y el 23% no sabe lo que es un parásito intestinal, uno de los principales microorganismos que pueden pasar de los animales a los humanos y causarles graves trastornos e importantes enfermedades.

A estas enfermedades infecciosas que se transmiten de los animales a los humanos se las denominan zoonosis, y la vía de contagio es, en la mayoría de las ocasiones, muy simple, y por ende, muy fácil de que ocurra. Los principales focos de contagio son los parques y calles, lugares abiertos que suelen estar llenos de excrementos de perros, y en donde niños y mayores juegan y se relacionan con estos animales y el ambiente que les rodea.


¿Qué enfermedades pueden transmitirnos?

Los parásitos viven a expensas de otros seres. En el hombre, al igual que en los animales, pueden encontrarse dentro o fuera del cuerpo. Los más comunes son las lombrices intestinales o ascárides, las amebas, la solitaria o tenia, los alfilerillos u oxiuros, la giardia y el cisterco.

Los dos grupos de parásitos intestinales (microorganismos, larvas o gusanos) más frecuentes que podemos encontrar en el perro y el gato son los nematodos o "gusanos redondos" y los cestodes o "gusanos planos".-

Uno de estos parásitos, que se incluye entre los más peligrosos, es el denominado Echinococcus, un gusano que en el hombre puede provocar la enfermedad conocida como hidatidosis o "quiste hidatídico", trastorno que pueden llegar a contagiar hasta un 6% de los perros. Consiste en la formación de quistes que contienen las mencionadas larvas en el hígado, el pulmón y otras vísceras. El perro y el gato la adquieren comiendo vísceras infestadas, y el hombre, por la ingestión de huevos de la tenia.

El único tratamiento que existe es el quirúrgico, y tiene un serio riesgo de muerte.

La giardiasis es otra importante enfermedad producida por un parásito microscópico (no es un gusano). Provoca cuadros de diarrea aguda, intermitente o persistente. Muchos adultos pueden tener sólo molestias tales como flatulencia (gases), borborismos (ruidos intestinales evidentes) e intolerancia a grasas, lo que les hace pensar que se encuentran enfermos del hígado cuando, sin embargo, no es así. Su contagio es muy fácil ya que los quistes del parásito no sólo están en las heces de los animales y en los excrementos y manos de las personas, sino que también se encuentran en el ambiente, la tierra y el polvo, lo que hace más complicada su prevención.

Otras infecciones que pueden "pasar" de los animales al hombre son aquellas que provocan diarreas, alteraciones de piel y lesiones oculares. Todas ellas infectan al ser humano a través de la ingestión de los huevos de los parásitos, cuya principal vía de transmisión son las heces de los animales, que contaminan el agua, los objetos y las manos. Y es que las heces de nuestros "mejores amigos" son altamente contaminantes porque las larvas de los parásitos pueden permanecer activas en los excrementos durante largos periodos de tiempo, siendo un potencial foco de peligro de infección.


Medidas de prevención de contagio

Lo que hay que evitar en primer lugar es que el animal de compañía se contagie, para ello han de cumplirse unas mínimas normas de higiene y medidas preventivas de salud y vacunación de los mismos (es fundamental que nuestras mascotas estén vacunadas contra las enfermedades más comunes y específicas de cada especie).

Según Guadalupe Miró, profesora y titular de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Veterinaria, y responsable del estudio antes citado, los propietarios deben administrar antiparasitarios a sus mascotas al menos cuatro veces al año - (cada 3 meses). Además, se recomienda evitar que jueguen en el agua de lugares contaminados, donde pueden adquirir estos parásitos.

Además, como medida preventiva de contagio a otras personas, se recomienda recoger siempre sus heces, y evitar que éstas queden expuestas al resto de personas (en especial niños). Al igual, no deben dejar que les lamen la cara, y siempre lavarse las manos después de tocar a un animal, ya que también existen parásitos en el perro y otros animales domésticos que pueden ser contagiados a través de la lengua del animal.

Una adecuada educación sanitaria de los dueños es vital para evitar males mayores.


¿Cómo sabemos si estamos contagiados?

Lo primero que hay que saber o tener en cuenta es si hemos estado expuestos a un animal no desparasitado, ya que el contagio suele producirse con total desconocimiento por nuestra parte.

La sintomatología observada en los perros y gatos parasitados es principalmente de tipo digestivo, pudiendo aparecer diarrea y/o vómito esporádicos o crónicos. Éste es el síntoma más frecuente; el problema es que muchos dueños no le prestan atención ya que son episodios que aparecen y desaparecen. En cualquier caso, una vez que se sospecha la existencia de parásitos debemos poner al animal en manos de un veterinario para que establezca el tratamiento adecuado de desparasitación.

En el caso de las personas, los síntomas son más visibles y fáciles de reconocer: dolor de estómago y de cabeza, falta de apetito, decaimiento, debilidad, palidez, náuseas, mareos, rechinar de dientes al dormir, comezón alrededor del ano; episodios alternos de diarrea y estreñimiento; presencia en el excremento de moco, sangre o incluso de las lombrices mismas.

Cuando una persona tiene parásitos, lo más probable es que otros miembros de su familia también los tengan, por lo que el tratamiento se les debe dar a todos, no únicamente a aquel que ha manifestado los síntomas, ya que éstos pueden no ser apreciados al inicio del contagio.

De cualquier forma, hay que acudir inmediatamente al médico para ser tratado adecuadamente del parásito específico del que se está infectado.

Y es que no hay lugar del ser humano que no pueda ser invadido por algún tipo de parásito, proveniente de un animal o no. El pelo, la piel, los pulmones, el cerebro, el corazón, el hígado, los intestinos, o los ojos, están expuestos a la invasión parasitaria.

La alergia en perros y gatos
Pet Food Institute

La alergia en las mascotas

 


Perros y gatos están constantemente expuestos a sustancias y organismos externos que pueden producir reacciones alérgicas en el animal. Para evitar complicaciones es importante brindar un cuidado especial a su piel y evitar alergias.

Para prevenir las alergias en las mascotas es importante cuidar de ciertos aspectos básicos como una alimentación sana y nutritiva, un lugar apropiado para vivir y un ambiente limpio. La alergias en las mascotas es una reacción frente a una sustancia extraña (alérgeno) como un producto bacteriano, un fármaco, alimentos diversos, polen, lana o insectos.

Es normal que los perros o gatos se rasquen de vez en cuando. Sin embargo, si la mascota se rasca, lame o pierde pelo de forma excesiva y persistente, podría ser signo de una alergia.

Cuando la piel empieza a picar, el perro o gato comienza a rascarse, morderse o frotarse. Esta conducta se intensifica en la medida que la picazón continúa. El pelo se pierde, la piel enrojece y pueden producirse infecciones. El Pet Food Institute recomienda visitar al veterinario inmediatamente ante la caída de pelo en forma excesiva o si la mascota se rasca constantemente como consecuencia de una gran picazón para poder identificar y tratar el problema lo antes posible.

Dentro de alergias en las mascotas, las causas más comunes que afectan a perros y gatos son producidas por parásitos externos como pulgas, garrapatas, piojos, sarnas, etc. También pueden originarse por problemas de alimentación. La carencia o exceso de ciertos nutrientes importantes en la dieta pueden provocar alergias en las mascotas. Es por ello que el alimento balanceado proporciona la mejor opción de alimentación para tu mascota. Seleccionar el alimento balanceado más adecuado para tu perro o gato es una tarea que debes realizar con el asesoramiento de un médico veterinario. Él te ayudará a proveer a tu mascota todas las vitaminas y minerales que necesita para estar sano.


Alergia en las mascotas a las pulgas


Algunas mascotas son alérgicas a las pulgas. Las pulgas al picar al animal le inyectan una pequeñísima cantidad de saliva suficiente para sensibilizarlos a la picazón. Es decir que una sola pulga puede desencadenar todo el proceso alérgico. Hay varios productos efectivos para controlar este insecto: aerosoles y líquidos, así como los insecticidas hogareños. También podes optar por colocar un collar, aplicar talcos especiales o darle comprimidos antipulgas a tu mascota.


Alergias en las mascotas por inhalación

Las Alergias en las mascotas por inhalación por inhalación son causadas por sustancias provenientes del polen de las flores, pasto u otras plantas de la casa, así como también por el polvo del hogar y el moho. Al parecer, existe una predisposición genética entre perros y gatos a padecer este tipo de reacción alérgica, que usualmente aparece entre el primer y tercer año de vida del animal.

El paso inicial para solucionar este tipo de alergias en las mascotas consiste en identificar la sustancia que produce la alergia y, si es posible, removerla del ambiente donde habita la mascota. Existen distintos tipos de tratamientos para este tipo de alergia, entre ellos el suministro de bajas dosis de corticoides, cuyos resultados varían de acuerdo a la mascota. Estos medicamentos deben suministrarse bajo el estricto control veterinario.


Alergias en las mascotas por contacto


Este tipo de alergia es causada por el contacto físico de la mascota con sustancias ofensivas, tales como los insecticidas, pinturas, polen y pasto, entre otros. Las áreas de pelaje fino o sin pelo son usualmente las más afectadas. Las alergias por contacto presentan una piel lastimada, reseca, cuarteada que empeora cuando la mascota trata de aliviar el dolor o la molestia lamiéndose o rascándose.

Para cuidarlas, es importante evitar bañar a las mascotas con el shampoo que usan habitualmente las personas ya que no son aptos para ellos, pudiendo provocar irritación y picazón de piel.


Alergia en las mascotas a los alimentos

Algunos perros y gatos son alérgicos a las comidas que contienen ciertos tipos de proteínas y ácidos grasos. En estos casos se recomienda alimentarlos con alimentos balanceados específicos. Ante una alergia a los alimentos conviene que la dieta sea supervisada por el veterinario. Si bien la alergia a compuestos de la dieta suele observarse por signos clínicos en la piel (prurito), es posible también observar reacciones a nivel respiratorio (estornudos y tos) y a nivel digestivo (vómitos y diarrea).

Es muy importante darle a tu mascota una dieta completa y balanceada para evitar complicaciones debido a una deficiente alimentación. Hoy día los alimentos balanceados ofrecen una gran variedad de alternativas que satisfacen las necesidades de las mascotas. Esta comida sana y nutritiva incentivará a perros y gatos a recobrar energía, participar en las actividades familiares y minimizar el riesgo de enfermedades, ayudando a que tu mascota tenga una vida más sana y feliz. Es importante consultar al médico veterinario acerca del mejor alimento balanceado para tu mascota.


La piel refleja el estado de salud de tu mascota. Un pelaje descuidado puede dar lugar a infecciones de piel y favorece la proliferación de parásitos externos. La mascota debe tener siempre una manta limpia ya que una sucia constituye un medio favorable para el desarrollo de hongos y bacterias.

Alergia alimentaria
M.V. Victoria Belligotti

El ambiente o el alimento

 

 

Reacción alérgica:

El ambiente o el alimento, contienen numerosas partículas que cuando ingresan al organismo, ya sea por inhalación o ingestión, estimulan al sistema inmune del animal. Esto mecanismo es normal y se da en todos los organismos.

Cuando el animal es alérgico esta reacción es exacerbada, convirtiéndose en perjudicial y dañina para el propio organismo.

Estas partículas de los alimentos y el ambiente , llamadas alergenos, se encuentran distribuidas por todo lados y todos entran en contacto con las mismas, pero sólo desarrollan reacciones alérgicas aquellos que están predispuestos a las mismas.


Alergia alimentaria

La alergia alimentaria es una reacción inmunológica hacia un alimento o aditivo alimenticio que está consumiendo el animal.

La alergia alimentaria clínicamente se presenta como otras dermatopatías (enfermedades de la piel) o puede coexistir con ellas.

Se presenta en perros de cualquier edad , principalmente jóvenes o añosos.

La enfermedad puede o no causar prurito crónico no estacional.

La alergia alimentaria se puede presentar muchas veces, junto con atopía, dermatitis alérgica por picadura de pulga, piodermia superficial.

No es válido tratar de correlacionar cambios alimentarios recientes con la aparición de la dermatitis alérgica; ya que el 68 % de los casos de alergia alimentaria consumió 2 años el mismo alimento antes de sensibilizarse.

Los síntomas clínicos que manifiestan los animales generalmente están relacionados con la piel. Rara vez aparecen síntomas digestivos.


Signos cutáneos:

El prurito (comezón) es la manifestación más común, pero no se presenta en todos los casos.

Enrojecimiento y ronchas( eritema y pápulas).

También puede aparecer descamación

Piel con excesiva grasitud y olor desagradable.

Las zonas afectadas pueden ser cara, extremidades, zonas ventrales, axila, región inguinal ,etc.


Para el diagnóstico existen diferentes métodos que se pueden aplicar:

Pruebas alérgicas in Vitro: se toma una muestra de sangre y se remiten a un laboratorio, el cual determina a qué alérgeno es sensible ese animal. A su vez el laboratorio con los resultados prepara la terapia desensibilizante que envía para ser aplicada al animal.

El gran inconveniente son los costos y los cortos vencimientos que poseen los reactivos para realizar los test. Es por ello que en Argentina se envían las muestras a laboratorios del exterior, lo que encarece mucho el procedimiento.

Prueba intradérmica: Consiste en una prueba en la que se coloca una inyección de diferentes alergenos (diluidos) en la piel y se ve si el animal responde a alguno. La ventaja de esta prueba que como los animales tienen alergias combinadas, se puede probar alergenos alimentarios y ambientales.

Restricción dietética: Consiste en alimentar al animal con una dieta restringida. Se elegirán aquellas que el animal nunca consumió en su vida (hay menos probabilidad que sea alérgico a esos componentes) , ej.: pescado y papa, cordero y papa, etc.. Si después de un tiempo de consumir solamente esta dieta el animal anda bien, se le incorpora un nuevo alimento. Solo se incorporarán los alimentos de a uno por vez y se los da un tiempo antes de introducir otro. Esto se hace sucesivamente hasta que el animal reacciona a uno , que es el alimento alergénico.


El Tratamiento consiste en ofrecer:


Dietas caseras: preparaciones hogareñas evitando él o los alimentos alergénicos.

Dietas comerciales: en el mercado hay actualmente alimentos balanceados exclusivamente formulados para evitar este tipo de patologías, que dan muy buenos resultados.

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a: Médica Veterinaria Victoria Belligotti -

Los ectoparasitos en caninos y felinos
M.V. Andrea C. Wolberg

 

Pulgas y Garrapatas en caninos y felinos

 

 

La piel de los perros y gatos es asiento frecuente de afecciones que motivan la consulta al Médico Veterinario.

Los signos clínicos que llaman la atención al propietario son: la pérdida de pelo, el mal olor y el rascado, que induce a la aparición de lesiones secundarias.

La causa de estas afecciones son muchas veces parásitos externos, dentro de los cuales son de mayor incidencia las pulgas, las garrapatas y los ácaros de la sarna.

Las pulgas

Las pulgas (Ctenocephalides canis y felis) son ectoparásitos que viven sobre la piel de caninos y felinos. Se alimentan de la sangre que succionan de sus huéspedes. Luego de una única comida de sangre, la pulga hembra se halla en condiciones de reproducirse y en 36 a 48 horas comienza a depositar sus huevos sobre el animal.

Una pulga hembra adulta que, en condiciones adecuadas de temperatura y humedad puede vivir hasta 100 días, es capaz de poner aproximadamente 2000 huevos a lo largo de su vida. Los huevos caen al piso, donde completan su ciclo vital a través de tres estadios larvarios.

Las condiciones de humedad y temperatura, son decisivas en el desarrollo de las larvas de pulgas. Éstas requieren zonas húmedas y oscuras donde existan desechos orgánicos y excrementos de pulgas adultas que le sirven de alimento.

Para completar su desarrollo, la larva de pulga madura forma un capullo, del cual 5 a 9 días después emergen las pulgas adultas, las cuales volverán a subirse al perro o al gato para alimentarse y completar su ciclo de vida.

Las condiciones óptimas para el desarrollo de las pulgas son temperaturas de 27ºC y humedad de 80%. Según se modifiquen estas variables, el ciclo de vida durará menos o más tiempo (de 12 a 180 días).


Las garrapatas

Las garrapatas (Rhipicephalus sanguineus) también son parásitos hematófagos que se reproducen sobre el animal, necesitando 3 huéspedes para cumplir su ciclo vital aunque a veces desarrollan todos los estadios sobre el mismo animal. Los huevos eclosionan en 2 a 7 semanas, las larvas se alimentan durante unos días y luego caen al suelo donde permanecen de 6 a 90 días.

La ninfa se alimenta sobre el huésped durante 3 a 10 días y luego descansa en el ambiente por casi 3 meses.

La garrapata adulta es muy prolífica, puede llegar a poner entre 2000 y 8000 huevos a lo largo de su vida. Este complejo ciclo suele completarse en un año, aunque frente a condiciones ambientales adversas puede durar hasta 3 años.



¿Cómo afectan estos parásitos a la salud de nuestras mascotas?

Además de la irritación mecánica que producen las pulgas al desplazarse sobre el cuerpo del huésped y al picar (Dermatitis por picadura de pulga), existe un trastorno frecuentemente asociado en animales predispuestos, que es la hipersensibilidad o alergia. Ésta se desarrolla en ciertos pacientes en los cuales la pulga inocula con su saliva al picar una importante cantidad de antígenos, sustancias capaces de inducir la formación de Ig E (anticuerpos de alergia) con el desarrollo de prurito intenso que lleva a la aparición de lesiones secundarias al rascado de severidad variable.

Además, las pulgas pueden comportarse como vectores de otras enfermedades infecciosas y parasitarias, como por ejemplo, la tenia o Dipylidium caninum que hace parte de su ciclo dentro de la pulga y por lo tanto cuando el animal tiene pulgas y al rascarse o asearse las traga, permite el desarrollo de la tenia en su intestino.

Las pulgas pueden también picar al hombre, produciendo lesiones papulares muy molestas.

Las garrapatas afectan a su huésped de diversas maneras: por irritación a través de su picadura, como vectores de enfermedades, por inocular veneno que produce parálisis y produciendo reacciones de hipersensibilidad en animales predispuestos.


¿Cuál es el rol del médico veterinario frente a estas enfermedades?

Las ectoparasitosis son enfermedades que pueden prevenirse.

Es el M.V. el encargado de indicar al propietario cuáles son las medidas sanitarias a tener en cuenta en este punto. Hacerle conocer la importancia de estas afecciones, explicar las características del ciclo de vida de estos ectoparásitos y por consiguiente la necesidad de controlarlos sobre el animal afectado, sobre los que con él conviven y en el ambiente.

En el caso de las pulgas y garrapatas, tener a las mascotas protegidas durante todo el año con medicamentos que actúen sobre el parásito adulto y sus formas inmaduras en el ambiente (pulgas).

Una vez que la afección se ha instalado, el M.V. deberá elegir el tratamiento que mejor se adapte a cada caso. Conocer las opciones terapéuticas disponibles es fundamental para alcanzar este objetivo.

En la actualidad existen medicamentos de gran eficacia para este fin y con el lanzamiento de la selamectina (Revolution, MR) tendremos un nuevo aliado para llevar a cabo la tarea con éxito.


Agradecemos mucho la colaboración de la Dra. Andrea C. Wolberg para la publicación de esta nota.-

 

Enfermedades transmisibles - Zoonosis
M.V. Victoria Belligotti

 

 



Enfermedades transmisibles por garrapatas

 

 

 

 

 

La infestación de caninos con garrapatas no solo juega un papel importante por el daño que provocan las mismas al animal, sino porque además pueden actuar como agentes transmisores de enfermedades. Algunas de estas enfermedades pueden ser transmisibles al hombre (zoonóticas).

Puede ocurrir que el ciclo se inicie cuando las garrapatas se prenden a perros enfermos y se transforman en vectores. Estas a su vez pueden pasar a otro perro y contagiarlo o accidentalmente se pueden prender al humano y transmitirle enfermedades.

Por tal motivo a medida que las personas comparten el hábitat con mascotas, se vuelve más importante conocer estas enfermedades y resulta de vital importancia controlar el ciclo de las garrapatas.

Muchas de las enfermedades transmitidas por garrapatas causan igual enfermedad en los animales que en el ser humano.


Distribución regional de las enfermedades:

Las enfermedades son endémicas. Esto determinaría que enfermedades transmiten las garrapatas, según las zonas. Para saber precisamente esto se debería hacer un estudio completo del país y dividirlo en zonas.

Hay diferentes tipos de garrapatas que transmiten diferentes enfermedades. A su vez una misma garrapata puede transmitir más de una enfermedad.


Los principales microorganismos transmitidos por las garrapatas son :


Ehrlichiosis Canina - Ehrlichia canis
Borrellia - Enfermedad de Lyme
Babesiosis - Babesia
Rickettsia - Fiebre maculosa

 

Ehrlichiosis Canina - Ehrlichia canis
M.V. Victoria Belligotti

 

 

 


Enfermedades transmisibles por garrapatas

 

El agente causal es la Ehrlichia canis.


Enfermedad en los animales:

A los 8 o 20 días que la garrapata picó al perro sobreviene los síntomas clínicos. El perro puede presentar 2 tipos de presentaciones : la aguda y la crónica. En la primera los signos que se pueden observar son benignos y pasajeros con presencia de fiebre, letargo, anorexia, pérdida de peso, etc. En la fase crónica los signos son benignos, solo algunos pueden presentar complicaciones como: depresión, pérdida de peso, ceguera, mucosas pálidas, edema de escroto y extremidades, hemorragias ( en menos del 50 % de los casos).


Enfermedad en el hombre:

Los principales síntomas que se pueden observar son: fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular y ocular, problemas digestivos. etc.


Control:

Es ambiental combatiendo las garrapatas.

 

Rickettsia - Fiebre maculosa
M.V. Victoria Belligotti


 

Enfermedades transmisibles por garrapatas 

 

El microorganismo causal es la Rickettsia rickettsii. La enfermedad se ha comprobado en Canadá, EE.UU., México, Costa Rica, Panamá , Colombia, Brasil. En el resto de América Latina no hay datos.

Enfermedad en los animales:

Puede afectar a perros, conejos, roedores. La afección de perros puede causar síntomas clínicos o ser asintomática. Se puede observar: fiebre, dolor abdominal, depresión, anorexia, síntomas neurológicos, petequias (pequeñas hemorragias que se ven como mancha de sangre del tamaño de la cabeza de un alfiler) en boca.

Enfermedad en el hombre:

Aparece 2 a 14 días luego de la picadura de la garrapata. Hay fiebre, dolor de cabeza, articulaciones, musculares y en los huesos. La fiebre puede durar 2 semanas con temperaturas de 40 ºC. Entre el tercero y sexto día de fiebre aparece una erupción similar a la del sarampión que puede llegar a petequia. Al final de la primer semana pueden presentarse síntomas neurológicos como: agitación, insomnio, delirio. En la segunda semana pueden manifestarse síntomas circulatorios y pulmonares. Esta progresión se presenta siempre y cuando no se trate la enfermedad.

Fuente de infección y modo de transmisión:

Los reservorios de la enfermedad pueden ser los roedores silvestres que infectan las garrapatas cuando se prenden y estas lo transmiten a otros.

La garrapata juega un papel importante como vector de la enfermedad , pero además ella puede transmitir al agente (Rickettsia) a su progenie por vía transovárica. Puede que esto solo alcance para mantener la infección en la naturaleza.

El perro tiene importancia porque lleva garrapatas infectadas al ámbito de los humanos.

El ciclo sucede cuando las garrapatas infectadas pican a los animales y transmiten la enfermedad. Si una garrapata se prende a un perro, este la transporta hasta el hábitat de los humanos y cuando esta se desprende y luego se vuelve a prender accidentalmente en el hombre ocurre la transmisión.

Control:

La principal medida de control se logra combatiendo las garrapatas tanto en el ambiente como en los animales.

Babesiosis - Babesia
M.V. Victoria Belligotti

 


La Babesiosis


Una enfermedad transmisible por garrapatas


 

 



La Babesiosis es una enfermedad de animales domésticos, silvestres y humanos. Es causada por un parásito que ataca los glóbulos rojos de la sangre y transmitido por las garrapatas.

El agente causal de la Babesiosis es la Babesia. Existen más de 40 especies de Babesia y solo algunas pocas pueden infectar al hombre.


Fuente de infección y modo de transmisión de la Babesiosis:

Los reservorios son los animales domésticos y silvestres. La infección se transmite de un animal a otro y accidentalmente al hombre. La transmisión es por la picadura de la garrapata.


La Babesiosis en los animales:

La enfermedad está muy difundida en el mundo.

Factores que influyen en la gravedad del cuadro clínico

La enfermedad se puede presentar en forma aguda. Si el animal pasa este período pueden presentarse etapas de mejorías alterados con períodos de recurrencia. Luego pueden sobrevenir un estado de portador crónico, con una animal sin manifestaciones clínicas. Este estado se presenta por un estado de equilibrio entre el parásito y el animal. Este equilibrio se puede romper por estrés ambiental, enfermedad concurrente, inmunodeficiencias, tratamiento inmunosupresor. etc. En general las infecciones suelen ser benignas.

Hay tres Babesias que infectan al perro e igual cantidad al gato.


Manifestaciones clínicas de la Babesiosis
:

En Caninos puede ser:

Algunos síntomas típicos de la Babesiosis incluyen: depresión, debilidad, anorexia, mucosas pálidas, ictericia, fiebre. La forma hiperaguda se presenta en perros jóvenes. En infecciones crónica se observa: apetito caprichoso, fiebre intermitente, pérdida de condición física.

En Gatos:

La Babesiosis afecta a gatos menores de 2 años y hay: inapetencia, letargo, debilidad y mucosas pálidas.


La Babesiosis
en el hombre:

La enfermedad clínica es poco frecuente. No se han presentado muchos casos en el mundo. Aunque en algunos estudios se comprobó gran cantidad de casos asintomáticos. Con ciertas especies de babesia, la enfermedad se puede presentar como muy grave y hasta mortal en personas a las cuales se ha tenido que extraer el bazo.

Se ha observado en algunas personas el microorganismo al examinar la sangre, aunque estos pacientes no tenían síntomas clínicos.


Control de la Babesiosis
:

Control de las garrapatas - En áreas donde se ha presentado el problema se debe realizar un riguroso examen de la sangre de donantes en busca del parásito.


Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota sobre Babesiosis a: Médica Veterinaria Victoria Belligotti

Garrapatas y pulgas
Dr. Leonardo José Sepiurka

 

 

Con la llegada de la primavera no todo son flores, y menos para perros y gatos quienes se ven “súbitamente atacados por hordas de arañas e insectos”. Si el fondo de esta nota fuera rojo, nos parecería estar mirando un canal de noticias anunciando esta “calamidad”.

Pero esto no es más que la reaparición en escena de las conocidas garrapatas – pertenecientes a la familia de los arácnidos - y de las viejas pulgas que acosan a los animales que nos acompañan, con mayor intensidad en esta época del año.

Afortunadamente aún no ha sido comprobada en nuestro país la existencia de la enfermedad de Lyme, patología que afecta a los seres humanos y es trasmitida por garrapatas.

Las pulgas también hacen de las suyas, y suman a su molesto efecto irritativo, en ocasiones alergénico, la indeseable virtud de actuar como intermediarias en el ciclo de uno de los parásitos chatos que afectan a perros, gatos y aún al niño u hombre que tuviera el mal gusto de tragarse una pulga afectada. Las personas que tengan la mala suerte de ingresar a un ambiente contaminado por pulgas verán sus piernas rápidamente pobladas por miríadas de pulgas hambrientas que hayan imaginado que a “falta de perros buenos son hombres”; o tal vez mejor, mujeres pues como las lectoras sabrán, al ovular la temperatura corporal se eleva, y como la de perros y gatos oscila alrededor de los 38º C, es que los sensores térmicos privilegiarán aquel individuo cuya temperatura más se acerca a la normal de nuestras mascotas.

Siguiendo aquel dicho popular que reza “más vale prevenir que curar”, y “a grandes males, grandes remedios”, es que nuestro sano consejo es el de tomar la delantera recurriendo a una gama de modernos productos que ayudan a combatir a estas plagas, evitando su rápida y prolífica multiplicación y de los indeseables efectos antes descriptos.

Resulta fundamental realizar el combate con eficaces productos de fácil aplicación, que su veterinario de cabecera sabrá indicar, y no olvidar que en el ámbito de los clubes de campo es aconsejable colaborar en el control ambiental, tanto del parque como de los interiores.

La aplicación mensual de modernas formulaciones permitirá el control, lográndose casi la extinción de estos indeseables cohabitantes, y no olvidando evaluar la posibilidad de la presencia de parásitos gastrointestinales y hasta sanguíneos trasmitidos por estos u otros vectores o intermediarios.


Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota al:

Dr. Leonardo Sepiurka:


Coprofagia - comer materia fecal
M.V. Guillermo Castro - Iams Latinamerica

 

 

...aburrimiento y la falta de ejercicio
Coprofagia...

 

 






La coprofagia es una conducta normal en ciertas etapas de la vida (las perras comen las heces de sus cachorros, y a veces éstos pueden comer las de sus hermanos u otros perros cuando comienzan a explorar “el mundo”).-

La coprofagia está asociada con el aburrimiento y la falta de ejercicio. El castigo es inútil ya que esta conducta es auto recompensada. El éxito (desde el punto de vista del perro) aunque el animal haya tenido varios fracasos aumenta la probabilidad de que esta conducta continúe.


La nutrición no tiene ninguna relación con la coprofagia.


Prevenir el acceso a las materias fecales es el tratamiento de elección.

También realizar la técnica de aversión del gusto es útil. Primero se deja oler una sustancia horrible (por ej. una salsa de pimienta), inmediatamente se le llena la boca con la misma. Esto le enseña la asociación del olor con “que asqueroso” gusto. Luego el dueño coloca la sustancia sobre lo que no quiere que el cachorro lleve a su boca. Si se realiza la colocación de la sustancia sin realizar la lección preliminar, el tratamiento fracasa.

Si los perros comen materia fecal de gato es ... porque les gusta (contiene gran cantidad de proteínas).

Prevenir el acceso a estas o aversión también es el tratamiento de elección. El castigo no sirve con la coprofagia, tampoco en este caso ya que es una conducta considerada normal por el perro.

En el caso de comer materia fecal de caballo, esta se relaciona mas a la conducta de comer pasto que la coprofagia . El tratamiento de la coprofagia en este caso es similar (aversión, evitar el contacto) y el castigo es inútil.

Obesidad en las mascotas


 

 

Obesidad canina

 

 


Un problema de salud común de las mascotas...la obesidad

La obesidad es un desorden común en las mascotas. Se estima que entre el 25 y el 40 por ciento son obesos.

Las dietas especiales en la obesidad de las mascotas pueden constituirse en un importante auxiliar de la nutrición en la reducción de peso y pueden ser esenciales en el mantenimiento de la salud de una mascota.


Que es la obesidad de las mascotas?


Se defina la obesidad como una acumulación excesiva de grasa corporal debida a la ingestión de más energía (calorías) que las que el cuerpo necesita. Puede considerarse que un animal pesa entre un 15 y un 20% más que su peso ideal. La obesidad esta asociada con mayores riesgos de efectos adversos sobre la salud y la longevidad.


Como diagnosticar el estado físico de su perro?


A menudo es difícil determinar si su mascota pesa más de lo que debiera. En general, si su perro pesa un 15 a 20% más de lo que pesaba cuando era un adulto joven y saludable, es posible que sufra obesidad.

Otra forma de verificar la obesidad de las mascotas es deslizar sus manos a lo largo de sus costados. Al hacerlo debería palpar las costillas de su mascota fácilmente. Si sospecha que su perro esta excedido de peso, es importante que consulte a su veterinario en busca de una opinión profesional y de un consejo acerca de poner a su mascota en un programa de reducción de peso. Un examen físico completo junto con un análisis de laboratorio ayudara a descartar problemas médicos que presentan síntomas similares a la obesidad o que la causan. También ayudara a su veterinario a determinar otros problemas de salud que su mascota puede presentar como resultado de la obesidad.

En algunos casos puede ser necesario efectuar radiografías para evaluar el estado de salud de su mascota.


Como Comprender la obesidad de las mascotas?


La obesidad en las mascotas, se presenta cuando se consumen más calorías que las que el cuerpo utiliza. El exceso de calorías se almacena como grasas. La cantidad de alimento que necesitan para mantener el peso corporal varía mucho de mascota a mascota.

Algunos de los factores que influyen en la obesidad de las mascotas son la actividad física, la dieta y las características genéticas.

1) Actividad física en la obesidad de las mascotas: Las mascotas que a menudo están ociosas, se aburren o permanecen inactivas consumen menos energía por lo que necesitan menos calorías que las activas. Los niveles de actividad y las necesidades de energía disminuyen también en forma significativa a causa de la edad y después de la castración.

2) Dieta en la obesidad de las mascotas: Algunas consumen alimento en exceso si se les ofrece una cantidad ilimitada o excesiva de cualquier dieta. Además, las sobras y restos de mesa tienen alto contenido de calorías y puede provocar aumento de peso.

3) Genética en la obesidad de las mascotas: Algunas razas de perros tales como Labrador Retriever, Beagle, Cocker Spaniel y Dachshund y sus cruzas corren aparentemente mayores riesgos a sufrir obesidad, lo cual sugiere un factor genético. En el ser humano, se ha comprobado que la genética también es un factor que influye en la obesidad.


Riesgos de salud en la obesidad de las mascotas


La obesidad puede aumentar los riesgos asociados con muchas enfermedades. Algunos de estos incluyen problemas cardiacos, respiratorios, desequilibrios endocrinos (hormonales) y desordenes musculoesqueleticos.

Cardiacos: La obesidad aumenta la carga de trabajo sobre el corazón, lo que puede agravar los problemas cardiovasculares.

Respiratorio: Los obesos pueden padecer de dificultades para respirar, es posible que se fatiguen con facilidad y pueden presentar una respiración dificultosa después de realizar algún ejercicio.

Endocrinos: La obesidad puede asociarse con diabetes melltius, un problema que se caracteriza por una deficiencia en la actividad de la insulina. Otros desordenes endocrinos, tales como el Síndrome de Cushing y el hipotiroidismo pueden contribuir a crear obesidad o ser confundidos con obesidad.

Músculo esquelético: La obesidad aumenta el esfuerzo sobre las articulaciones y puede llevar a sufrir problemas musculoesqueleticos o agravarlos. Esto a su vez hará que su mascota se torne aun menos activa, que disminuya el uso de calorías y que su obesidad aumente.

Otros riesgos: Las mascotas que padecen una severa obesidad son también mas proclives a sufrir stress por calor, desordenes gastrointestinales, enfermedades del hígado, de la piel, infecciosas y problemas en la reproducción. Además, los animales obesos corren mayores riesgos durante procedimientos quirúrgicos y durante la anestesia que aquellos cuyo peso es normal.


Control de Obesidad en la obesidad de las mascotas


Su veterinario determinara el peso corporal ideal para su mascota y le recomendara como lograr este objetivo. Un programa de perdida de peso exitoso generalmente combina el ejercicio moderado con la reducción en la ingestión de calorías.-

Aumento de actividad: Si su mascota no presenta problemas físicos que la limiten, puede recomendarse un aumento gradual del ejercicio. Las caminatas diarias son una forma excelente de aumentar el nivel de actividad de su mascota y de desgaste de calorías. Como en el caso de programas de perdida de peso para seres humanos, establecer una rutina de perdida de peso es importante para que resulte exitosa. Además, a su mascota le encantara esa atención extra.

Dieta: Una restricción calórica moderada también es importante. Este objetivo puede lograrse reduciendo la cantidad del alimento habitual o dándole la misma cantidad de una dieta reductora de peso, baja en grasas, rica en fibras, porque suministra pocas calorías y aun así sacia y satisface a la mascota.
Otras sugerencias que pueden ayudar a su mascota a perder peso incluyen darle comida en poca cantidad con frecuencia, midiendo la cantidad de alimento ofrecido, eliminando de su dieta toda sobra y resto de mesa, y alimentar a su mascota a solas para eliminar la competencia por la comida con otros animales.

Como en cualquier otro cambio de dieta, la nueva dieta reducida debe incorporarse gradualmente durante varios días. La paciencia es la clave para lograr un programa exitoso de perdida de peso. Es importante que se registre el peso de su mascota en forma semanal y que se sigan cuidadosamente las recomendaciones de su veterinario.
Una mascota mas sana será su recompensa.!!!!

Los perros españoles están gordos y sufren de sobrepeso
S.E.C. (Servicio de Educación al Cliente)


 



El 40% de las mascotas padecen sobrepeso
debido al sedentarismo y la mala alimentación

 



 

 

Un 25% de los perros domésticos españoles sufre obesidad y hasta un 40% tiene exceso de peso debido al sedentarismo, acompañado de una mala alimentación, provocada en ocasiones por una dieta que incluye dulces y golosinas, alerta un informe de Laboratorios Esteve.

La alta incidencia de la obesidad que se registra entre los humanos ha alcanzado ya a sus mascotas y este exceso de kilos puede provocar en estos animales, señalan las mismas fuentes, una reducción de su esperanza de vida de hasta dos años, así como artritis, trastornos cardiovasculares, diabetes, alteraciones en su función reproductora u otras enfermedades.

Cuando el animal supera el 10% de su peso ideal, se considera que tiene sobrepeso. Si sobrepasa el 20%, el problema es ya de obesidad.


Las razas con más riesgo de padecer obesidad

El informe señala que ciertas razas caninas presentan más riesgo de padecer obesidad, como ocurre con los Labrador, Cocker Spaniel, Golden Retriever, Beagle, Teckel, Pastor de Shetland, Basset Hound, Terrier, entre otros.

La obesidad es también mayor entre las hembras y entre los perros y perras castrados, con el doble de probabilidades de sufrir sobrepeso, apunta el estudio de este laboratorio, que subraya que el exceso de kilos se debe también al sedentarismo. "Si el dueño no hace ejercicio físico, el perro difícilmente lo hará".

El problema se acentúa además por la falta de tiempo libre y el consumismo alimenticio, que hacen que a la mascota de la familia "se le consienta casi todo, incluidos malos hábitos alimenticios como el picoteo y las golosinas que se le dan como premio o muestra de afecto", según el director general de Esteve Veterinaria, Emilio Gil.

Existen señales que ayudan a reconocer si un perro está gordo: la dificultad para palparle las costillas, el agotamiento o la poca resistencia del animal al ejercicio después de un largo paseo o de jugar un rato en el parque, así como su ansiedad con la comida

Los Primeros Auxilios
Pet Food Institute

El Pet Food Institute presenta una guía de acción en caso que se necesite prestar atención de emergencia a una mascota. 

Lo primero que hay que hacer es determinar la gravedad de la situación. Algunas serán del todo evidentes, como un hueso roto. Otras, podrán no ser evidentes pero no por ello, menos serias. Lo importante es usar el sentido común, determinar si la mascota está dolorida y actuar rápidamente.

ABC de Primeros Auxilios

  • Asfixia: Sujete a la mascota, abra su mandíbula ampliamente y remueva la obstrucción. Si esto falla abrace a la mascota debajo de la última costilla; y realice un movimiento frontal para expeler el objeto.
     
  • Fracturas: No recomendamos entablillar a su mascota a menos que sepa cómo hacerlo correctamente. Se debe llevar de inmediato a la clínica y en lo posible no dejar que apoye la parte fracturada. En el traslado debe tratar de no mover el miembro afectado y de mantener el peso de la mascota alejado de la fractura.
     
  • Sangrado: Haga presión en la herida. Tenga presente que si el sangrado es en los miembros, la presión debe realizarse entre la herida y el corazón.
     
  • Golpe de calor: Los golpes de calor ocurren a menudo y cuando las mascotas son encerradas en automóviles con escasa ventilación o cerrados expuestos al sol. Otras causas también pueden ser la falta de sombra para mascotas que tienen su albergue en el exterior, la falta de agua potable, excitación excesiva o ejercicios en climas calurosos. Si su mascota se siente molesta por el aumento de la temperatura ambiental, vierta agua tibia sobre su cuerpo y extremidades para bajar su temperatura de manera segura.
     
  • Venenos: Algunos tipos de veneno pueden matar a la mascota, por ello se debe ser muy prudente en el tratamiento de un animal envenenado. A veces el envenenamiento resulta de consumir una sustancia tóxica. A menos que la mascota haya sido vista consumiendo la sustancia, puede resultar difícil diagnosticar el cuadro. La prevención es el mejor método para proteger a su mascota. Ante un posible caso de envenenamiento, traslade a su mascota inmediatamente al veterinario. Lleve consigo el producto ingerido y la lista de los ingredientes. No induzca el vomito.
     
  • Shock: Después de un golpe, la mascota puede mostrar respiración baja y ojos vidriosos. Manténgalo en calma y llévelo rápidamente al veterinario.
     
  • Heridas: Para las heridas superficiales, limpie con un antiséptico. Observe el proceso de curación para asegurarse que no se desarrolle ninguna infección. Si la herida es grande y sangrante, aplique una venda de presión y consulte sin demora un veterinario.-
     
  • Quemaduras: Si es una quemadura provocada por un contacto directo con una fuente de calor como una plancha, agua caliente, entre otros,  puede aliviar el dolor aplicando una pomada específica para quemaduras la cual es aconsejable tener en el botiquín de primeros auxilios. En caso de no disponer de una de estas pomadas puede aplicar vaselina o manteca. Se aconseja tapar la zona afectada con una venda sin apretar. Si la quemadura fue provocada por contacto con líquidos abrasivos, la zona debe ser enjuagada con de jugo de limón y ser tratada después como quemaduras normales.

Recomendaciones generales del Pet Food Institute 

Durante la situación de emergencia es muy importante que usted permanezca tranquilo. Los animales detectan la inquietud en las personas y en un contexto donde no entienden lo que les está sucediendo, pueden incrementar su inseguridad. Por ello, el lenguaje de su cuerpo será muy importante para tranquilizar a su mascota. Muéstrese tranquilo, y una vez que determine que se ha salido de la emergencia transporte a su mascota al centro veterinario más cercano.

El golpe de calor !!!
Pet Food Institute

 

 

Un poco de agua  por favor...

 

 



 

 

El golpe de calor en perros y gatos:

La temporada del sol y el calor afectan a nuestras mascotas de una manera muy especial.

Con el verano, llega la época más propicia para disfrutar del sol y las actividades al aire libre con nuestras mascotas.


Los perros y los gatos casi no pueden transpirar, ya que cuentan con pocas glándulas sudoríparas, por lo tanto sólo eliminan el exceso de calor jadeando. Es por eso que es muy habitual ver a los perros jadeando de manera constante durante el transcurso del verano.

Debido a la conformación de su paladar blando, los perros que tienen hocico corto, como por ejemplo, los Bull Dogs, los Bóxer , los Pequineses y los Shihtzu entre otras razas, presentan mayores dificultades para jadear correctamente incrementando su riesgo de tener un golpe de calor. Posibilidad que también se puede dar con frecuencia en las mascotas más ancianas.

Para que todas las mascotas disfruten del calor y del verano el Pet Food Institute recomienda tener algunas precauciones especiales.


Hay que cuidar a nuestras mascotas del calor excesivo y el golpe de calor

- No hay que dejar nunca a los perros dentro de un auto detenido al sol y completamente cerrado. Los perros pueden sufrir un golpe de calor con resultados fatales.

- Hay que tener en cuenta que un patio pequeño, un balcón o una terraza sin un espacio de sombra pueden ser excesivamente calurosos y problemáticos para nuestra mascota, por ello siempre debe haber espacio de sombra y abundante agua fresca.


Golpe de calor en perros y gatos: Síntomas de insolación en las mascotas


Si en un día de mucho calor advierte que su mascota está muy agitada, con las mucosas enrojecidas, se debe
actuar de inmediato.

- Ante esta situación hay que conducir a la mascota a un sitio fresco, en lo posible donde haya aparatos de refrigeración.

- Humedezca a la mascota con un rociador de ropa o de plantas para refrescarla, no la rocíe completamente porque si lo hace la mascota puede sentir escalofríos, que retrasan la eliminación de la alta temperatura interna.

- Es conveniente que una vez cumplidos con estos primeros auxilios se recurra a un médico veterinario para la evaluación del animal y su seguimiento

- Además de disminuir la exposición a las altas temperaturas, hay que facilitar el acceso al agua. Los perros y gatos deben tener siempre un recipiente del cual poder tomar agua fresca y otro con su ración de alimento balanceado.

- En los días calurosos se recomienda desalentar el desarrollo de actividades físicas que sean demasiado extensas y prolongadas.

- En esta época del año las necesidades energéticas son mucho menores por lo que el consumo de alimentos será menor que en el invierno. El horario en que se brindará la ración diaria de alimento balanceado puede ser muy temprano en la mañana o en la noche cuando refresca para maximizar la ingesta.


El Pet Food Institute es la cámara de fabricantes de alimento balanceado de los Estados Unidos, sus acciones promueven la investigación y el desarrollo de la industria, a favor de los animales domésticos. A partir de febrero de 1998 realiza actividades en Argentina para concientizar sobre la importancia de cuidar, y respetar a las mascotas domésticas.

El baño de mi cachorro
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)



 

 

 

 

 

La hora del aseo es muy especial para usted y para su cachorro. Él sabe que va a recibir atenciones especiales y palabras elogiosas sobre lo bonito de su aspecto.

Baño:

A la mayoría de los cachorros no les gusta bañarse. Tampoco es necesario hacerlo a menudo. Báñelo solo cuando lo necesite. Los baños demasiado frecuentes pueden secar la piel y el pelo.

Utilice un shampoo para perros de alta calidad recomendado por el veterinario.

Una alternativa es el baño seco. En las veterinarias tienen los productos necesarios. Se aplican con un masaje hacia el interior del pelo y luego se cepilla para quit5ar el exceso de polvo y suciedad.


Cepillar y peinar:

El aseo diario del cachorro es responsabilidad de usted. Y él aprenderá a disfrutarlo si lo hace bien. Sujete la piel con una mano y cepille o peine con la otra. Así no le “tirara” ni le hará daño.

Durante la estación de muda, puede utilizar una rasqueta de goma para los cachorros de pelo corto y un cepillo de muda para los de pelo largo. Algunos cachorros de pura raza necesitan técnicas de esquilado o de aseo especiales.


Ojos y orejas:

Durante la sesión de aseo, mire los ojos y orejas de su cachorro.

Los ojos han de aparecer claros y brillantes. Y el sector de alrededor del globo del ojo ha de ser blanco. Humedezca un trozo de algodón con agua tibia y limpie la piel sucia que pueda haber alrededor del ojo. Quite también las pequeñas lagañas que normalmente se acumulan. Las orejas han de estar limpias y rosadas. Como cuidado general limpie la oreja con un algodón empapado en solución para los oídos. Nunca profundice en el oído, quédese en la oreja. Los excesos de cera solo debe extraerlos el profesional. Seque la oreja con una tela o con un poco de algodón al terminar.

Si esta descolorido, inflamado, caliente, desprende mal olor o es sensible al tacto, CONSULTE. CONSULTE también si observa secreción, o alguna otra cosa anormal en los ojos.
 

Cuidado de las uñas:


La hora del aseo es también el momento de inspeccionar las uñas de su perro. Acostúmbrelo al contacto de sus manos en las almohadillas plantales. Recortarle las uñas a la medida justa es esencial para el buen cuidado de las patas. Los perros jóvenes tienen uñas afiladas como agujas y cortarle las puntas es una buena practica para acostumbrarlos al cortado posterior. Pero deje que el veterinario le enseñe como hacerlo. Las almohadillas plantales de los perros son muy sensibles, por lo que las uñas no deben cortarse demasiado.


Cuidado dental:

Los cachorros tienen dientes de leche desde las 4 – 5 semanas. Cuando se les caen deben comer algo menos, para no dañar las encías. Empiezan la segunda dentición (cambian 42 piezas dentarias permanentes) entre las 16 y las 30 semanas. Debe usted vigilar regularmente los dientes de su cachorro, examinándole la boca por si tuviera las encías inflamadas (estarán tiernas durante el periodo en que se le caen los dientes de leche). Suministrándole un alimento balanceado seco, ayudara a prevenir la formación del sarro.

El mal olor de las mascotas
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)



Algunos secretos para evitar que tu casa tenga “olor a perro o a gato"

 

 

 

Como todos sabemos, una mascota nos da compañía, afecto, dulzura... y mucho olor.

Cualquier persona que tenga una mascota, sabe bien que los olores del animal en cuestión, pueden ser a veces un gran problema. Los cajas de litera de los gatos, las jaulas de los animalitos pequeños, la orina y otros “accidentes”, así como el penetrante “olor a perro”, pueden dar a su hogar un muy desagradable aroma.

Como sabemos, la limpieza a fondo, tanto de la casa como del animal y sus cuchas o jaulas, es fundamental, pero no alcanza por sí sola. Pero no se preocupe: existen varios secretos y productos que pueden ayudarle a combatir incluso los olores más “obstinados”. Aquí se los presentamos.


Evitando el “olor a perro”

El arma más simple y segura para combatir y erradicar los olores de los animales domésticos, es el bicarbonato de soda. El mismo puede ser mezclado en la litera del gato, esparcido en las mantas y alfombras que se suelen limpiar con aspiradora, agregado a las “camas” de las cuchas de los mismos animales, o simplemente colocado en un envase abierto, cerca del área con olor.

Otra manera natural y económica de controlar los olores de orina, es utilizando vinagre blanco. Se debe aplicar de una manera apropiada a la superficie que necesita limpiar, en chorritos o con una esponja húmeda.

Algunas “fragancias”, pueden ser sin embargo más difíciles de quitar. Existe una gran variedad de productos en las veterinarias, para eliminar los olores a orina y excremento, tanto de las alfombras como de los muebles; muchos de ellos contienen enzimas que neutralizan las fuentes del olor. Utilizados correctamente, (y a veces con más de una aplicación), pueden ser realmente muy útiles. Otra solución más económica, es fregar las alfombras o los muebles con un detergente líquido diluido en agua, o con productos de limpieza de uso múltiple.

Si va a inclinarse por esta última opción, lo ideal sería que primero lo pruebe en un área muy pequeña y discreta de la alfombra o mueble en cuestión, (dejando reposar los líquidos unos minutos) para saber si el producto podría causarle algún tipo de decoloración.


Los gatos, un capítulo aparte

Los propietarios de gatos, deben ser especialmente cuidadosos con respecto a quitar los rastros del olor, ya que si éste permanece, el gato volverá a hacer sus necesidades en ese mismo punto. Desafortunadamente, en algunos casos, puede ser necesario retirar alguna alfombra, ¡e incluso quitar el suelo que se encuentra debajo!

Para prevenir esto, ataque el problema desde el principio, es decir prohibiéndole a su gato hacer allí sus necesidades, desde el primer momento en que las haga. Y, la primera vez que orine o defeque, aplique los productos anteriormente descriptos, colocando sobre el área un rectángulo de litera, o por lo menos cubriéndolo con una placa de vinilo o plástico. Es posible que necesite restringir el acceso del gato a ese sitio, hasta que el olor se haya ido totalmente.

Los olores que salen de las cajas se pueden reducir al mínimo utilizando una litera con tapa. Compre una de buena calidad, que le permita quitar fácilmente los excrementos, sin que quede ningún tipo de restos.

Cuando todo esto no le resulte suficiente como para eliminar el olor de los excrementos en el hogar, deberá insistir echando más bicarbonato de soda y vinagre blanco, u otros productos químicos más elaborados, que se encuentran en cualquier veterinaria.

Pero la mejor manera de eliminar los olores de los animales domésticos, es poniendo en práctica una verdadera prevención, es decir no dejando que estas “fragancias” lleguen al hogar, atacando el problema tan pronto como suceda.

Recuerde que cuanto más tiempo permanezca la fuente de un olor sobre una superficie, más duro será quitarla, y desacostumbrar al animal a dejar de hacer sus necesidades en ese punto.


Mantener las mascotas limpias y sanas
Pet Food Institute


Consejos del Pet Food para mantener a tus mascotas limpias y sanas:

Nuestras mascotas necesitan de un aseo permanente, por lo tanto, nuestra responsabilidad es proveerles de cuidados generales y básicos para mantenerlos en buen estado y así, favorecer nuestra convivencia. El Pet Food Institute te acerca los consejos básicos para que puedas tener una mascota limpia y sana:

  • Baño:
    El baño es una parte importante de la convivencia en el hogar ya que contribuye a eliminar suciedad y malos olores.

    Si bien los perros y gatos se higienizan ellos mismos lamiéndose las distintas partes del cuerpo, nosotros también debemos bañarlos. Hay que acostumbrarlos desde pequeños a esta rutina, para que incorporen esta actividad de manera rápida, mejor y fácil.

    En épocas de altas temperaturas se aconseja bañarlos con agua tibia, utilizando shampúes y jabones especiales para mascotas; secarlos con toallas y después con secador.
     
  • Boca:
    Si su mascota tiene mal aliento, es probable que padezca una enfermedad bucal por presencias de bacterias, alteraciones digestivas, renales o respiratorias.

    Otro factor del mal aliento es la salivación excesiva. Para esto, aconsejamos lavarle los dientes con pasta especial evitando que la saliva quede pegada a los dientes.

    Recuerde que al alimentar a su mascota con alimento balanceado permite barridos mecánicos en los dientes y evita la formación del sarro.
    En caso de que el mal aliento persista, se aconseja concurrir al veterinario ya que el animal con mal estado bucal puede morder y producir gangrena en cuadros más severos.
     
  • Pelaje:
    Varias razas presentan dos tipos de pelajes: pelo largo o principal, y un pelo mas corto o secundario, que funciona como sub-manto.
    El pelo tiene tres etapas de evolución: crecimiento, muerte y caída. Mientras una parte del pelaje muere, otra parte se desarrolla para evitar la aparición de áreas calvas. Para mantener las etapas de evolución, aconsejamos habituarlo al cepillado.

    El cepillado permite vigilar la eventual aparición de parásitos externos, remueve el pelo muerto dejando espacio para el pelo nuevo y saca el polvo. Es aconsejable utilizar un peine con dientes separados en caso de que tenga abundante pelaje, y un peine más pequeño si tiene pelo corto. En cualquier caso, cepíllelo siguiendo la dirección del crecimiento del pelo.
     
  • Uñas:
    Debido al roce de las patas con el suelo, se produce el desgaste natural de las uñas. Si esto no ocurre, debemos cortarlas cuidadosamente con el corta uñas adecuado para no lastimarlos.

    También, hay que mantener cortos los pelos que crecen excesivamente en las patas para controlar las heridas e irritaciones y evitar la acumulación de suciedad.
     
  • Alimentación:
    El Pet Food Institute aconseja el alimento balanceado como mejor opción para una dieta equilibrada en proteínas y vitaminas para cada etapa de la vida de nuestra mascota. La alimentación a base de estos productos favorece el buen crecimiento del pelaje, la buena digestión del animal y evita las enfermedades por mala alimentación.
     
  • Lugar de vivienda:
    Es necesario evaluar si el hábitat que le proporciona a su mascota es el adecuado en cuanto a espacio y comodidad, teniendo en cuenta su tamaño, sus hábitos reproductivos, alimenticios, de sueño, etc.

    También, le aconsejamos proveer de una “cucha” o lugar para dormir limpia y protegida de las altas temperaturas.
     
  • Vacunas:
    Consulte al veterinario por la aplicación de las vacunas correspondientes y recuerde desparasitarlos periódicamente.

El prurito de mi mascota
M.V. Pablo Manzuc

 

 

Mi perro se rasca !!!!
Me da algo para las pulgas ???


 


El prurito de nuestras mascotas es un mal común, molesto tanto para ella misma como para sus propietarios.

Puede ser desde una picazón suave y constante hasta enormes episodios de rascado, que llegan a producir grandes lesiones sobre la piel.

Si bien las pulgas son una de las causas de picazón, no son la única. Las infecciones (llamadas piodermias), la sarna (fundamentalmente aquella sarna llamada sarcóptica), las enfermedades alérgicas (especialmente la alergia a pólenes, polvos, hongos, pelos o incluso alimentos) y los irritantes de contacto (desinfectantes fuertes, ceras para el piso, etc.) son otras causas frecuentes de picazón.

Por ese motivo esta MAL atribuirle SIEMPRE la picazón de nuestras mascotas a las pulgas. Cuando aplicamos un producto pulguicida y la picazón continua, no pensemos tal producto no funciona o no sirve, ya que la mayoría de los pulguicidas que existentes en el mercado, son efectivos cuando se usan racionalmente.

Mejor pensemos "mi perro o mi gato se rascan, y no es por pulgas". Ante esta situación, debemos recurrir a nuestro veterinario de confianza, ya que solo él nos podrá guiar sobre los pasos a seguir para aliviar a nuestras mascotas.

La caída del pelo
M.V. José Arca


"10 Consejos de Oro" para terminar con la caída del pelo



La caída de los pelos en las mascotas es algo que molesta bastante a los dueños de perros y gatos ; y realmente no es tan fácil su tratamiento.

Son varias las causas que provocan ésta caída de pelo en perros y gatos; por lo que para tener éxito en su tratamiento serán más de una las medidas que debas tomar para solucionarlo además de tener un poco de paciencia.

Pero si pones en práctica los diez consejos que te daré; verás que es posible vivir sin pelos de perro o de gato volando todo el día por la casa..!!!

Aquí van los consejos para mejorar la caída de pelos en perros y gatos:


1º )
Mantenerlo libre de parásitos externos e internos desparasitándolo periódicamente con productos indicados para tal fin. Comprimidos orales para parásitos internos y pipetas para los externos.

2º ) Bañarlo solamente con shampoo o jabón para perros o gatos. Los productos de uso humano le causan gran irritación a la piel y aumentan la caída del pelo. Tampoco le pongas perfumes o desodorantes de los de uso humano.

3º ) Dale una correcta alimentación , mucha cantidad no significa " buena alimentación" , lo importante es la composición de su dieta. Te recomiendo solamente un buen alimento balanceado de calidad reconocida. El pelaje es lo primero que se nota si la alimentación no es correcta. Cuanto mejor sea la calidad de la alimentación mejor será el estado del pelaje de tu perro /gato.-

4º ) No lo bañes mas de 1 o 2 veces por mes , el exceso de baños le provoca inflamación e irritación y le disminuye las defensas naturales , salvo casos aislados donde sea necesario baños medicados más seguido. Ahora que viene el calor podes darle baños solamente con agua todas las veces que quieras.-

5º ) Cepillado en seco una vez por día , esto le disminuye la carga de parásitos y sustancias irritantes permitiendo una mejor higiene y ventilación de la piel.

6º ) Si tu perro es de pelo largo es conveniente que le hagas cortes de pelo una o dos veces al año ; esto ayuda en la higiene y salud de la piel y por lo tanto mantiene en buen estado su pelaje.

7º ) Si su dieta no es a base de alimento balanceado te recomiendo que lo suplementes con un producto para la piel y el pelo que contiene una fórmula de vitaminas y minerales específicos para fortalecer y mejorar su piel y pelaje. Muy bueno realmente , es de gran ayuda.

8º ) Mantenerle su lugar de dormir totalmente limpio y libre de parásitos y/o insectos , sacudí y revisa periódicamente las mantas que usa en su cama. Algunos géneros sintéticos pueden causar alergia a la piel de tu mascota.

9º ) No lo dejes que salga sólo a la calle , siempre llévalo con collar y correa y no le permitas que se zambulla en aguas de dudosa calidad como arroyos , lagunas , fuentes de plazas y aguas estancadas. Acá siempre está el riesgo de contraer serias infecciones de piel.

10º ) Si notas que se rasca demasiado , o la piel se ha puesto roja e irritada y con feo olor , o se le ha caído el pelo en algunas zonas del cuerpo ; es necesario un control veterinario , ya que algunas enfermedades de la piel pueden provocar pérdida de pelo y en éstos casos es importante determinar cuál es el problema y realizar el tratamiento correspondiente.


Otitis en perros
www.e-animales.com

 

Porque los perros tienen predisposición a tener otitis...

 

 

 

El conocimiento del porqué los perros tienen una predisposición tan grande a los problemas en los oídos es la mejor manera de conseguir su solución.

Mantener limpios los oídos de los perros es una simple acción que puede prevenir problemas mayores.


¿Por qué son tan vulnerables a las otitis?

La anatomía del conducto auditivo de los perros facilita el problema. Este conducto es más ancho en la zona externa y reduce su tamaño hacia el interior a medida que nos acercamos al tímpano. La presencia de un canal vertical y posteriormente de un canal horizontal dificulta la limpieza.

El oído es un lugar oscuro, cálido, húmedo y con poca ventilación. Además en muchos casos existe una producción excesiva de secreción (cera) secundaria a la irritación o inflamación presentes.


¿Por qué se producen otitis en caninos y felinos?

Las causas primarias de otitis son las alergias, los parásitos (ácaros), cuerpos extraños (espigas), exceso de pelo en el canal (muy frecuente en razas como los Caniche o los Schnauzer), malformaciones anatómicas o trastornos hormonales.

Posteriormente actúan otras causas que perpetúan las otitis. Actúan de esta manera las infecciones con bacterias o con levaduras (Mallasezias).

Las bacterias son habitantes normales de los oídos de los perros. Sin embargo en determinadas situaciones el oído se vuelve un lugar extraordinariamente ideal para su multiplicación y ese exceso produce la infección. Las bacterias más habituales son Staphilococus y Pseudomona auroginosa.

La mayoría de las causas actúan en el oído externo (que lo forman el pabellón auditivo, el canal vertical y el canal horizontal).


¿Qué les pasa a los perros con otitis?

Los signos que nos permiten detectar el problema son la insistencia en rascarse alrededor de las orejas, frotar los oídos por el suelo o contra los muebles y, por último, las sacudidas frenéticas de la cabeza.

Si la inflamación es más grave e invade el oído medio aparecen signos de alteración del equilibrio como el dar vueltas en círculo, el torcer la cabeza hacia el lado del oído afectado, la perdida del equilibrio o el movimiento anormal de los globos oculares (nistagmus).

En algunas razas (en el cocker es muy frecuente) después de tener una otitis se produce un engrosamiento y estrechamiento del canal.

En algunos animales debido al traumatismo continuado se produce un acumulo de sangre en el pabellón auricular. Esto recibe el nombre de otohematoma y es debido a la rotura de pequeños vasos.

Cuando se produce un otohematoma no debe hacer nada si su tamaño no es importante. Si su tamaño es grande la realización de cirugías simples con el perro anestesiado o sedado son suficientes para solucionarlo.


¿Cómo se diagnostican las otitis en caninos y felinos?

La mayoría de casos el diagnóstico de otitis se realiza mediante el siguiente abordaje clínico: valorar los signos clínicos - mirar el oído con un otoscopio - realizar una citología de las secreciones. En casos crónicos se pueden realizar otras pruebas complementarias como raspados, cultivos, biopsias o radiografías.


¿Cómo se tratan las otitis de los perros y gatos?

Siempre se debe tratar la otitis, si no se realiza vuelve a reaparecer el problema.

Los tratamientos son largos, normalmente de 21 a 30 días, y pueden ser tópicos (gotas dentro del oído) y/o orales dependiendo del caso.

El veterinario limpiar los oídos una o dos veces a la semana con gasas húmedas o con limpiadores óticos.

Es preferible no utilizar los "palitos de las orejas" porque muchas veces sólo impedimos la salida correcta de las secreciones.

A veces hay que sedar o anestesiar al perro para hacer limpiezas más complejas.

Las otitis crónicas con infecciones purulentas deben limpiarse correctamente y, además, hay que tratar la causa primaria.

Si no responden al tratamiento convencional, alguna vez hay que realizar ciertas intervenciones quirúrgicas, por ejemplo, abrir el conducto vertical (llamada técnica de Zepp) o la ablación (eliminación) de todo el conducto auditivo.

Con las quirúrgicas se busca la mejora de la calidad de vida del perro, muchas veces se obtiene la curación completa y, en otros casos, mejora la ventilación y la limpieza del oído.

Las técnicas más agresivas se utilizan en los casos que existe un estrechamiento del canal o incluso una calcificación del mismo.

Los antiinflamatorios orales en la otitis, pueden mejorar y facilitar el tratamiento junto con limpiezas locales.

La Pseudomona auroginosa es muy problemática porque es una bacteria muy resistente que produce otitis muy graves, recurrentes y con muy mal olor. Hay que ser muy agresivos en su tratamiento, muchas veces hay utilizar antibióticos orales o locales.

Otra otitis muy típica en cachorros es la producida por los ácaros del oído (Otodectes cynotis). Se contagia de forma rápida entre perros a través de la cera y de las secreciones del oído. Su tratamiento se realiza con gotas tópicas.

Las limpiezas de los oídos preparan el camino y aumentan la eficacia del tratamiento posterior, sea local o sistémico.

No hay que arrancar los pelos que crecen en el oído porque aún inflama más.

Antes de colocar las gotas óticas de tratamiento, primero se debe limpiar el oído para sacar el exceso de secreciones y después de poner las gotas hay que extender el producto mediante fricciones externas del canal auditivo.

Es muy importante poner poca cantidad de producto. No por mucha cantidad mejora la eficacia.

  • La limpieza del oído es muy importante.

  • Las infecciones con gran producción de secreción son frecuentes.

  • Los perros con orejas caídas necesitan más cuidados.

Torsion gastrica en caninos
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)

 

 

Dilatación gástrica - vólvulo (DGV)

 


La dilatación gástrica - vólvulo (DGV), también llamada por el nombre de bloat (hinchamiento) o torsión gástrica, es una condición canina que puede suponer una amenaza para la vida del animal y que está asociada con una distensión aguda del estómago y la posibilidad de torsión por el eje del mismo. Los procesos clínicos resultantes se encuentran entre los más complejos y difíciles a los que se tiene que enfrentar el veterinario.

Desafortunadamente la causa de la dilatación gástrica no se ha podido todavía determinar de forma concluyente, a pesar de las excelentes investigaciones que se han realizado recientemente en la materia.

Los perros susceptibles de padecer la dilatación gástrica sufren una movilidad excesiva del estómago debido a la fijación débil de los ligamentos. Los perros con una fijación de ligamentos normal pueden presentar un cuadro de hinchamiento, que no obstante no progresará hasta una DGV.

La dilatación gástrica aguda se produce por una acumulación de gases en el estómago que el perro no puede expulsar.

No está del todo claro si la dilatación gástrica ocurre antes de la torsión o al contrario. En cualquiera de los dos casos, el perro no puede descargar el contenido del estómago debido a que éste se encuentra retorcido a ambos extremos. De esta forma, la presión en este órgano aumenta, provocando cambios que ponen en riesgo la vida del animal y que afectan asimismo a otros órganos. Si esta situación no se corrige con rapidez el perro entrará en un estado de shock y morirá.

La dilatación gástrica se presenta con mayor frecuencia en razas grandes de pecho profundo, tales como el Dogo Alemán, San Bernardo, Borzoi, Ovejero Alemán y Setter Irlandés, aunque también se ha observado en el Basset Hound, Teckel y Pequinés.

El perro suele llegar al veterinario con dolores abdominales, hinchamiento y salivación excesiva, mostrándose nervioso y con ganas de vomitar. ¡Es preciso actuar de inmediato!.

El veterinario aliviará la presión estomacal y estabilizará al paciente mediante el tratamiento del shock.

También podrá decidirse en esos momentos por un procedimiento quirúrgico para corregir la dilatación gástrica canina .-

Desgraciadamente, muchos perros mueren a pesar de la pronta intervención del veterinario.

La dilatación gástrica canina una situación que es preferible prevenir antes que curar.

A lo largo de los años ha habido numerosas sugerencias sobre las posibles causas de la DGV.


Posibles causas de dilatación gástrica canina:

  • Predisposición genética.

  • Predisposición anatómica.

  • Ingestión excesiva de alimentos.

  • Ingestión excesiva de agua.

  • Ejercicio antes o después de comer.

  • Niveles elevados de hormonas en el estómago.

Es difícil determinar si la genética desempeña o no un papel en el desarrollo de esta enfermedad. Cierto es que se ha observado una mayor incidencia de la DGV en algunas líneas que en otras, dentro de una misma raza, pero no es menos cierto que estos perros suelen pertenecer a un mismo propietario o viven en condiciones similares, con lo que es difícil separar los aspectos genéticos de los medioambientales.

Igualmente difícil de determinar es la importancia de la ingestión excesiva de alimentos o agua. Es fácil imaginar que si el perro come excesivamente, creará esfuerzos sobre cualquier ligamento debilitado; no obstante, ningún intento de provocar la DGV en perros normales por la ingestión excesiva de alimentos o agua ha dado hasta ahora resultado. Claro está que los perros normales no presentan ligamentos debilitados.

Al no encontrar ninguna conexión dietética relacionada con los hábitos alimenticios, los investigadores han centrado su atención en la posibilidad de problemas internos en estos perros, por ejemplo, contracciones débiles de los músculos del estómago o hiperactividad hormonal.


Recomendaciones en la dilatación gástrica canina:

En el caso de razas grandes, la ración diaria de comida se debe dividir en dos o tres veces, con el fin de reducir el volumen ingerido en cada ocasión.

Los propietarios de razas proclives deben estar al tanto de los primeros indicios de DGV y consultar inmediatamente con su veterinario en caso de sospechar la presencia de la enfermedad.

El perro debe disponer de agua en todo momento, pero ésta deberá limitársele después de las comidas en los casos de perros con tendencia a consumir líquido en exceso.

Se limitará el ejercicio del perro una hora antes y dos horas después de las comidas.

Los perros proclives se deberán alimentar por separado y en un ambiente tranquilo, al objeto de evitar que traguen excesivo aire con la comida.

Mientras no se conozcan las causas exactas de la DGV y se puedan identificar los perros susceptibles de padecer este problema, la mejor forma de reducir el riesgo será el correcto manejo de la alimentación. No se trata de un método 100% efectivo, pero sí puede reducir el número de perros afectados por una enfermedad seria que podría incluso causar su muerte.

Hernia umbilical canina
S.E.C. (servicio de educacion para el consumidor)

En la hernia umbilical una parte del intestino o del epiplón intenta salir a través de la pared abdominal sin ruptura de la piel, puede ser atribuida a una falla en el momento de cerrarse el anillo umbilical. Esta condición se encuentra en varias especies de mamíferos y los perros no están libres de ello.

En los casos reportados en varias especies por hospitales veterinarios, Hayes (1974) vio 283 casos en perros de cuarenta y cinco razas diferentes. Su estudio indicó que había mayor riesgo de hernia umbilical en las razas: Airedale Terrier, Basenji, Pekinés, Pointer y Weimaraner. Sin embargo debe recordarse que estos cálculos se basaron en una cantidad de perros de hospital y que, mientras esos record pueden dar paso a números mayores, vale preguntarse si las razas indicadas serían las correctas.

La hernia umbilical en cocker spaniels fue estudiada por Phillip and Felton (1939). La misma solía aparecer dentro de las cinco semanas de vida de los cachorros, generalmente era pequeña y algunas veces desaparecía enseguida del destete.

Las investigaciones experimentales para demostrar una base genética en la hernia umbilical en los perros no son necesarias. Hay mucha evidencia devenida de estudios con ganado y ratas que prueban que la misma es hereditaria en esas especies. Y es muy posible que pase lo mismo en otros mamíferos. Moore y Schaible (1936) hicieron un estudio de hernia con ratas. Comenzaron con una selección que indicaba una incidencia de un 2.7% al inicio y llegaron a tener un 71,2%. Más aún, terminaron con hernias mucho más grandes que las que tenían al inicio de la investigación.

No críe con animales que tengan hernia umbilical o con uno que haya pasado por una cirugía "correctora".

La enfermedad renal en las mascotas


 

 

Enfermedad de los riñones en perros y gatos
 




La enfermedad renal en las mascotas es muy importante, tanto así que es la segunda causa de muertes no accidentales en perros después del cáncer, y la primera causa de muertes no accidentales en gatos.

Una vez que una mascota sufre de una enfermedad renal la condición del animal empeora con el tiempo.

El evitar el exceso de fósforo en la dieta de un animal disminuirá dramáticamente la progresión de la enfermedad renal en los animales.

Debido a que muchos de los animales mantenidos como mascotas parecen estar sanos a pesar de padecer una enfermedad renal, nosotros recomendamos que en todas las mascotas adultas se evite rutinariamente el exceso de fósforo en la dieta. Esto puede lograrse si se cumple con ofrecer los mínimos recomendados de fósforo dietético.

Revise siempre los niveles de fósforo que contiene la dieta de su mascota. Algunos alimentos comerciales para mascotas contienen hasta tres veces la cantidad correcta.


Mas información sobre enfermedad renal en perros y gatos


Los riñones son dos de los más importantes órganos del cuerpo, dentro de sus funciones se encuentran la remoción del exceso de minerales y proteínas, así como de substancias tóxicas, la reabsorción de nutrientes necesarios, el reciclado del agua y el control del equilibrio acido - basico corporal. Cuando las mascotas padecen de enfermedad renal, ellos eventualmente pierden su habilidad para remover productos de desecho así como el exceso de nutrieres del torrente sanguíneo, lo que en ultima instancia causara la muerte de la mascota. Las investigaciones demostraron que el exceso de fósforo en la dieta puede acelerar la progresión de la enfermedad renal.


¿Cuál es la conexión entre la enfermedad renal y el exceso de fósforo en las comidas comerciales para mascotas?

Las causas de enfermedad renal en las mascotas son difíciles de evitar; entre otras deben incluirse la edad, las infecciones bacterianas, la hipertensión, las toxinas (anticongelantes y algunas drogas), o bien en algunos casos problemas hereditarios. Por tanto podemos decir que la prevención de la enfermedad renal es muy difícil, sin embargo la reducción en su avance si puede ser controlada.

Las investigaciones en perros y gatos con enfermedad renal avanzada han demostrado que la disminución de los niveles de fósforo en la dieta, es directamente proporcional a la reducción del avance, e inversamente proporcional a la severidad de la enfermedad renal observada en los animales de compañía, lográndose con esta reducción una mejoría en los tiempos de supervivencia de las mascotas. El estudio se realizo usando perros y alimentándolos con dietas idénticas excepto en sus niveles de fósforo.

Las dietas reducidas en fósforo son importantes en los estadios iniciales de la enfermedad renal en los cuales su diagnostico acertado es muy difícil.

Los profesionales de la salud humana aplican los mismos razonamientos cuando se trata de limitar el consumo de colesterol, grasas y sodio. Y debido a que es casi imposible al predecir acertadamente quien de nosotros esta predispuesto a sufrir enfermedad coronaria o hipertensión, los expertos recomiendan que todos los adultos consuman menos colesterol, grasa y sodio como parte de su plan nutricional.

Algunas veces lo que no esta en la bolsa es lo que cuenta.-


¿Cómo pueden los dueños de las mascotas escoger un alimento que contenga niveles reducidos de fósforo?

Esto bien puede ser por indicación veterinaria o por que se han comunicado con el departamento de informacion al cliente de la comida comercial para mascotas que Uds. compran y que debe tener niveles adecuados pero no excesivos de fósforo.-


Las enfermedades bacterianas y virales en perros y gatos
M.V.Z Myriam Beatriz Saucedo Gallotan


 

Desparasitar y vacunar tus mascotas
 



 

¿Por qué debes desparasitar y vacunar a tu mascota?

Existen muchas enfermedades causadas por bacterias y virus que se encuentran en lugares públicos, como parques, la calle, plazas etc.

Debido a que hay muchos perros callejeros y éstos pueden estar enfermos o eliminando bacterias o virus tu mascota queda expuesta a estas enfermedades de manera constante. Los cachorros nacen con un determinado número de anticuerpos maternos que al paso del tiempo van menguando su efecto, es por eso que es necesario vacunarlos al cumplir mes y medio y seguir su calendario de vacunación, según lo crea conveniente el médico veterinario; de esta manera ayudarás a tu mascota a tener anticuerpos más duraderos. Claro que esto no quiere decir que los anticuerpos le van a durar toda su vida. Por eso es necesario revacunarlo cada año durante toda su vida


¿Contra que enfermedades debes vacunar a tu mascota?

Los cachorros caninos deben ser vacunados a partir del mes y medio contra: parvovirus, moquillo, coronavirus, hepatitis, y parainfluenza. Y contra leptospirosis a partir de los 3 meses y medio. Los perros adultos deben revacunarse cada año con una vacuna múltiple que contiene estas enfermedades.

Los cachorros felinos deben ser vacunados a partir de los 2 meses contra panleucopenia, calicivirus, rinotraqueitis, y leucemia viral felina, sólo que con esta última es necesario realizar un examen para darnos cuenta si ya está enfermo de leucemia, debido a que si ya la tuviera la vacunación lejos de ayudar agrava el cuadro de la enfermedad.

Al igual que con los perros adultos los gatos adultos deben revacunarse cada año contra las enfermedades felinas antes mencionadas. La vacuna contra la enfermedad de la rabia puede ser aplicada a partir de los 3 meses tanto en perros como en gatos.


No olvides que ….

Tener una mascota es como tener un hermanito menor o un hijo y debemos quererlo, cuidarlo y responsabilizarnos de él, ya que nos necesita en todo momento porque depende de nosotros en todos los aspectos. Así mismo nuestra mascota nos recompensará brindándonos toda su amistad y cariño incondicional.


Enfermedades parasitarias en perros y gatos

Existen un sinnúmero de enfermedades parasitarias que pueden afectar a tu mascota a cualquier edad, y debido a que los parásitos y sus huevos también los podemos encontrar en cualquier parte es recomendable desparasitar a los cachorros desde el mes de edad.

Debido a que no hay vacunas contra los parásitos, es necesario desparasitar a tu mascota cada 4 a 6 meses, según criterio del médico, de esa manera previenes que tu mascota pueda enfermar por alguna parasitosis. Es importante que vayas con un veterinario cuando desparasites a tu mascota, ya que existen muchos tipos de parásitos como los macroscópicos: gusanos planos y redondos, los microscópicos como las coccidios,, giardias etc. De tal manera que no todos los antiparasitarios actúan contra todos los tipos de parásitos. Así, el médico veterinario te dirá qué tipo de antiparasitario va a requerir tu mascota.

Autora: M.V.Z Myriam Beatriz Saucedo Gallotan

Las vacunas animales
Silvia Mundo – Área de Inmunología

 

 
 
Cuando y por que las vacunas de perros y gatos





 

La vacunación de los perros y gatos debe considerarse una práctica de prevención terapéutica, por lo tanto debe estar en manos del profesional veterinario quien debe evaluar las condiciones fisiológicas del animal, su hábitat, la posibilidad de contacto con otros animales (epidemiología de las enfermedades) y su historia inmune para adaptar estos planes a las necesidades del paciente.

En otros países del mundo, las vacunas de perros y gatos se clasifican en esenciales (core) y opcionales (non-core) a partir de un análisis multifactorial que incluye la gravedad de la enfermedad, la transmisibilidad y la potencialidad de ser zoonótica. En nuestro país (Argentina) esto aún no está definido, pero debieran utilizarse criterios similares incluyendo nuestras propias características.

Los criterios profesionales deben fundarse en los conocimientos sobre la respuesta inmune y la variedad de inmunógenos producidos en laboratorio. No hay que olvidar que la vaccinología se desarrolló utilizando métodos empíricos. En los últimos años, con los avances del conocimiento sobre el funcionamiento del sistema inmune y sobre la biología de los patógenos, así como la implementación de técnicas de biología molecular, los avances o propuestas se realizan con fundamentos teóricos, pero en cierto sentido, el conocimiento no llega a ser completo y las propuestas hay que confirmarlas a campo.


La edad del perro o gato a vacunar

La edad de la vacunación de los cachorros esta íntimamente ligada al estado inmunitario de sus madres. La importancia de la transferencia de inmunidad pasiva a través de la placenta (que se produce en baja proporción en perros y gatos) y especialmente a través de la absorción del calostro durante las primeras horas de vida es fundamental para la sobrevida de la cría. El neonato no es un inmunodeficiente, sino que diversos factores afectan su respuesta inmune activa. Si la respuesta se produce, no hay que olvidar que tiene las características de una respuesta inmune primaria y está influenciada por las hormonas maternas involucradas en el parto y la falta de madurez de su sistema de regulación térmica.

El recién nacido posee un ingreso directo a su circulación sistémica por ombligo de los patógenos ambientales, estos pueden ingresar sin demasiadas barreras protectoras, por lo tanto es un individuo expuesto.

La inmunidad pasiva en los cachorros protege con altos niveles de anticuerpos a este individuo, pero retarda por regulación negativa el inicio de una respuesta inmune normal del cachorro.

La vida media de estos anticuerpos y el grado de absorción de calostro, influyen directamente en la duración de este período de protección pasiva en el cual, si vacunamos, podemos generar poca respuesta inmune y quizás consumir parte de estos anticuerpos protectores.

Una de las estrategias que se ha propuesto para superar la posible interferencia de los anticuerpos maternos en los cachorros es la utilización de vacunas contra parvovirus atenuadas con alto titulo viral y de bajos pasajes de atenuación. El objetivo es que la dosis vacunal supere la neutralización de los anticuerpos maternos y el virus pueda replicar en el organismo e inducir una buena respuesta inmune.

En general la vacunación de los cachorros se recomienda a partir de los 45 días o 6 semanas, momento en el cual generalmente esta interferencia generada por los anticuerpos de origen materno empieza a decaer. Sin embargo para asegurar que la respuesta a la vacunación sea efectiva ésta debe repetirse a las 12 semanas de vida.


Intervalo entre vacunas de perros y gatos

La respuesta inmune es activada en el momento de ingreso del antígeno al organismo. La respuesta según sea primaria o secundaria posee un período de inducción de diferente extensión en el tiempo, período donde se ponen en marcha los mecanismos humorales y celulares que permiten montar una respuesta protectiva.

Simultáneamente con este estímulo de activación se estimulan también los mecanismos reguladores de la respuesta que dirige su cinética. Los mediadores celulares de esta respuesta de estímulo y posterior regulación son las citoquinas originando un período de respuesta activa y un período regulatorio en donde predominan las citoquinas supresoras.

Estos mediadores son antígeno inespecíficos, esto significa que pueden actuar regulando la respuesta de todas las células estimuladas durante este período sin discriminar el antígeno que las estimuló. Por lo tanto si vacunamos en este período de regulación negativa estamos afectando la generación de la respuesta frente a este segundo inmunógeno.

Esta cinética de respuesta debe ser tomada en cuenta al programar un plan de vacunación, considerando que en general 3 semanas es un período prudente para que la respuesta a la primera vacuna no interfiera con la respuesta a la segunda vacuna.

Relacionado con este tópico, la posibilidad de utilizar vacunas combinadas permite un estímulo simultáneo del sistema inmune frente a diferentes antígenos, posibilitando la protección con menor número de intervenciones del profesional. Esta combinación de antígenos debe ser probada para confirmar que no exista interferencia entre las respuestas.

La interacción entre inmunógenos, inoculados simultáneamente (vacunas combinadas), mediada por las citoquinas puede ser beneficiosa obteniéndose una respuesta de mejor calidad comparada con las vacunas monovalentes.

Podríamos considerar que algunos de los componentes actúa como adyuvante de la respuesta, esto en general se cumple cuando las combinaciones se realizan entre vacunas virales y bacterianas, donde las paredes de las bacterias actúan con efecto de tipo inflamatorio y estimulante de la respuesta inmune.


Tipos de vacuna en perros y gatos

Con respecto al tipo de vacunas, las que son capaces de ingresar a través de las mucosas son de elección cuando están disponibles en el mercado. La ventaja de este tipo de vacunación es lograr una defensa local y sistémica al ingreso del patógeno. La respuesta inmune en mucosas tiene una dinámica propia con la formación de IgA. Este isotipo de Ig tiene la característica de ser la que se produce en mayor proporción en el individuo diariamente y tapiza una superficie muy extensa. Además tiene un efecto de neutralización sobre el patógeno excluyéndolo del tejido sin provocar inflamación.

En los últimos años se ha avanzado sobre el conocimiento de este tipo de inmunidad local y se han desarrollado vacunas intranasales para infecciones respiratorias como Bordetella bronchiséptica y el virus de la parainfluenza canina. A pesar de las ventajas en el tipo de inmunidad ya enunciadas la incorporación de este tipo de administración en la clínica diaria no ha sido masiva hasta el presente.

Tanto las vacunas inactivadas como las atenuadas, en general, son administradas por vía subcutánea. La vía intramuscular aparentemente da mejores resultados, pero no hay trabajos científicos que confirmen esta práctica.


Frecuencia entre las vacunaciones de perros y gatos

Una vez obtenido un buen nivel de inmunidad con las vacunaciones durante el primer año de vida (considerando primera, segunda y tercer dosis) se recomienda la revacunación con una dosis anual.

Si pudiéramos evaluar los niveles de protección individual, en la mayoría de los casos la revacunación cada 3 años sería suficiente para mantener un grado de protección adecuado. Este replanteo de los lapsos esta basado en los problemas que surgen con la revacunación utilizando vacunas inactivadas formuladas con adyuvantes. Estas sustancias estimulan la respuesta inmune causando irritación en el sitio de ingreso del inmunógeno y ocasionando, en determinados individuos, hipersensibilidades y anemias hemolíticas. La predisposición al desarrollo de estas lesiones está directamente relacionada con la raza y el número de exposiciones, por lo tanto se comenzó a cuestionar la verdadera necesidad de la revacunación anual.

Con respecto a la fisiología del sistema inmune, no debemos olvidar que en la etapa de vejez del animal el sistema de defensa comienza un período de decadencia, que hace que debamos reforzar la inmunización de los gerontes para mantenerlos protegidos frente a este aumento de sensibilidad a las infecciones.

Por lo tanto, a pesar de recomendar vacunaciones de refuerzo a intervalos prolongados durante la madurez del animal, no debemos olvidarnos de vacunar a los animales de más de 10 años.


Riesgos y complicaciones en las vacunas de perros y gatos

El uso de adyuvantes en la vacunación de gatos contra leucemia felina esta íntimamente relacionado con la aparición de fibrosarcoma felino. Por lo tanto, si el felino no está expuesto a la enfermedad y es un animal que tiene hábitos caseros se sugiere no vacunar. En caso que por exposición sea indicada la vacunación se aconseja practicarla en el rabo, ya que en caso de desarrollo de fibrosarcoma, su amputación no comprometería la supervivencia del animal.

De todas maneras, al conocer este riesgo el veterinario debe advertir al dueño del animal la posible complicación de esta vacuna.

En el caso de la vacunación contra coronavirus canino a pesar de tener una presentación conjunta con la de parvovirus, su utilización se considera innecesaria dado que la infección presenta síntomas suaves, auto-limitantes y afecta generalmente a cachorros menores de 8 semanas, periodo durante el cual la vacunación no llega a niveles de protección considerables.


Perspectivas

Las perspectivas futuras de las vacunas se orientan hacia la utilización de recursos de nueva tecnología (recombinantes, subunidades, ADN desnudo), apuntando a resolver algunos problemas como reacciones adversas, respuesta inmune celular efectiva y diferenciación entre vacunados e infectados.

Abdomen agudo
M.V. Victoria Belligotti

Médico o Quirúrgico




El abdomen agudo en perros se caracteriza por comienzo agudo de sintomatología correspondiente a la cavidad abdominal. Este se puede presentar debido a patologías de comienzo rápido o agudización de enfermedades crónicas de cualquiera de los órganos abdominales.

En general el abdomen agudo en perros es un cuadro que requiere rápido diagnóstico y la instauración inmediata de un tratamiento. En algunas oportunidades los animales pueden llegar a la consulta en estado de shock o comatosos, de allí que entonces lo primero que se debe hacer, una vez que el paciente ingresó a la clínica con este cuadro, es instaurar una terapéutica anti - shock. Y comenzar con la pesquisa diagnóstica.


Las causas de abdomen agudo en perros pueden ser:

La sintomatología del abdomen agudo es inespecífica, con algún síntoma que puede indicar el órgano afectado.

Síntomas generales: dolor abdominal ( que algunos animales pueden no manifestarlo), distensión abdominal , vómitos, diarrea, anorexia, debilidad, shock . Los animales con dolor abdominal pueden pararse con el lomo arqueado o en posición de rezo.

Síntomas específicos: según sea el órgano afectado.


Para el diagnóstico del abdomen agudo en perros será muy importante la valoración de los síntomas por parte del clínico.

Se debe realizar un examen clínico detallado, un paso muy importante es la palpación abdominal , que debe ser efectuada en forma sistemática, dividiendo al abdomen en cuadrantes y valorando cada órgano contenido en él.

En algunos casos con un adecuado examen clínico se podrá arribar al diagnóstico definitivo, pero en otros no y es en estos casos se debe recurrir a los métodos complementarios, como análisis de laboratorio, radiografías, ecografía, etc. Llegar al diagnóstico en estos casos puede tener un alto costo, por eso es importante efectuar un correcto examen clínico, ya que con este se debe construir una lista de las patologías diferenciales más importantes que puede padecer el paciente; para así seleccionar los estudios a realizar.

Una técnica en casos de abdomen agudo en perros que rinde altos beneficios es la punción y el lavado. Una vez llevados a cabo estos procedimientos, se pueden obtener muestras para realizar diferentes estudios. Son dos métodos de realización bastante sencilla ( el lavado es algo más engorroso , ya que requiere sedación), no son de alto costo y aportan datos de importancia tanto para el diagnóstico como para evaluar la evolución de la terapéutica. El propietario de la mascota debe consentir este procedimiento, que si bien le generará un gasto económico extra y tiene mínima posibilidad de complicaciones, le aportará datos muy importantes al Médico Veterinario para organizar el plan terapéutico.-


Plan terapéutico del abdomen agudo en perros:

Lo primero que se debe tratar es el estado de shock. Este tratamiento debe comenzar lo antes posible. Una vez que se instauró, se debe comenzar con la pesquisa diagnóstica. En un animal choqueado no vale la pena perder minutos u horas tratando de llegar al diagnóstico, sin implementar el tratamiento antishock. Lo correcto es compensar – ecografía - radiografía – tratamiento ( médico o quirúrgico según sea la causa de la hemorragia. Otro ejemplo un animal con torsión estomacal, en estos casos el animal se presenta generalmente muy choqueado , se debe compensar rápidamente, llegar al diagnóstico e implementar lo antes posible la cirugía, si es necesario.-

El segundo punto es programar e instituir un tratamiento con antibióticos . El abdomen agudo puede ser debido a infección de algún órgano o por el mismo estado de choque estos animales son proclives a las septicemias.

El tercer punto es el tratamiento específico de la patología causante del abdomen agudo.


El tratamiento del abdomen agudo en perros puede ser: Médico o Quirúrgico

Los pacientes con abdomen agudo se clasifican en tres categorías:

  • Pacientes no quirúrgicos: solo requieren tratamiento médico. Ej.: pancreatitis, hepatitis, etc.

  • Pacientes quirúrgicos urgentes: requieren cirugía dentro de las primeras 12 horas. Hay tiempo para estabilizarlos. Ej.: obstrucción intestinal o urinaria.-

  • Pacientes quirúrgicos riesgosos: requieren cirugía inmediata , la estabilización es durante el acto quirúrgico.

La diferencia entre categorías a veces no es clara, por eso resulta de importancia todos los procedimientos minuciosos que haya llevado adelante el clínico para establecer como actuar.

Ante un caso quirúrgico hay un aspecto de suma importancia a valorar, es el riesgo anestésico.


Consideraciones de anestésica en el abdomen agudo en perros:

Antes de someter al paciente a cirugía se deben estabilizar los parámetros cardiovasculares. Después se debe elegir un protocolo anestésico, que no será igual para todos los pacientes. En la elección influirá el estado general del paciente, el examen clínico, los resultados de laboratorio y la patología que padece para poder optar por la anestesia que mejor se adapte . Por ejemplo: si tengo un animal con hipotensión, se usarán previo y durante la cirugía las drogas menos hipotensoras. Si el paciente sufre de enfermedad hepática o renal, no se deben usar anestésicos que se metabolicen en esos órganos, lo ideal en estas situaciones es utilizar anestésicos inhalatorios.

Hay ciertos casos de abdomen agudo, que aun con un correcto examen clínico y realizados los métodos complementarios correspondientes no permiten llegar al diagnóstico. Aquí suele ser necesario recurrir a la laparotomía (abordaje de abdomen) exploratoria . Que servirá tanto para abordar el diagnóstico , como en algunas situaciones realizar el tratamiento. Por ejemplo un pequeño absceso pancreático, de difícil diagnóstico , con la laparotomía se diagnostica y en el mismo acto se puede extirpar.

Obesidad canina
Fuente: Hill´s Pet Nutrition

 

 

La obesidad
un problema moderno

 

 

 

Cerca del 50% de las mascotas sufre sobrepeso, según una encuesta de Hill´s Pet Nutrition.

Para evitar problemas de obesidad, los veterinarios recomiendan una dieta controlada y algo de ejercicio.

La mala alimentación y el sedentarismo no sólo perjudican a las personas, sino también a los animales de compañía. Y es que, según un estudio de la empresa de alimentación de mascotas Hill´s Pet Nutrition, cerca del 50% de los animales de compañía - perros y gatos, principalmente - tiene sobrepeso, una enfermedad de la que aún no hay mucha concienciación en España. Los especialistas recuerdan que se considera obeso al animal que pesa más del 15% de su peso ideal.

Artritis, problemas respiratorios, cardiovasculares y óseos, además de reacciones cutáneas e incluso diabetes, son las principales complicaciones que las mascotas obesas tienen más riesgo de padecer. Para evitar estas patologías, la solución pasa, al igual que en las personas, por una dieta controlada por el veterinario junto a un poco de ejercicio físico.

No es necesario ser un experto para ver si su animal está gordo. Basta con pasar la mano por las costillas. Si éstas se ven a simple vista es que está muy delgado. Si al palparlas se le notan sin mucha dificultad, la mascota está en su peso. Pero si al tocarlo se nota una cierta capa de grasa hasta llegar a las costillas, el animal pesa más de la cuenta.


Plan controlado para la obesidad canina

Una vez dispuestos a poner a su mascota a régimen, el programa de pérdida de peso se basa, principalmente, en aplicar dietas comerciales específicas, que deben ser prescritas por los expertos. No sirve solamente con reducirle la comida, ya que es necesario que el animal siga un plan de adelgazamiento controlado por el veterinario.

No sirven en estos casos los productos "light", que ya suponen en torno al 10% de la producción de piensos animales. "Estos son más bien alimentos de mantenimiento para cuando el animal ha perdido peso o bien para controlarlo y para las razas más propensas a engordar", explica la veterinaria Juana López. Las comidas caseras tampoco son una buena opción. Son menos equilibradas que los piensos comerciales y fomentan, por tanto, que las mascotas que las ingieren puedan padecer obesidad.

Precisamente, una de las reglas básicas para evitar el sobrepeso en los animales de compañía es quitarles los "premios". "Una galletita equivale a una hamburguesa en un perro, lo que supone un aporte muy importante de calorías. Además, una patata frita contiene la sal que debe tomar el animal en una semana", detalla la veterinaria Mónica Navarro.

Sin embargo, aún viendo que el animal está gordo, muchos dueños no ven necesario ponerlos a adelgazar pese a los riesgos que esto supone. El 76% de los propietarios consideran que sus animales de compañía no tienen sobrepeso, pese a que el 67% de los dueños de gatos y perros sí admiten tener ellos mismos algunos kilos de más, según revela el estudio de Hill´s Pet Nutrition.


Igual que las personas

Las causas de la obesidad en las mascotas están claras: el sedentarismo y el exceso de comida. Por eso, el primer paso, además de pesar al animal y calcular su peso ideal, es estudiar sus hábitos y los del dueño para conocer de dónde viene el sobrepeso.

Los especialistas insisten en que el animal sólo debe comer una o dos veces al día. "Las mascotas tienen una digestión muy lenta, que va entre las 10 y las 18 horas según la raza y el peso", destaca Juana López. Las razas de perros más propensas a la obesidad son el Cocker Spaniel, el labrador y los Dachshunds. Asimismo, las hembras tienden más a engordar, junto con los animales castrados.

Con la alimentación, el ejercicio físico es el segundo paso para conseguir mantener una mascota sana. Según el estudio, sólo un 30% de los dueños entrena a sus perros suficientemente, por lo que modificar este hábito es fundamental. Pero con moderación, sin cambios bruscos. Así, es bueno que uno de los paseos que se da a los perros para hacer sus necesidades sea más largo de lo habitual. En los gatos la cosa se complica al no salir a la calle, aunque siempre se puede optar por realizar simples ejercicios en casa.

Enfermedades oncológicas
M.V. Monica Rao

 Tumor de Mamas

 Tumor de Testículos
     Linfoma
     Cáncer de Vejiga

    Cáncer Óseo
    Cáncer en la Cavidad Bucal

Tumor de Mama en mascotas

Estudios epidemiológicos han demostrado que el tumor de mayor incidencia en hembras caninas, es el tumor de mamas. Si bien suelen observarse con mayor frecuencia en las mamas inguinales (posteriores), el examen clínico debe incluir la palpación de todos los pares de glándulas mamarias, pezones y ganglios regionales. Análisis de la secreción mamaria, en el caso que existiera. La frecuencia indicada del examen clínico es cada seis meses, en el período previo a entrar en celo ( entre 1 y dos meses). Los tumores de mama suelen observarse en todas las razas, sin excepción, tanto puras como en cruzas, animales jóvenes como adultas y gerontes, castradas y enteras. Epidemiológicamente lo que varía es la frecuencia (número de casos) en cada grupo mencionado. En función de lo mencionado podemos afirmar que los tumores de mamas se observan con mayor incidencia, en hembras enteras adultas tanto caninas como felinas.


Tumor de Testículo en mascotas


En los machos caninos los tumores de testículo (seminomas, de Sértoli y el de células intersticiales) suele observarse con relativa frecuencia en animales adultos. Es por lo tanto aconsejable que el examen clínico de rutina incluya la observación, palpación de ambos testículos para detectar cambio de tamaño, consistencia, sensibilidad e incluso la ausencia de uno o ambos testículos. Cuando el testículo no está presente en la bolsa escrotal, se habla de un animal criptorquídeo. Estos pacientes corren un alto riesgo puesto que el testículo retenido en cavidad abdominal tiene un porcentaje muy elevado de desarrollar cáncer. La detección precoz de la ausencia del testículo, su localización y su posterior extracción evitan la aparición del tumor.


Linfoma en en mascotas


Es el cáncer del sistema inmune de alta incidencia tanto en caninos como en felinos. En el examen clínico de los caninos (tanto hembras como machos de cualquier edad) suele detectarse agrandamiento de uno o varios ganglios linfáticos de hasta diez veces el tamaño normal, fríos e indoloros al tacto. El paciente suele encontrarse en un principio en buen estado general, sin otro síntoma. En los gatos el linfoma suele afectar el aparato digestivo manifestando decaimiento, deterioro general y una serie de síntomas inespecíficos.


Cáncer de Vejiga en mascotas


Un tumor de relativa incidencia en caninos y de difícil diagnóstico en un examen clínico de rutina por presentar el paciente los mismos síntomas que una infección de vejiga (cistitis). Esto motiva que se diagnostique cistitis en primera instancia, que al no responder a los antibióticos se investiga la presencia de cáncer. Para el mismo hace falta un estudio de sedimento urinario (orina centrifugada y eliminado el sobrenadante) en donde pueden observarse bajo microscopio células tumorales. Este tumor está aparentemente muy relacionado con el uso de productos pulguicidas sistémicos (gotitas, pipetas), más por sus excipientes que por sus principios activos. Se sabe que los bencenos, toluenos, xilenos y derivados del petróleo son sustancias cancerígenas.


Cáncer Óseo (Huesos) en mascotas


En caninos de razas grandes (Ovejeros, Viejo Pastor Inglés) y gigantes (Gran Danés) suele observarse cáncer en los huesos largos (extremidades) que se manifiestan con claudicación (renguera o manquera). Dentro de los tipos tumorales óseos el más frecuente es el osteosarcoma, un tumor muy agresivo, de crecimiento rápido y que al momento del diagnóstico generalmente ha realizado metástasis (colonización de células tumorales en otros órganos), como el pulmón.


Cáncer en la Cavidad Bucal en mascotas


Los tumores en cavidad bucal suelen ser frecuentes en animales adultos y gerontes Suelen manifestarse con halitosis (mal aliento) y ptialismo (salivación excesiva). El examen clínico de rutina debe incluir la boca y sus anexos (glándulas salivales). Los tumores que se observan en la cavidad oral son de tipo histológico y evolución variada. Al igual que todos los tumores el diagnóstico definitivo se realiza por histopatología (biopsia).


Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a:

M.V. Mónica Rao - Directora de
www.oncologiaveterinaria.com


Oncologia Veterinaria - Preguntas frecuentes
M.V. Monica Rao

 



¿Qué es la Oncología?

La oncología es la ciencia que estudia los tumores, tipo, evolución, tratamientos.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un crecimiento incontrolado de células. Este crecimiento es anormal y no responde a los controles naturales de organismos. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Estos pueden estar localizados o pueden invadir tejidos adyacentes; también pueden diseminarse a todo el cuerpo (hablamos en estos casos de enfermedad sistémica)

¿Es lo mismo cáncer que tumor?

No. no es lo mismo cáncer que tumor. El tumor es toda hinchazón, deformación. Un tumor puede ser benigno o maligno (cáncer)

¿Cuál es la causa el cáncer?

En general no se sabe cual es la causa. Se han encontrado algunas relaciones entre factores físicos, químicos, biológicos (virus) con la aparición de ciertos cánceres.

¿Cómo se diagnostica?

Se puede sospechar la presencia de tumores mediante un examen clínico de rutina, un análisis de sangre, de orina y placas radiográficas. La confirmación se realiza mediante una biopsia (tomar una muestra del tumor, o su totalidad y observarla al microscopio).

¿El cáncer, es una enfermedad frecuente?

La incidencia de cáncer en animales es muy alta, considerándose hoy una enfermedad tan frecuente en animales de compañía como lo es en el hombre.

¿Cuáles son los signos que me podrían hacer sospechar que mi animal tiene cáncer?

No hay un signo específico para detectar un cáncer, por el contrario, hay una serie de signos que pueden indicar la presencia de un tumor:

◊ Una inflamación que persiste e incluso que continúa creciendo no respondiendo a la medicación convencional.
◊ Dificultad en comer o tragar
◊ Pérdida de peso acentuada, y sin causa aparente (animal que come).
◊ Pérdida de peso acompañada o NO de anorexia (pérdida del apetito). Es decir, un animal que deja de comer y adelgaza mucho más de lo esperado.
◊ La presencia de sangrado o descarga de alguna abertura natural.
◊ Olor ofensivo.
◊ Presencia de dificultad para respirar, orinar o en defecar.
◊ Animales cansados con intolerancia al ejercicio.
◊ Persistente claudicación o rigidez.

¿Se puede prevenir el cáncer?

Desafortunadamente se desconoce la causa de la mayoría de los tumores, haciendo difícil la prevención de los mismos. Algunos cánceres, como el cáncer de mama en gata, se pueden prevenir mediante la castración temprana. Castrando a las hembras entre los 6 y 12 meses de edad se reduce el riesgo de cáncer de mama.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento que existen en nuestro medio?

En la actualidad el cáncer se trata con cirugía, criocirugía, quimioterapia (administración de fármacos), y radioterapia.

¿Es importante la edad de mi animal para resolver si lo trato o no?

No es importante la edad del paciente para decidir si es conveniente tratarlo o no. Lo importante es su estado clínico.

¿El tratamiento oncológico debilitará o empeorará el estado general de mi mascota?

El tratamiento oncológico tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y de ninguna manera deteriorar o debilitar al paciente. Para que esto suceda es fundamental que el mismo sea realizado por profesionales especializados.

¿Se puede conocer el porcentaje de éxito del tratamiento?

El porcentaje de éxito de un tratamiento depende del tipo y extensión del tumor, como así también de la rapidez y exactitud con que actúe. Algunos cánceres pueden ser curados, y casi todos los pacientes pueden ser ayudados en mayor o menor grado.

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a: M.V. Mónica Rao - Médica Veterinaria - Directora de www.oncologiaveterinaria.com -

Psiquiatría veterinaria
MVZ Stéphane Meder Vincileoni

 



La Etología animal y la Zoopsiquiatría




La psiquiatría veterinaria tiene por objeto la atención de los trastornos del comportamiento animal y su tratamiento mediante terapias comportamentales (condicionamiento, flujo de aprendizajes), cognitivo - comportamentales (Regresión Social Dirigida), Sistémicas y quimioterapia, realizadas por Médicos Veterinarios especializados en comportamiento animal cuya aproximación a esta área del conocimiento es soportada por la etología, la fisiología y la psicofarmacología.

Otro aspecto de suma importancia consiste en la prevención de los trastornos del comportamiento debido a que los Médicos Veterinarios Zoopsiquiatras pueden actuar desde el nacimiento de los animales controlando su desarrollo y aprendizaje, evitando que estén en un medio hipo o hiperestimulante, dando de esta manera respuesta a las necesidades de los propietarios de los animales de compañía para que puedan convivir armoniosamente con ellos durante toda su vida.

La noción de trastornos del comportamiento va íntimamente ligada al sufrimiento de animal (trátese de un gato o de un perro) que, cuando es afectado por alguno de ellos, no puede interactuar correctamente con el medio que lo rodea y cuyas manifestaciones son muy a menudo espectaculares llegando como en el caso de las secuencias de agresividad o incluso en las vocalizaciones excesivas a afectar seriamente tanto a terceras personas como a la familia poseedora del animal.

La Asociación Latinoamericana de Zoopsiquiatría (ALZ) se integra de esta manera para el intercambio de las experiencias que en este área del conocimiento, que no ha dejado de evolucionar, se presentan en Latinoamérica, para la prevención y el tratamiento de las afecciones comportamentales, para apoyar la crianza y tenencia responsable de los animales de compañía mediante la compra de un animal en buen estado comportamental y su correcta inserción en su nueva manada - familia, para asesorar a futuros y actuales propietarios de estos animales (perros o gatos) a disfrutar de la compañía de un ser vivo que ha acompañado al humano desde los primeros tiempos de la humanidad y que le ha aportado beneficios innegables en el transcurso de su vida (compañía, pastoreo, lazarillo, guardia y protección, cacería).

Los avances que en el área del comportamiento canino y felino se han registrado, permiten hoy precisar que los trastornos son el producto de déficit comportamental durante el desarrollo del animal, de la influencia del medio, de un problema comunicacional y en mucho menor medida de la genética. Neurológicamente los neuromediadores están en causa y se requiere asociar para tratar los casos presentados el empleo de medicamentos así como terapias comportamentales.

El papel del Médico Veterinario para la resolución de los trastornos del comportamiento parte del diagnóstico de los mismos sobre una base clínica que implica tener conocimientos de etología clínica, psicofisiología, psicofarmacología y neurofisiología al igual que psiquiatría.

  • El tratamiento médico de las afecciones del comportamiento es responsabilidad del Médico Veterinario el cual debe ser seguido de terapias comportamentales o cognitivo - comportamentales. Estas últimas a juicio del Médico Veterinario tratante pueden ser realizadas por etólogos, educadores o entrenadores caninos capacitados.

No pocas veces, se responsabiliza a los propietarios sobre el desarrollo de trastornos del comportamiento culpabilizándolos. Esta apreciación es a la luz de esta presentación subjetiva.

Personalmente estoy convencido que los propietarios han resistido estoicamente los comportamientos patológicos de su perro o gato en sociedades muy mediatizadas que revela cuán poco se ha divulgado sobre comportamiento canino y felino. Resta decir que incumbe al Médico Veterinario ser responsable por el correcto desarrollo comportamental del perro como del gato.



Autor: MVZ Stéphane Meder Vincileoni

 

 

 

Ansiedad por separacion en perros
M.V. Victoria Belligotti

 

 

Problemas de conducta





La ansiedad por separación es un trastorno del comportamiento caracterizado por signos de angustia, que se presenta cuando los perros afectados están solos o separados del propietario. Un 14 % de los perros lo puede presentar.

Los signos que se pueden observar son: destrucción, vocalización, suciedad, excavación, hipersalivación, etc.-

El comportamiento de un animal suele ser muy distinto cuando está junto a su familia que cuando se encuentra solo. Generalmente el dueño evidencia este tipo de comportamiento cuando retorna al hogar. Puede inculpar al resentimiento, etc. Esto desgasta la relación humano - mascota y puede ser una causal de abandonos, entrega en refugios etc..


¿Qué factor la desencadena?

No se conoce la causa específica que provoca el problema. Puede ser hereditaria; de la crianza de ejemplares más afectuosos y socialmente más dependientes de los seres humanos. Se suele convenir que la hipervinculación mascota – propietario puede ser una causal. Pero muchos perros con hipervinculación con sus amos no sufren ansiedad por separación . Al igual que muchos con ansiedad no tienen hipervinculación con sus dueños. Se cree que la hipervinculación puede ser un factor predisponente más que la causa.

Las manifestaciones de la ansiedad por separación puede presentarse con un sin número de variaciones. Ejemplo algunos perros toleran las salidas regulares ( trabajo ) de sus dueños, pero no las irregulares ( salidas nocturnas, etc.). Otros la sufren los días lunes, después que pasaron el fin de semana junto a sus dueños. Algunos se tranquilizan solo con la presencia de sus propietario y otros con la sola presencia de cualquier persona.


El tratamiento se basa en tres puntos:

  • Manejo del ambiente

  • Modificación conductal

  • Farmacoterapia.

Manejo del ambiente:

Los cambios en el ambiente y el estilo de vida del dueño pueden disminuir la expresión de la ansiedad por separación.-

El propietario no debería dejar solo al animal las 2 o 3 primeras semanas que se establece la terapia.El juego y la actividad física deben aumentar.

Cuando el propietario sale se le debe dar un comestible o juguete masticable, para entretenerlo y cuando regresa se lo retira.

Los cambios ambientales como apagar luces, televisor, radios, buscar llaves , etc. deben ser realizados 30 minutos antes de la partida. Ya que hay actividades que aunque el propietario no se percate, son los factores que disparan la ansiedad por separación.

La adopción de otro perro para que le haga compañía no suele mejorar la ansiedad, es más ésta puede suceder en más de un animal de la casa.


Modificación conductal:

El castigo retrospectivo de las cosas que hizo el animal ( destrucción, evacuación ) durante la ausencia del propietario deben ser evitados, ya que no lo hacen por rencorosos sino por la ansiedad por separación y si se aplica castigo quizás se este reforzando aun más los signos de la ansiedad.

El propietario debe evitar saludar, acariciar o hablar con la mascota 30 minutos antes de la partida ya que la transición entre la presencia a la ausencia del propietario debe ser lo menos marcada posible.

Al regresar al hogar el propietario debe saludar al animal pero no interactuar con él hasta que se tranquilice. En general se debe premiar el comportamiento obediente y tranquilo e ignorar la conducta excitada y ansiosa.

La interacción debería ser solo cuando el propietario inicia la atención e ignorar al animal cuando éste llama la atención.

Al regresar el dueño al hogar debe mantener al animal a cierta distancia evitando el contacto estrecho. Se supone que esto motiva la independencia de carácter y desalienta la hipervinculación.

Para desensibilizar al animal de los actos relacionados con la partida del hogar, el propietario debería identificar los factores que desencadenan la ansiedad por separación y luego ejercitarlos sin dejar solo al animal. Se debe comenzar por uno y realizarlos varias veces al día, durante varias semanas. Si el animal comienza con la excitación debe ser ignorado. Luego se van agregando otros factores , pero nunca se debe abandonar la casa. Ejemplo: primero se comienza con llaves, luego bolsos, etc. Se toman y luego se dejan y se sigue con actividades del hogar no relacionadas con la partida.

Se comienza a entrenar al animal con sesiones breves de 5 a 15 minutos donde se le ordena permanecer en determinadas zonas. Cuando el propietario regresa lo hace con una recompensa , bocados , galletas, etc. Estos actos pueden ser acompañados de música, radio, etc.

Luego se comienza con alejamiento y luego partidas breves que se van prolongando en el tiempo.


Farmacoterapia:

Reducen la estimulación y la ansiedad durante los ejercicios de modificación conductal. Se usan antidepresivos y/o ansiolíticos.

Cabe recordar que la ansiedad por separación una vez tratada puede recurrir y el animal suele ser más refractario a los tratamientos con cada recurrencia.

La ansiedad por separación es una condición tratable. El máximo éxito se logra con un plan combinado donde se cambia el ambiente, se modifica la relación entre el propietario y el perro mediante la terapia conductal y se proporciona tratamiento médico.

La pronta implementación de un plan terapéutico aumenta la probabilidad de éxito, evitando el desgaste del vínculo humano - mascota que puede llevar al abandono.

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a: Médica Veterinaria Victoria Belligotti

El desarrollo del perro
MVZ Stéphane Meder Vincileoni

  
Educar a una mascota es poner limites






La aparición de problemas del comportamiento se originan desde la adquisición de un cachorro, generalmente por estar en un medio pobre en estímulos (Criadero, tienda de mascotas, casa o departamento).

La presentación de problemas de comportamiento no es el producto de una mala elección, sino el resultado de un desconocimiento total del desarrollo del perro por parte del futuro dueño como de las reglas que deberá observar y poner en práctica para educarlo.

Aún cuando este fuese asesorado, el asesor, sea este Médico Veterinario o Criador no necesariamente cuentan con una formación de comportamentalista o en su caso de etólogo clínico. Vale decir que al comprar, independientemente de la Raza, nada está adquirido y menos aún un carácter o aptitudes.

También juegan un papel muy importante las condiciones en que el cachorro nació, las condiciones del criadero o establecimiento donde este futuro amigo ha sido criado.

En el transcurso del primer año de vida, tienen lugar la gran mayoría de los aprendizajes y ello junto con el desarrollo del sistema nervioso central, deseados o no por el propietario, es de rigor motivar por parte del Médico Veterinario durante este período cuando menos 3 consultas de comportamiento. Las dos primeras en ocasión de las vacunaciones preventivas que habrán de aplicársele al cachorro y la tercera a los 6 meses cuando menos.


Periodo de Socialización:

El período del desarrollo más importante en un perro es el de la socialización. A este período se atribuye la génesis de los problemas de comportamiento, debido esencialmente a un empobrecimiento o a una perturbación del desarrollo comportamental: socialización insuficiente a la especie canina o a la especie humana, miedos, fobias o ansiedad ante diversos estímulos.

El período de socialización tiene lugar de los 21 días hasta las 21 semanas y culmina dos etapas del desarrollo previas que son el período neonatal (0 a 15 días) y el período de transición (15 a 21 días). Se menciona también al período prenatal.

En estos tres períodos el animal va a adquirir competencias senso-motoras (en el período prenatal, del día 42 al día 38 el animal habrá adquirido el sentido táctil):


Período neonatal :

Día 0 a día 2: inicio del apego a la madre,
Día 0 a 15: orientación táctil, reflejo de hurgar positivo (para mamar), reflejo labial positivo,
Día 0 a día 5: fase de flexión (predominio de los músculos flexores),
Día 5 a 18: fase de extensión (predominio de los músculos extensores),
Día 18 y más allá: fase de normotonía (tono normal),
Día 0 a día 21-28: reflejo peri-anal positivo.


Período de transición:

Día 10 a 16: abre los ojos,
Día 16 a 21: inician las vocalizaciones complejas,
Día 20 a día 25: orientación visual,
Día 15 a 18: autonomización motora.


Período de socialización:

Entre día 21 y 25: reflejo de sobresalto positivo, audición funcional,
Día 21 a día 90-120: impronta (fuerte sentido de pertenencia social a la madre),
Día 28: mueve la cola en situaciones agradables,
Día 30 a 35: principio de la adquisición de la mordida inhibida,
Día 40 y 45: busca husmeando el sitio de sus deyecciones precedentes,
de 3 meses hasta un año: desapego de los machos.


Durante este período:

- entre las 3 y 5 semanas el cachorro es atraído por todos los seres vivos que encuentra, cualquiera sea la especie. Desarrolla un apego a estos individuos.-
- después de las 5 semanas la atracción por los nuevos seres disminuye y, al mismo tiempo comienza una aversión para estos individuos.


Inserción del cachorro en la familia - recomendaciones:
 

Cachorros nacidos en la familia:

  • No manipular a los cachorros antes del tercer día.
  • Ejercer manipulaciones de intensidad creciente iniciando con simples caricias.
  • Evitar manipular a los cachorros durante los períodos de sueño.
  • Cuando el cachorro abre los ojos (Día 15) asociar la madre a cualquier manipulación.

Cachorros de menos de tres meses:

  • Apoyar el apego a un miembro de la familia (sitio para dormir impregnado del olor de esta persona)
  • Enriquecer el medio (juguetes, personas, medio exterior).
  • Favorecer los autocontroles durante el juego (imponer fases de terminación del juego, desvalorizar la excitación mediante la indiferencia, sancionar el mordisco).
  • Obligar al cachorro a esperar que finalice la comida de los amos antes de servirle su propia comida.
  • Iniciar el desapego hacia los cuatro meses: rechazar los avances (saltos sobre el amo), alejar el sitio de dormir y suprimir el olor del ser de apego.
  • Favorecer el contacto con perros adultos.


Cachorros de más de 3 meses:

  • Comenzar muy rápidamente el desapego, no valorizando más que los contactos con el grupo entero (todo el mundo se encarga del cachorro).
  • Mantener todas las demás reglas citadas para cachorros de menos de tres meses antes de la compra.
  • Apego y desapego están ligados; el apego debe siempre ser seguido del desapego. Esta secuencia no es observada por muchos propietarios de animales quiénes por otra parte no han recibido una adecuada asesoría, y tiene por consecuencia la aparición de las ansiedades de separación (destrozos, vocalizaciones excesivas cuando el dueño sale de casa o el cachorro es alejado de las habitaciones para ser puesto en azotea, traspatio o jardín).


En el período de socialización se establecen las jerarquías, es decir el perro es un animal que vive en manada y debe aprender y reconocer a su dueño estableciéndose una relación de sumisión - dominancia no siempre ejercida, la cual da lugar a conflictos jerárquicos: saltos sobre la persona, fases de excitación prolongada, agresión, etc.

Durante la socialización, el animal reconoce a sus congéneres (nace en el seno de una camada y se desarrolla en ella, la cual es sustituida por la familia donde es adoptado). Cachorros insuficientemente socializados que se habrán desarrollado en medios pobres en estímulos (perreras mal entretenidas con poco personal, cachorros aislados en tiendas de mascotas por períodos prolongados, cachorros vendidos de más de tres meses en perreras o en tiendas de mascotas) van a presentar problemas de comportamiento que deberán ser atendidos, si no queremos que este animal sea una fuente de conflicto incluso familiar teniendo por consecuencia el abandono del animal, su relegamiento y hasta su sacrificio mediante eutanasia.

Bajo este entorno educar un perro es indispensable y más que nada enriquecer su medio mediante estímulos.

Sin embargo la educación está lejos de corresponder al estado de bienestar que todo animal debería tener: Castigos como golpes con periódicos, golpes pronunciados con puño, patadas, escoba ú otro enser doméstico, encierro en el baño, amarrado en el jardín, la azotea o el traspatio son algunos de los castigos ejercidos para corregir las secuencias comportamentales inadecuadas. Muchos de estos castigos son ejercidos después de la secuencia comportamental y en consecuencia son percibidos como una agresión por parte del perro que en ocasiones la contesta. Esta contestación de la autoridad puede ser mediante el gemido, gruñido, ladrido y hasta la mordida. Otros castigos como pueden ser el papel periódico suavemente sobre la espalda pueden ser tomados como una invitación al juego. Restregar la nariz en orines o heces no tiene otro significado para el perro que reconocer sus propias feromonas. Nótese que muchos de esos castigos son el reflejo de los que se aplican a niños.

Por otra parte la gran mayoría de los perros serán atendidos por sus propietarios de regreso del trabajo o por la ama de casa, la cual propiamente tiene además de educar al perro otras actividades en ocasiones más importantes que atender.


La educación del perro

Educar a un perro no debe representar un ejercicio que ocupe más tiempo del que el dueño del animal tenga para ocuparse de este. Debe representar un momento agradable donde se combinará el juego con refuerzos (premios, caricias o palmadas) y paseos que se puedan disfrutar.

Una compañía llamada MULTIVET INTERNATIONAL INC. desarrollo un collar vaporizador de citronela con control remoto "SPRAYCOMMANDER" sin ejercer castigo, sino mediante un efecto disruptivo, sorpresa, que permite corregir al animal y educarlo, y lo más importante que su propietario tenga su atención cuando este en casa, ofrece con esta herramienta una solución humanista a los problemas de comportamiento y la educación de los perros.

Así saltos al llegar o saliendo de casa hacia miembros de la familia o invitados; la limpieza del perro que consiste en actuar cuando este haciendo sus necesidades en lugares prohibidos; las llamadas de atención cuando el animal rasque la tierra de las macetas, muerda los muebles o el tapete, la ropa o se muerda la cola; el paseo sin tener que ser jalado por el perro sino caminando a la par, tranquilamente; cuando intente fugarse; cuando pretenda agredir; cuando recoja o hurte desperdicios o basura; cuando se masturbe sobre algún mueble o la pierna de una persona pueden corregirse en el momento.

Así más que una corrección inapropiada el animal será estimulado en prestar atención hacia su dueño ignorando que este es quién manipula el control remoto (el cual permanece por ejemplo en la bolsa del pantalón o del saco y es accionado desde esta posición).


Educar a un perro es poner limites

...en espacios interiores:

Estos límites pueden ser establecidos como lo hemos visto en este artículo con el control remoto SPRAYCOMMANDER sobre secuencias comportamentales inadecuadas pero también hacia áreas específicas interiores de la casa con otro dispositivo de la empresa MULTIVET llamado SPRAYBARRIER.


1) muchos dueños de animales tienen por tendencia tratarlos como a niños, mimarlos y desarrollar en consecuencia el síndrome de hiperafecto sin llegar a desapegarlos. El animal duerme en la recámara de los amos dedicándose a destruir cuando no están, lo que este a su alcance y sobretodo aquellos objetos que tengan una relación con el ser de apego.

SPRAYBARRIER (es un plato que emite una señal radio de baja frecuencia que activa la vaporización de citronela de un collar receptor que llevará la mascota) permite en estos casos establecer un límite y representa una solución adecuada, humana, segura, sin dolor, para coadyuvar a desapegar al animal y corregir el síndrome de hiperafecto.

2) el animal se dedica a hacer el bote de la basura, SPRAYBARRIER permite delimitar el área de la cocina, no dejando entrar al animal.

3) Bebes en la casa: SPRAYBARRIER permite delimitar el área para que no entre el animal, mientras la mama está realizando alguna labor o cuando el bebe está durmiendo y se deja la puerta abierta del cuarto para poder estar atento a lo que suceda.

4) perros de pelo largo: el sillón, el sofá o el canapé son en ocasiones el lugar de predilección de algunos perros. Los pelos dejados son una molestia permanente, los dueños se rehúsan a cambiar su sala por una nueva. SPRAYBARRIER delimita el área y en reuniones sociales permite que el perro se mantenga al margen.


...en espacios exteriores:

Los jardines de casa habitación donde se posee perros no siempre pueden mantenerse en buen estado. Los perros hacen hoyo en el pasto o destruyen las flores. VIRTUALFENCE un dispositivo que vaporiza citronela, inocuo, humano y seguro, que es de MULTIVET permite también delimitar el área para guardar un jardín en buen estado sin privar al animal sus estancias en este y restringir el acceso de animal a lugares donde su presencia puede incomodar, como puede ser el sitio de reunión bajo la sombrilla los sábados o domingos para tomar el desayuno o comer con los invitados o la alberca donde los niños chapotean y los adultos se broncean.


Así poner límites permite educar al animal sin necesidad de emplear métodos propios de la edad media o aún más elaborados por cuanto a castigos se refiere como son los dispositivos de toques eléctricos o de ultrasonido.

Queremos advertir a nuestros lectores colegas o dueños de mascotas que el castigo sea el más sofisticado que haya podido crearse en cuestión de educación perruna o tratamiento de trastornos del comportamiento no representa una solución duradera y además uno de los posibles efectos secundarios más graves entre otros es el desencadenamiento de la agresividad en contra de quién lo ejerce. Asimismo se debe considerar como prioritario el confort de los animales y su seguridad.


Referencias
1. GIFFROY J.M. Trastornos del comportamiento y desarrollo del perro. 7 Días en la Vida de un Veterinario. No. 2,1996:5-13.
2. PAGEAT P. Pathologie du comportement du chien. Ed. du Point Vétérinaire. Collection de Médecine Vétérinaire, Maisons-Alfort, 1995,p.:368.
3. PAGEAT P, BEATA C. & Col. COURS DE BASE DU GECAF.1998.
4. PIETTE P. Contribution à l'étude du conditionnement éducatif chez le chien, essai d'un collier anti-aboiement. Thèse, Nantes, 1988.

Autor: MVZ Stéphane Meder Vincileoni - Residente en Canadá - 1960 Rue Lemay - St-Hyacinthe (QC) - TE: (450) 771-0955 - Consultor en comportamiento animal para la Industria Veterinaria.- Clínico en comportamiento animal en el Hospital Veterinario Canii-Felis - St-Hubert - Québec - Canadá - Hospital Veterinario Cani-Felis -
www.foyel.com/etologia

Vinculos entre el perro y su dueño
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 


El perro tratado como un objeto

 

 


Es habitual observar que muchos perros están condenados por sus dueños a vivir confinados en una terraza, en un patio o en el fondo de la casa, e incluso en casos extremos a vivir permanentemente atados a una cadena. Si bien esta conducta es totalmente cuestionable y además incorrecta, antes de juzgarla es importante conocer en profundidad las causas que la generan.

En las áreas urbanas, la actitud de aislamiento a la que muchos dueños someten a sus perros se debe a un fenómeno cultural basado en la interacción que la gente de campo tiene con estos animales. Por regla general, los perros que viven en las zonas rurales no tienen permitido ingresar en la casa de sus dueños.

Esto posiblemente responda a dos razones. La primera es que para estos propietarios los animales en general no son considerados parte de la familia, sino sólo colaboradores o compañeros de tareas. La segunda es la necesidad del hombre de campo de compartir sólo con su familia sus pocas horas de descanso después de soportar condiciones arduas de trabajo. El perro no participa de esta situación sino que debe buscar su propio reparo, seguramente en compañía de sus congéneres ya que la gran mayoría de las veces son más de dos los perros presentes en un campo.

Sin embargo, resulta evidente que estas condiciones de vida son muy distintas a las que se encuentra sometido un perro que vive en la ciudad, aislado en el patio de una casa. En el campo el perro está permanentemente realizando una actividad junto al ser humano o simplemente tiene la libertad de acompañarlo en sus tareas. Esto le permite distraerse y realizar ejercicio físico, posibilidad que no tiene el perro de ciudad. Además, si cumple con dos condiciones: no entrar en la casa y no matar a los terneros, las ovejas ni las gallinas del lugar, tiene una total libertad de acción. El perro que vive aislado en la ciudad, por el contrario, tiene totalmente restringidas sus libertades ya que para salir de su encierro depende de la decisión de su propietario. Finalmente, el perro de campo suele vivir en compañía de otros congéneres, en cambio el perro de ciudad que vive en el fondo de la casa está condenado a la soledad.

Por todas estas razones la calidad de vida de un perro de campo que no entra en la casa de su dueño es muy superior a la de un perro de ciudad sometido a la misma condición.

Otra de las causas que motiva la actitud de aislamiento de los propietarios para con sus perros radica en que muchas personas temen que los animales les contagien alguna enfermedad. Si bien esto es posible, ya que existen zoonosis es decir, enfermedades que son transmisibles de los animales al ser humano, los avances logrados por la medicina veterinaria en lo que respecta a la prevención y el tratamiento de este tipo de enfermedades han eliminado casi por completo estos riesgos.

Una vez que las personas que viven en la ciudad toman conciencia de que la calidad de vida de un perro que vive en una casa en condiciones de aislamiento no es buena y de que el contacto con el animal no entraña riesgo alguno para su salud, suelen cambiar el tipo de interacción que mantenían. Sin embargo, a pesar de estos conocimientos, hay quienes continúan con la misma actitud, sosteniendo que al fin y al cabo "un perro es sólo un perro".

Si bien uno podría pensar que sólo pocas personas creen que el perro es un objeto, esto no es así. Como ejemplo basta con recordar que en la Argentina, desde el punto de vista jurídico, el perro es considerado una cosa que no tiene derechos, aunque en los últimos años esta realidad está cambiando ya que algunos jueces emitieron fallos que contemplaron la humanidad elemental hacia el ser vivo.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

El miedo a los ruidos y las tormentas
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 

Un miedo frecuente en los perros

.

 


Uno de los comportamientos indeseables que más frecuentemente se observan en los perros son aquellos relacionados con el miedo a estímulos tales como tormentas y ruidos fuertes.

Ante tales situaciones muchos perros buscan huir desesperadamente, destruyendo todo lo que obstruya su paso, a fin de terminar con la sensación de terror que los embarga, mientras otros buscan refugio en lugares tan insólitos como un placard o una bañera.

Algunos de los propietarios de estos animales se sienten molestos, consciente o inconscientemente, debido a que según ellos sus animales son cobardes. Otros sufren al percibir la sensación de temor que experimentan sus perros ante estos estímulos. Sin embargo, tanto unos como otros suelen desconocer las causas de esta sensación y mucho más la manera adecuada de corregir su efecto.

Para analizar las reacciones de temor de nuestros animales en forma general resulta útil plantearnos la siguiente pregunta:

¿Qué sentiríamos nosotros si ante una situación que nos agobia y nos produce gran temor no pudiésemos hablar con otras personas o si nadie nos pudiese explicar que algún estímulo que nos produce temor en realidad no nos dañará?

Lo que seguramente ocurriría sería que actuaríamos de una manera muy similar a como actúan nuestros perros, a menos que por un proceso de habituación nosotros experimentáramos frecuentemente estos estímulos y nos diéramos cuenta de que en realidad no nos dañarán. Pues bien, debido a que los perros no hablan, éste es el único camino que tienen para adaptarse a una situación que les causa temor.

Antes de analizar las reacciones de miedo a los ruidos fuertes y a las tormentas vale la pena hacer dos aclaraciones:

Primero, es necesario saber que si bien es cierto que un temor excesivo es contraproducente, no menos cierto es que en condiciones naturales tener miedo ante situaciones potencialmente peligrosas es normal e incluso beneficioso para los animales y también por supuesto para nosotros, los seres humanos.

Segundo, un dueño debe evitar acariciar a su animal y hablarle a fin de explicarle que la situación no es peligrosa. Tanto el tono suave de la voz como las caricias pueden ser entendidas por el perro como un premio o una gratificación por su comportamiento, es decir, por tener miedo. Por supuesto, lo que también debe evitar hacer el dueño es castigar a su animal, ya que esta actitud puede no sólo agravar el comportamiento en cuestión sino también deteriorar el vínculo con el perro.

Muchos propietarios de perros saben que unos de los momentos más traumáticos que deben pasar sus animales durante el año es el de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Desde ya que esto no se debe a las fiestas en sí mismas sino a los festejos con pirotecnia. El temor a los estampidos producidos por la pirotecnia y también por armas de fuego puede ser de origen innato o adquirido. Los perros presentan una tendencia natural a sentir temor ante estímulos intensos y además también son propensos a sufrir el fenómeno conocido como sensibilización , por el cual "aprenden" a temer a ruidos de muy baja intensidad. Tal es así que a medida que pasa el tiempo los perros sensibilizados presentas reacciones de temor ante estímulos cada vez más débiles o reacciones cada vez más intensas ante el mismo tipo de estímulo.

En el caso de miedo a las tormentas probablemente intervengan los mismos componentes que en el punto anterior, es decir, lo innato y lo aprendido. Sin embargo, aquí hay que destacar que los perros no sólo muestran temor una vez iniciada la tormenta, sino también antes. Esto presumiblemente se debe a la presencia de cambios ambientales, tales como un aumento de la humedad y una disminución de la presión atmosférica, que los perros asocian con una tormenta.

Tanto en el caso del miedo a los ruidos como a las tormentas, el objetivo es lograr que el perro que lo padece logre superarlo o al menos se acostumbre a tolerarlo. Para ello existe una técnica denominada desensibilización sistemática, que consiste en exponer al animal a un estímulo capaz de provocar una reacción de temor a una intensidad tan baja que esta reacción no se produzca y así permitir que ocurra la habituación a ese bajo nivel de estímulo. Luego la intensidad del estímulo puede ser incrementada gradualmente, teniendo la precaución de no provocar una respuesta emocional en el perro. Si este procedimiento se continúa hasta que el estímulo en cuestión es presentado en su máximo potencial, será posible que la reacción de temor desaparezca por completo.

En lo que respecta a las tormentas se pueden utilizar grabaciones que reproduzcan sus sonidos característicos, comenzando con un volumen bajo y aumentándolo gradualmente a medida que transcurren las sesiones. En este caso es imposible reproducir las condiciones ambientales existentes durante las tormentas, por lo que obtener un buen resultado final no siempre suele ser fácil.

En el caso del miedo a los estampidos, se puede utilizar un arma de fuego con balas de salva o elementos de pirotecnia y comenzar a una distancia tal que el sonido emitido llegue a los oídos del perro a una intensidad muy baja, para luego, con el correr de los días, disminuir la distancia de emisión del sonido.

Por último, en los casos de mayor gravedad será necesario utilizar una medicación adecuada a fin de lograr tranquilizar al animal para después aplicar la desensibilización sistemática. Desde ya el tratamiento a seguir debe estar en manos de un médico veterinario generalista o de uno especializado en comportamiento animal, quienes serán los encargados de prescribir la medicación pertinente y de monitorear los resultados. Si bien la mayoría de las consultas que reciben los veterinarios con respecto al miedo a los estampidos se concentran entre el 23 y el 31 de diciembre de cada año, lo ideal sería que los propietarios consulten con suficiente antelación como para poder implementar un tratamiento curativo y no sólo paliativo.

Finalmente es importante tener en cuenta el dicho popular que dice que siempre "es mejor prevenir que curar" y por lo tanto tratar de exponer a los cachorros desde edad muy temprana y en situaciones no traumáticas sino placenteras a los estímulos que uno desea acostumbrarlos y así evitar la aparición futura de comportamientos fóbicos.


Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Los perros y sus miedos
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 

 

Miedo tormentas, ruidos, objetos y personas

 

 


Uno de los comportamientos indeseables que más frecuentemente se observan en los perros son aquellos relacionados con el miedo a diferentes estímulos tales como tormentas, ruidos fuertes, otros perros, personas y objetos inanimados. Ante tales situaciones muchos perros buscan huir desesperadamente a fin de terminar con la sensación de terror que los embarga.

Algunos de los propietarios de estos animales se sienten molestos - consciente o inconscientemente - debido a que según ellos sus animales son cobardes. Otros sufren al percibir la sensación de temor que experimentan sus perros ante estos estímulos. Sin embargo, tanto unos como otros suelen desconocer las causas de esta sensación y mucho menos la manera adecuada de corregir su efecto.

Para analizar las reacciones de temor de nuestros animales en forma general resulta útil plantearnos la siguiente pregunta: ¿Qué sentiríamos nosotros si ante una situación que nos agobia y nos produce gran temor no pudiésemos hablar con otras personas o si nadie nos pudiese explicar que algún estímulo que nos produce temor en realidad no nos dañará? Lo que seguramente ocurriría sería que actuaríamos de una manera muy similar a como actúan nuestros perros, a menos que por un proceso de habituación nosotros experimentáramos frecuentemente estos estímulos y nos diéramos cuenta de que en realidad no nos dañarán.

Pues bien, debido a que los perros no hablan, éste es el único camino que tienen para adaptarse a una situación que les causa temor.

Antes de analizar las reacciones de miedo en particular vale la pena hacer dos aclaraciones.

Primero, es necesario saber que si bien es cierto que un temor excesivo es contraproducente, no menos cierto es que en condiciones naturales tener miedo ante situaciones potencialmente peligrosas es normal e incluso beneficioso para los animales y también por supuesto para nosotros, los seres humanos. Segundo, un dueño debe evitar acariciar a su animal y hablarle a fin de explicarle que la situación no es peligrosa. Tanto el tono suave de la voz como las caricias pueden ser entendidas por el perro como un premio o una gratificación por su conducta, es decir, por tener miedo. Por supuesto, lo que también debe evitar hacer el dueño es castigar a su animal, ya que esta actitud puede no sólo agravar el comportamiento en cuestión sino también deteriorar el vínculo con el perro.


Miedo a los objetos


Es frecuente observar que un cachorro, al encontrarse con un objeto nuevo y de gran tamaño se manifiesta temeroso. En general la actitud inicial del perro es retroceder de inmediato y luego, si el nivel de miedo no es muy elevado, aproximarse lentamente a fin de investigar al objeto en cuestión para comprobar si representa algún tipo de peligro. Este temor a objetos inanimados ocurre con mayor intensidad durante los primeros meses de vida del perro y se debe a una tendencia natural a sentir temor ante situaciones totalmente novedosas.

La manera más adecuada de ayudar a un cachorro a perder el miedo a diferentes objetos consiste en aplicar la técnica antes mencionada, llamada desensibilización sistemática. Esta consiste en exponer el objeto a una distancia tal que no se manifieste temeroso para luego ir acortando la distancia en cada sesión de trabajo. Desde ya uno podría además felicitar con caricias al cachorro si comienza a acercarse al objeto sin manifestar miedo alguno.


Miedo a otros perros o a los personas


Entre las reacciones de miedo que pueden presentar los perros es necesario mencionar aquéllas referidas al temor hacia personas y/u otros perros. Este comportamiento fóbico puede responder a varias causas.

En primer lugar puede existir una predisposición genética del animal a presentar dificultad para relacionarse con otros congéneres y/o seres humanos; esta característica la denominamos timidez.

En segundo lugar podemos mencionar el denominado síndrome de aislamiento. El animal que lo padece se manifiesta temeroso o agresivo con otros seres con los cuales debería convivir armoniosamente.

Si el miedo o la agresión están dirigidos hacia los humanos se debe a que el cachorro tuvo un escaso contacto social con estos, fundamentalmente entre la tercera y la cuarta semana de vida, que es el período de socialización de los perros (Capítulo VIII).

Si la fobia se presenta en relación con otros perros, es muy probable que el cachorro haya sido separado de su madre y sus hermanos de camada en forma precoz, es decir, alrededor de los treinta días de vida o antes.

Otra de las causas responsables de generar en un perro un comportamiento de fobia hacia las personas u otros perros son las experiencias adversas. Una persona que castiga a un cachorro puede provocar una reacción de temor hacia sí misma o también hacia otros seres humanos, mediante el proceso conocido como generalización (Capítulo VIII). A su vez un perro que ataque y agreda a un cachorro puede provocar la misma reacción, pero obviamente dirigida hacia sus congéneres.

Como en todos los casos de fobias el mejor camino a seguir es prevenir el problema proveyendo a los cachorros de una estimulación, una educación y un manejo adecuados. Sin embargo, si la conducta ya está instaurada la desensibilización sistemática sigue siendo la técnica correcta para intentar resolver los temores.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Animales casi humanos
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 

Los animales no son humanos, pero todos pertenecemos al reino animal

 

 


Caramelo, un dulce Beagle de 1 año, destroza la casa cada vez que se queda solo. Su dueño, Roberto, cree que lo hace como venganza porque no lo lleva con él. En cambio, para el médico veterinario especialista en comportamiento animal que atiende el caso Caramelo sufre de ansiedad por separación y por lo tanto le indica terapia comportamental y una medicación. Roberto, que es médico, se informa acerca de dicha medicación y se asombra al notar que se trata de un antidepresivo.

Nipur, un Collie de 2 años, agredió repentinamente a su dueña. Para llegar a un diagnóstico le realizaron, entre otras cosas, un electroencefalograma computarizado y un mapeo cerebral.

Estos ejemplos, que algunos años atrás hubieran existido sólo en la fantasía, son reales. Tal es así que para muchas personas lo sucedido con Caramelo y Nipur es sólo una muestra de que nuestros animales de compañía son tan "humanos" como nosotros. Sin embargo, podemos dar otra visión acerca de ello.

Los perros y los gatos reaccionan ante situaciones ambientales inadecuadas de diversas maneras; los humanos también lo hacemos. Los humanos tenemos emociones primarias tales como el miedo; ellos también. Los humanos tenemos emociones secundarias (sentimientos) y algunas especies animales seguramente también las tengan. Los animales pueden sufrir alteraciones en su comportamiento muchas de las cuales, al igual que en el caso de los humanos, probablemente se deban a problemas de adaptación al medio en el cual deben vivir y a diversas patologías. Sin embargo todo esto no los transforma en humanos ya que también hay muchas diferencias entre unos y otros, tanto psíquicas como anatómicas. La cultura, por ejemplo, es una característica exclusivamente humana.

Los perros que duermen con sus dueños mientras los hijos del matrimonio lo hacen en otra habitación pueden luego agredir a los niños, los gatos extremadamente mimados y luego obligados a usar sombreros de cumpleaños sufren un gran estrés, los perros que son tratados como bebés y que por lo tanto no se despegan del lado de sus dueños cuando éstos están en casa pueden realizar todo tipo de destrozos cuando son dejados solos. Estos animales no sólo pueden traer problemas durante la convivencia sino que no son animales felices. Desde ya lo son mucho menos los animales que viven aislados o maltratados.

Las similitudes que muchas veces observamos entre nuestros animales y nosotros probablemente se deban a que tanto unos como otros pertenecemos al reino animal; siendo también probable que los humanos tengamos más lo del animal que los animales lo del humano y que actualmente tanto unos como otros estemos sufriendo las consecuencias de vivir en un medio cada vez más complejo.

Por lo tanto lo mejor que podemos hacer para respetar y mejorar la calidad de vida de nuestros animales es entender que ellos son lo que son y no lo que nosotros pretendemos que sean. Aunque ello no resulte una tarea sencilla.


Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

 

Emociones caninas
M.V. Claudio Gerzovich Lis




Los perros y sus emociones

 


Del mismo modo que la inteligencia y la comunicación en los animales han sido y todavía hoy son cuestionadas en muchos ámbitos científicos, las emociones de los perros son también puestas en tela de juicio. Esto es así debido fundamentalmente a que las emociones -es decir, la ansiedad, los celos, el extrañar, la alegría y la frustración, entre otras- son muy difíciles de cuantificar y, por lo tanto, de medir. Por tal motivo muchos científicos -más precisamente aquellos que sostienen que únicamente lo calculable y mensurable corresponde a la realidad- no sólo cuestionan la existencia de emociones en los animales, sino que directamente las niegan, ya que para ellos lo que no se puede medir no existe.

Sin embargo, por suerte, este pensamiento no es uniforme en toda la comunidad científica. Un ejemplo de esto es Konrad Lorenz, Premio Nobel de Medicina en 1973, quien en su libro La decadencia de lo humano cuestiona seriamente esta postura. Lorenz reconoce que "a las ciencias naturales de orientación cientificista les está prohibido hablar sobre cualidades del sentimiento, porque no son definibles en el léxico de las ciencias exactas". Luego aclara que "se ha de explicar, de manera convincente, que los acaecimientos de nuestra experiencia subjetiva poseen un grado de realidad idéntico a todo lo que se puede expresar con la terminología de las ciencias naturales exactas".

Comparto totalmente esta línea de pensamiento y también creo que las emociones en los perros no sólo existen, sino que también pueden ser estudiadas en forma experimental en el lugar donde ocurren habitualmente, es decir, en las casas de familia que tienen uno o más perros.

Veamos un ejemplo. Batu, un perro de raza labrador, tenía nueve meses cuando lo conocí. Su propietaria me consultó por un problema sumamente serio que había surgido en la convivencia. La persona en cuestión, que hasta hacía una semana no trabajaba y llevaba a Batu a todos lados sin dejarlo ni un instante, había comenzado a trabajar y a dejar solo al perro en el departamento durante alrededor de ocho horas diarias.

Después del primer día de trabajo, al regresar a su hogar debió escuchar las quejas de los vecinos debido a que Batu, durante su ausencia, había estado ladrando y aullando permanentemente. Sin embargo, esto no fue todo, ya que al ingresar en el departamento encontró más de la mitad de los muebles literalmente destruidos, la puerta de salida totalmente rayada por las uñas del perro, y pis y caca por todos lados. La desesperación y la bronca de su dueña hicieron que Batu recibiera una contundente paliza. No obstante, los hechos se repitieron sistemáticamente de lunes a viernes. La dueña, consciente de que su actitud no solucionaría el problema, decidió consultarme.

Un sábado por la mañana nos encontramos en el departamento semidestruido Batu, su propietaria y yo. La mujer estaba segura de que su animal experimentaba una emoción muy concreta: bronca, y que actuaba de la manera que lo hacía por venganza.

Debido a que mi diagnóstico del problema era otro, antes de decírselo a su dueña le pedí que realizara una prueba: tenía que simular que partía para el trabajo realizando todos los preparativos previos, es decir, buscar un abrigo, la cartera y las llaves, pero en lugar de regresar a las ocho horas debía hacerlo a los cinco minutos. Fue notorio cómo durante los preparativos Batu comenzó a inquietarse y a seguirla por todo el departamento, y apenas su dueña salió del lugar comenzó a saltar sobre la puerta y a ladrar desesperadamente. Debido a esta circunstancia la mujer tuvo que regresar a los dos minutos y no a los cinco como estaba programado. Al ingresar en el departamento Batu la saludó, saltando de alegría, como si hiciese meses que no la veía. La cara de sorpresa de la mujer hizo que mi diagnóstico del problema no necesitara demasiadas explicaciones. Batu sufría de ansiedad y angustia por la partida de su dueña y actuaba de la manera en que lo hacía para tratar de ir a su encuentro, de lograr que ella regresara y de aliviar la tensión que le provocaba la soledad. Por tal motivo la saludaba efusivamente, demostrando gran alegría a su regreso.

En síntesis, Batu sentía una gran frustración al quedarse solo y no poder ir junto a su propietaria; la extrañaba sobremanera durante su ausencia y se ponía sumamente contento con su vuelta al hogar. Esta es una clara demostración de que las emociones no son sólo propias de la especie humana, sino también de la canina, a pesar de que muchos, sobre todo aquellos que nunca convivieron con un perro, sostengan lo contrario.


Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Ansiedad por separacion
M.V. Claudio Gerzovich Lis


Angustia por la soledad

 

 


Debido a que los perros son animales altamente sociales suelen sufrir estrés cuando son separados del grupo social al que pertenecen. Cuando un perro es aislado y privado de la compañía de otro individuo, ya sea un congénere o un compañero humano, puede manifestar diferentes reacciones. Entre las más comunes podemos mencionar orinar y defecar dentro de la casa, ladrido excesivo, ruptura de objetos, arañar las puertas de acceso a la casa, aullidos permanentes. Desde ya que cualquiera de estas conductas se puede manifestar por distintos motivos, además de la ansiedad por separación. Por lo tanto, es esencial tener en cuenta cuáles son los indicios de que éste puede ser el problema.

El más importante es que estas conductas ocurren cuando el perro es dejado solo en la casa. Otros hechos relevantes que pueden ser indicativos de ansiedad por separación son: el perro se altera emocionalmente unos minutos antes de la partida del propietario, comienza a ladrar, aullar y/o a arañar la puerta en forma inmediata después de que se marcha, recibe a su dueño muy efusivamente, como si hiciesen años que no lo ve, aunque la separación haya sido de sólo treinta minutos. Hay que tener en cuenta que su causa es siempre la angustia del animal por la soledad y que jamás se trata de venganza ni de bronca porque su dueño lo dejó solo. Por eso si una persona regresa a la casa después de algunas horas de ausencia y encuentra que su perro ha hecho todo tipo de desastres, no debe castigarlo ya que así no sólo no solucionará el problema sino que posiblemente lo agravará.

La manera adecuada de corregir este comportamiento indeseable es mediante las denominadas "partidas programadas". Esta técnica consiste en dejar solo al perro por muy breves instantes a fin de que no experimente la sensación de angustia y luego aumentar gradualmente el tiempo de exposición a la soledad.

Además se deberá eliminar toda situación que genere ansiedad en relación con la partida y la llegada. Tanto al irse como al regresar a su domicilio, el dueño no debe saludar ni hablarle al perro durante unos minutos a fin de no aumentar el compromiso emocional del animal.

Por todo lo dicho resulta de vital importancia que el dueño de un perro acostumbre a su animal a quedarse solo en la casa a edad temprana, es decir, desde que el cachorro se incorporó a su nuevo hogar. De esta manera, el pequeño se acostumbrará a tolerar la soledad sin experimentar ningún tipo de angustia.

Características de lasdistintas personalidades
en los perros

 

 


Así como utilizamos el término temperamento para referirnos al comportamiento individual de un perro, recurrimos al término personalidad para hablar acerca de su conducta social. De hecho, la personalidad de un perro es la expresión de su comportamiento en relación con otros seres vivos, ya sean congéneres o seres humanos. Además del liderazgo y la dominancia, existen otros tipos de personalidad.


Personalidad agresiva

La personalidad agresiva, al igual que las demás, tiene un importante componente genético aunque su expresión final depende también del aprendizaje recibido. Un ejemplo son los perros que han sido tradicionalmente seleccionados por su comportamiento de guardia como el rottweiler, el doberman y el ovejero alemán. En estas razas la agresividad puesta al servicio de la protección del hogar -es decir, de la familia y su casa- se transmite genéticamente de una generación a otra. No obstante, el aprendizaje puede provocar profundos cambios en la personalidad de estos individuos, ya sea tanto para disminuir su tendencia agresiva como para exacerbarla.

Lamentablemente en la actualidad es cada vez más frecuente que los propietarios de estos perros estimulen su comportamiento agresivo. Esto puede terminar provocando más disgustos que satisfacciones ya que es frecuente que personas inocentes sean agredidas por animales cuyos dueños han sobreestimado, consciente o inconscientemente, este rasgo de su personalidad.


Personalidad tímida

La timidez también puede ser de tipo hereditaria o producto del aprendizaje a partir de experiencias traumáticas o incluso por falta de contacto social. Un cachorro criado en condiciones de aislamiento, sin poder interactuar con otros congéneres, puede transformarse en un perro tímido. Un cachorro que convive con perros muy dominantes y con una personalidad agresiva puede desarrollar timidez como consecuencia de las experiencias adversas que suelen producirse durante la interacción con esta clase de animales.


Personalidad tímida-agresiva

Esta combinación suele traer dificultades durante la convivencia. Son perros que en lugar de huir en situaciones que les provocan temor suelen agredir al responsable de esa situación. El problema con estos animales es que la parte tímida de su personalidad hace que cualquier evento cotidiano les provoque temor, mientras que la parte agresiva los induce a agredir como forma de ponerle fin.

Este tipo de personalidad se observa frecuentemente en aquellos perros producto del apareamiento de una pareja en la cual uno de los individuos presenta una personalidad agresiva mientras el otro manifiesta una personalidad tímida. Estos apareamientos generalmente son llevados a cabo por criadores inexpertos que pretenden compensar las características indeseables de ambos tipos de personalidad de los padres, sin saber que en realidad el resultado más probable de esta cruza sea el de un cachorro tímido-agresivo.


Personalidad sociable

Los perros cuya personalidad es de tipo altamente sociable presentan en general un comportamiento afable y amistoso, ya sea con otros perros o con seres humanos; difícilmente se manifiestan tímidos o agresivos con los demás. El problema que puede existir con ellos es que fácilmente se vayan con cualquier persona que les preste atención o les brinde afecto, lo cual no suele ser del agrado de muchos propietarios.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Agresión en perros
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 


Problemática socialde la agresividad
 

 

 

 


El comportamiento agresivo de los perros siempre ha sido un problema social de importancia. Esto se debe a que un perro agresivo puede poner en peligro la integridad física de una persona, llegando en casos extremos a ocasionarle la muerte.

Desde sus inicios la medicina veterinaria ha enfocado el problema de la agresión desde un punto de vista exclusivamente sanitarista. Dicho enfoque no merece ningún tipo de objeción ya que gracias al mismo se controló una enfermedad zoonótica de extrema gravedad: la rabia. Sin embargo debido a que el único procedimiento metodológico utilizado en los casos de perros mordedores es la denominada "observación antirrábica", la agresión canina en sí misma sigue siendo un problema social relevante.

Según el Ministerio de Salud de la Nación Argentina, se reportan al año alrededor de 60.000 mordeduras de perros (casi siete por hora). La mitad de las agresiones se produce contra chicos menores de 14 años y la mayoría de los mordedores son mascotas de la familia o animales que tienen dueño. Vale la pena remarcar que un informe de la provincia de Buenos Aires considera que alrededor el 70% de las mordeduras no se denuncian. Un estudio realizado en Pensilvania, Estados Unidos, mostró que sobre un total de 3.000 niños en edad escolar el 45% habla sido mordido por un perro durante su vida; de ellos el 30% había sido mordido por su propio perro (2). En Argentina en un estudio realizado en Capital Federal y Gran Buenos Aires el 30% de los propietarios de perros manifestó que sus animales habían manifestado episodios agresivos (1).

A su vez, resulta frecuente que muchos propietarios de perros deban someter a sus animales a más de una observación antirrábica a lo largo del tiempo debido a que los perros repiten episodios agresivos. Esto se debe a la falta de un diagnóstico y por ende de un tratamiento adecuado del problema en cuestión.

Esta realidad nos indica que resulta de imperiosa necesidad ampliar el enfoque acerca del comportamiento agresivo en los perros. Para ello es necesario comprender que la agresión de los perros hacia los seres humanos es un fenómeno complejo que incluye numerosas variables (genética, orgánica, aprendizajes, vínculo con los humanos, etc.), que puede ser de diversos tipos (agresión jerárquica, irritable, por temor, sobre protectora, por causas orgánicas o funcionales, etc.) y que no sólo puede ser el vehículo de transmisión de una zoonosis sino que debería ser considerada una zoonosis en si misma.

Por todo lo expuesto sólo un enfoque global del problema de la agresión podrá aportar elementos que contribuyan a minimizar dicho problema y así mejorar el bienestar tanto de los propietarios de perros como de los que no lo son y por supuesto el de los propios perros.

Bibliografía:

1-Gerzovich Lis, C.J.; Rosa I.D.; Cignacco, G.A. El vínculo ser humano-perro (Canis lupus familiaris) y su relación con los problemas de comportamiento. Revista de Medicina Veterinaria. Vol. 78.N2 2 1997.

2-Wright, J. Canine Aggression Toward People. Veterinary Clinics of North America: Small Animal Practice. Vol. 21, N2 2 1991.

Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Agresión hacia
personas desconocidas

 

 

 


A diferencia del de la agresión por dominancia, la agresión sobreprotectora está orientada hacia personas desconocidas o poco conocidas para el perro, aunque en ciertos casos puede estar orientada también hacia los miembros del grupo familiar.

Normalmente los perros protegen el territorio en el cual habitan, a los miembros de su grupo de pertenencia y/o a objetos que ellos consideran de su propiedad. La mayoría de las veces los perros que protegen el territorio o a la familia de la presencia de intrusos suelen cesar en su comportamiento hostil si sus dueños así se lo piden.

De esta forma, es frecuente observar cómo un perro ladra intensamente cuando un extraño se acerca y deja de hacerlo cuando su propietario se acerca a la puerta y después de pedirle silencio permite la entrada de la persona ajena a la casa. En ese momento algunos perros pueden mostrarse amistosos o indiferentes con el extraño.

Sin embargo, en algunas ocasiones también se observan perros que no responden a los pedidos de su propietario, quien debe encerrar al animal antes de permitir el ingreso de la visita. En otras ocasiones los perros pueden permitir el ingreso de extraños pero ante el más mínimo intento de éstos de acercamiento a sus propietarios los perros suelen agredirlos con gran decisión. En ambos casos los perros no están protegiendo el territorio ni a la familia, sino que la están sobreprotegiendo y este comportamiento puede ser sumamente peligroso para la integridad física de los seres humanos.

Si bien esta conducta es propia de animales que presentan una tendencia innata a la protección y que por un manejo erróneo exageran primero y exacerban después este comportamiento normal transformándolo en sobreprotección, existen dos causas principales que la motivan:

La estimulación del perro por parte del propietario. Esta estimulación puede ser consciente o inconsciente. Muchos propietario incentivan el cuidado territorial a través de palabras de aliento y caricias cuando los animales ladran ante la presencia cercana de extraños en sus domicilios. Esta actitud puede inducirlos a no permitir la entrada al hogar de ninguna persona, ya sea amiga o no de la familia.

La excesiva malcrianza. Esto lleva a la sobreprotección e induce a su vez a muchos animales a sobreproteger a sus dueños. Incluso en casos extremos un perro puede sobreproteger de tal manera a su dueño que no permite que otro miembro de la familia se acerque cuando se encuentra junto al perro.

Finalmente, vale la pena mencionar la sobreprotección que muchos perros tienen en relación con objetos que consideran de su propiedad. En estos casos cuando un animal se halla cerca de estos objetos no permite que nadie, ya sea conocido o desconocido, pase cerca de él y mucho menos que intente quitárselo.

En todos los casos la corrección de la conducta de sobreprotección suele ser bastante dificultosa. Para ello es necesario modificar el mensaje que recibe el perro. Primero el animal debe dejar de tomar sus propias decisiones y esperar la decisión del propietario. Para lograr esto suele ser necesario revertir el vínculo de liderazgo que muchos de los perros que presentan agresión sobreprotectora ejercen sobre sus dueños. En la mayoría de los casos es necesaria la consulta a un profesional ya que un animal que se siente dominante difícilmente acepte ocupar el rol de subordinado. Por el contrario, si la sobreprotección ocurre en perros cuyos dueños cumplen el rol de líderes dentro del grupo, la tarea a realizar suele ser algo más sencilla.

El objetivo final del tratamiento consiste en disminuir la agresividad de los animales no a través de un método que les resulte traumático - como el castigo físico -, sino a través de un cambio en el aspecto emocional a fin de que dejen de considerar como peligrosas las situaciones antes mencionadas. Para lograr esto no hay nada mejor que estimular y premiar una buena conducta siempre manteniendo un mensaje coherente, exigir el cumplimiento de esa conducta mostrando firmeza en la actitud y ser pacientes para esperar los resultados.

Por último creo necesario recordar la importancia de prevenir la aparición de los comportamientos agresivos indeseables. Con este propósito, se recomienda elegir el perro que mejor se adecue a las necesidades del grupo familiar para luego educarlo correctamente. Sin embargo, si uno ya convive con un perro no debe olvidar que la mayoría posee una gran capacidad de aprendizaje. Si ésta es estimulada correctamente, será posible cumplir con aquel dicho popular que afirma que "siempre es mejor prevenir que curar".

Fuente: www.comportamientoanimal.com

Extracto del libro "Nuestro perro"

Agresividad animal
M.V. Claudio Gerzovich Lis


Comportamiento agresivo del perro

 

 


De todos los comportamientos indeseables que presentan los perros, la agresividad es el único que puede poner en serio riesgo la integridad física e incluso la vida de una persona. Por tal motivo, es la conducta por la cual más frecuentemente los propietarios consultan a los especialistas en comportamiento animal.

Hace algunos años, cuando los conocimientos acerca del comportamiento canino eran escasos, se pensaba que si un perro mordía a una persona se debía sólo a que el animal padecía alguna enfermedad, más precisamente, rabia.

Si bien algunas veces ésa era la razón del comportamiento agresivo, en la mayoría de los casos respondían a causas totalmente diferentes.

A pesar de que en la actualidad existen muchos lugares en los que no se diagnostican casos de rabia canina desde hace varios años, siguen existiendo situaciones en las que los perros agreden a los seres humanos. Los animales suelen no ser los únicos responsables ya que en muchos casos esta reacción responde al total desconocimiento que la mayoría de las personas tiene acerca del comportamiento de los perros y también a que muchas conductas agresivas son estimuladas, consciente o inconscientemente, por los propietarios.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que la mayoría de los comportamientos agresivos de los perros son normales y no verdaderas patologías, aunque por supuesto existen conductas agresivas anormales, de origen orgánico. En una especie social como la de los perros, que actúa a partir de un sistema jerárquico, que caza en grupo y que realiza la mayoría de sus actividades coordinadamente, el orden es una premisa fundamental. Este orden es establecido sobre la base de diferentes interacciones en las que la agresividad suele ser un componente importante. A su vez, es a través de la agresividad que los animales defienden sus territorios de extraños.

La agresividad es considerada además una característica positiva en muchas razas de perros, especialmente en aquellas destinadas a proteger el territorio o la familia. También en muchos casos este comportamiento es estimulado en forma individual por muchos propietarios. Si un perro agrede e incluso lesiona a un delincuente que pretendía ingresar en nuestro domicilio, será calificado como un héroe. Pero si el mismo perro agrede a un amigo que venía de visita será considerado como un individuo peligroso al que hay que sacar de la casa. Un ejemplo más de que los perros muchas veces son víctimas de nuestras propias incoherencias.

Finalmente, todo propietario de un perro debe saber que no existe un tratamiento universalmente válido para los perros agresivos, ya que la agresividad es un comportamiento sumamente complejo. Dado que puede responder a muchas causas distintas, en cada caso será necesario que un profesional especializado diagnostique adecuadamente el tipo de agresión que presenta el animal.

Debido a que detallar todos los tipos existentes demandaría varios capítulos, sólo mencionaré, a título informativo, algunos de ellos y me referiré más detalladamente a los dos más comunes: la agresión por dominancia y la agresión sobreprotectora y maternal. Entre las consideradas normales se pueden mencionar la agresión por competencia, territorial, por miedo y por dolor, mientras que son consideradas anormales la agresión por hidrocefalia, por hipotiroidismo y por epilepsia agresiva, entre otras.

Fuente: www.comportamientoanimal.com

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Por que ladran nuestros perros
MVZ Stéphane Meder Vincileoni

 

 

 

 

Al contrario de lo que comúnmente se piensa, el ladrido en el perro no es un lenguaje. Es una manifestación emocional en refuerzo de posturas.


La comunicación no verbal constituye un patrón de referencia concreto para quien convive con un perro. Cada perro tiene una serie de señales corporales que si las interpretamos correctamente podremos conocer la emoción que nos está tratando de comunicar. Puede tratarse de sumisión, de una solicitud de juego, contacto corporal, una interrogación, etc. Son signos visibles que no sólo involucran gestos faciales o corporales; los gruñidos, los gemidos, jadeos, aullidos y los ladridos, nos dan otras pistas, nos están trasmitiendo sus emociones y sus frustraciones.
 

Ladrar no siempre es un signo de agresividad, estas vocalizaciones son utilizadas por nuestros perros para expresarse, variables en intensidad, moduladas, de distinta duración y repetición. Son innatas al animal y de todos los cánidos el perro es el único en tener un repertorio tan amplio. Estas vocalizaciones no son monosilábicas a diferencia del lobo y el coyote y con la domesticación han adquirido una significación mayor, como es el caso de los perros de rastreo, donde a través de ellas es posible orientarse.
 

El origen de las vocalizaciones es genético influido por el medio ambiente y los aprendizajes en el periodo del desarrollo comportamental de transición. Responde a estímulos del medio ambiente que dependen en consecuencia y notablemente de la relación establecida entre el perro y su dueño.

Muchos propietarios de animales tienen por tendencia tratarlos como a niños, mimarlos y desarrollar en consecuencia problemas, como por ejemplo los denominados "síndrome de hiperafecto" o la ansiedad por separacion. Suelen ser perros que duermen en la misma habitación de los amos o comen su mismo alimento y a la misma hora, y que cuando sus propietarios están ausentes pueden llegar a desencadenar conductas destructivas, sobre todo con aquellos objetos que tengan una relación con el sujeto de apego. Y que como corolario se dedican a ladrar obsesivamente cuando se quedan solos.

Con una socialización temprana durante los primeros meses de vida, una correcta educación y ubicación social del perro en el seno familiar evitaremos este tipo de problemas. Pero ante todo debemos ser capaces de reconocer los comportamientos antisociales a tiempo y corregirlos con el debido asesoramiento profesional.

El período del desarrollo más importante en un perro es justamente el de la "socialización". A esta etapa se le atribuye la génesis de los problemas de comportamiento, debidos esencialmente a un empobrecimiento o a una perturbación del desarrollo comportamental: socialización insuficiente a la especie canina o a la especie humana, miedos, fobias o ansiedad ante diversos estímulos. El período de socialización tiene lugar desede los 21 días hasta las 21 semanas. Si en esta etapa el perro no tiene contactos suficientes con un niño, con otros perros, con el tráfico… de adulto manifestará temor o agresividad hacia estas situaciones.
 

Educar a un perro no tiene por qué representar un ejercicio que ocupe más tiempo del que el dueño del animal tenga para ocuparse de éste. Debe representar un momento agradable donde se combinará el juego con refuerzo (premios, caricias o palmadas) y paseos que se puedan disfrutar.
 

El ladrido no es un defecto que haya que erradicar, es una forma de expresión que debemos modelar. Hay que tomar en cuenta que no siempre es un mecanismo de chantaje para conseguir un objetivo o una forma de decirnos que no le dejemos sólo; puede responder a un dolor, a una enfermedad o a un peligro inminente y debemos saber diferenciarlos.

Hoy en día y fundamentalmente en las ciudades se ha convertido en un motivo de importantes conflictos vecinales. Representan el segundo motivo de molestia por contaminación auditiva después del tráfico vehicular.

Cada casuística tiene su origen, sus formas de control y sus terapias específicas, pero existen unas normas generales que conviene tener presentes; no pegar, no gritar y no ceder con premios o golosinas a sus reclamos. Los veterinarios especialistas en comportamiento animal son los profesionales idóneos para el asesoramiento en los casos de ladridos obsesivos. Últimamente han surgido en el mercado una serie de dispositivos que pueden servir de ayuda en casos de vocalizaciones excesivas, concretamente nos han llamado la atención los denominados Collares antiladridos.-


Según sus fabricantes, la empresa canadiense Multivet Internacional se trata de "un collar inofensivo vaporizador de citronela que condiciona a los perros a dejar de ladrar excesivamente, sin peligro para los perros, los humanos y el medio ambiente".

El funcionamiento de este aparato, según el Doctor Stéphane Meder es el siguiente: "cuando el perro ladra el sensor electrónico de este collar antiladrido (ver foto) vaporiza citronela o un gas sin olor. El animal ve, huele, siente y escucha produciéndose un efecto disruptivo, es decir, un estímulo poco común el cual, por su aparición, va a bloquear la secuencia comportamental que se está presentando y orientará al animal hacia una corta secuencia exploratoria...". Este estímulo no ejerce un castigo propiamente hablando y no causa dolor, permitiendo tratar de una manera por completo humana las vocalizaciones excesivas. Es eficaz en un 91% de los casos". También nos comentó que "no inflige un castigo al animal a diferencia de los collares de toques eléctricos cuya eficacia es apenas de 50% o los collares de ultrasonido cuya eficacia es de un 20%. Evita asimismo recurrir a técnicas poco ortodoxas como la ablación de las cuerdas vocales al permitir la corrección del ladrido o de las vocalizaciones mediante el efecto disruptivo"
 

Es interesante tomar en cuenta una advertencia del Doctor Meder: "el castigo sea el más sofisticado que haya podido crearse en cuestión de educación perruna o en tratamientos de trastornos del comportamiento no representa una solución duradera y además puede desencadenar uno de los efectos secundarios más graves, como es la agresividad en contra de quién lo ejerce. Además se debe considerar como prioritario el confort de los animales y su seguridad".
 

Recientemente ha sido desarrollado por el equipo de investigadores que dirige nuestro colega y Especialista en Comportamiento el Dr. Patrick Pageat la DAP (Dog Apeasing Pheromone) en difusor y en collar. La DAP por su efecto ansiolítico permite apaciguar a los animales y se emplea con mucho éxito en la ansiedad por separación, el síndrome de privación sensorial, el síndrome Hs/Ha, las sociopatías, la ansiedad de desritualización. En estos trastornos del comportamiento del comportamiento las vocalización son una manifestación emocional importante aunque no patogmónica.


Autor: MVZ Stéphane Meder Vincileoni - Residente en Canadá - 1960 Rue Lemay - St-Hyacinthe (QC) - TE: (450) 771-0955 - Consultor en comportamiento animal para la Industria Veterinaria.- Clínico en comportamiento animal en el Hospital Veterinario Canii-Felis - St-Hubert - Québec - Canadá - Hospital Veterinario Cani-Felis -
www.foyel.com/etologia

Ladrido excesivo
M.V. Claudio Gerzovich Lis

 

El ladrido de los perros: más que una molestia

 

 


A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia de extraños. De esta manera se sienten protegidos por sus animales y además disuaden a potenciales ladrones de ingresar en sus domicilios. Sin embargo, si el ladrido de un perro no se produce en forma momentánea inducido por un estímulo externo amenazante sino que es una constante, deja de ser una característica positiva para constituirse en un comportamiento indeseable, sobre todo para aquellas personas que conviven con sus perros en departamentos.

Si bien el ladrido de un perro es un comportamiento normal, genéticamente programado, que cumple tanto las funciones de aviso o alarma para los miembros de un grupo de pertenencia como la de amenaza hacia extraños que intenten penetrar en su territorio, también puede ser emitido por muchas otras razones y en las circunstancias más diversas. Una de las causas más frecuentes por las que un perro comienza a ladrar es la denominada facilitación social. Este término se utiliza para explicar aquellos comportamientos que un animal realiza cuando es estimulado por otro animal que ejecuta la misma conducta. Es habitual que cuando un perro del vecindario comienza a ladrar sea seguido por el resto de los perros del lugar.

Debido a que en la mayoría de los casos no es posible corregir la causa que origina el problema, una forma adecuada para revertir este comportamiento puede ser estimular al perro a realizar un comportamiento incompatible con el ladrido, como por ejemplo, pedirle que obedezca una determinada orden y premiarlo por su respuesta adecuada. Por supuesto que es posible aplicar esta técnica si uno está presente cuando el perro comienza a ladrar. Por el contrario, si el perro se encuentra solo cuando es estimulado a ladrar por sus congéneres vecinos, nada se puede hacer para modificar la situación, salvo esperar a que el animal que dirige el "coro" decida dejar de ladrar.

Otra de las causas frecuentemente responsables del ladrido excesivo es la frustración social. Los perros son animales altamente sociales, que disfrutan de la compañía de sus dueños. Muchos propietarios les permiten a sus animales disfrutar de su compañía hasta que por alguna conducta indeseable del animal deciden encerrarlos. Esta actitud humana genera un gran desconcierto en el perro y, sumada a la frustración producida por la separación y la consiguiente soledad, induce a muchos perros a ladrar descontroladamente a fin de eliminar las tensiones. Por eso es tan importante acostumbrar a un perro desde su etapa de cachorro a quedarse solo en forma gradual a fin de evitar alterar su estado emocional en forma repentina.

Otra razón que induce a los perros a ladrar excesivamente es el aburrimiento. Cuando un perro está solo por varias horas se aburre y una de las actitudes que puede tomar ante esta situación es ladrar. Lo conveniente es tratar de no dejar solo a un perro por largos períodos o, cuando no hay más remedio, dejarle objetos que llamen su atención y que pueda morder a fin de que se distraiga.

Pero también en este punto el aprendizaje puede jugar un rol sumamente importante. Es común observar cómo un propietario termina haciendo lo que su animal pretende con tal de que haga un poco de silencio. Compartir la comida con él, dejarlo ir a dormir a la pieza con los chicos o salir corriendo a dar un paseo porque el ruido producido por el ladrido del animal se torna insoportable, son sólo algunos ejemplos. Sin embargo, jamás hay que olvidar que los perros tienen una gran capacidad de aprendizaje y que rápidamente captarán que el mejor camino para obtener lo que desean será ladrar. Por eso es imprescindible evitar este comportamiento indeseable no "premiando" a un perro por emitir el ladrido. Si esta conducta ya está instalada uno de los mejores caminos a seguir será ignorarlo hasta que perciba que ladrar no le garantiza llamar la atención de su dueño, sino más bien todo lo contrario.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Destructividad de muebles u otros objetos

 


Otro de los comportamientos indeseables que suelen presentar los perros en su convivencia con los seres humanos es la destructividad de muebles u otros objetos. Por supuesto que la mayoría de las veces este comportamiento suele ocurrir en ausencia del grupo familiar, es decir, cuando el perro está solo. También en este caso la mayoría de los propietarios suelen castigar al animal cuando regresan a su casa y se encuentran con los restos de sus preciados objetos. Sin embargo, esta actitud no sólo no suele ser adecuada ni eficaz para corregir esta mala conducta sino que además puede contribuir a empeorarla.

Para revertir esta conducta primero es necesario, como en todos los casos, conocer las causas por las que un perro rompe cosas. Entre las más frecuentes figuran la necesidad de experimentar el gusto y la textura de los objetos que están en el ambiente, habitual en los cachorros; el aburrimiento, tanto en cachorros como adultos; el aprendizaje, en juveniles; y, finalmente, como un modo de aliviar tensiones, no importa la edad del perro.

Si de cachorros se trata, hay que tener en cuenta que suelen ser sumamente curiosos y que esta curiosidad en general está orientada hacia todo lo nuevo. Por eso, al igual que los bebés, suelen llevarse a la boca diferentes objetos que están a su alcance. La diferencia radica en que los filosos dientes del cachorro y sus poderosos músculos masticatorios tienen un poder de destrucción suficiente para dañar cualquier tipo de objeto.

Por este motivo al principio de la convivencia es importante preocuparse por:

• Proporcionarle al cachorro diferentes objetos que sean adecuados para que se los lleve a la boca. Es mejor no darle cuatro o cinco "chiches" y dejárselos a su disposición en forma permanente ya que seguramente se aburrirá y buscará algún objeto novedoso en lugar de los que tenía destinados para él.

• Poner fuera del alcance del cachorro aquellos objetos preciados hasta tanto el perro sea más grande.

Si la destructividad por aburrimiento ocurre cuando el perro, ya sea cachorro o adulto, permanece solo en la casa durante varias horas al día, resultará conveniente además sacarlo a hacer una larga caminata media hora antes de que su dueño se vaya de la casa y media hora después de su regreso. De esta manera se le brinda al animal la posibilidad de distraerse y cansarse. Como consecuencia no sólo se aburrirá menos sino que también eliminará tensiones durante el ejercicio y tendrá menor necesidad de morder y romper objetos.

Finalmente, otra forma de prevenir el comportamiento destructivo es no darle al perro zapatillas viejas, medias viejas o cualquier otro objeto, ya que probablemente el animal no diferencie estos objetos viejos de los nuevos, que sí tienen valor para su propietario. Es frecuente observar cómo perros que han sido estimulados a jugar, por ejemplo, con zapatillas o ropa vieja terminan destrozando zapatillas nuevas.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Eliminación de orina y materia fecal
en lugares inadecuados

 


Uno de los primeros comportamientos indeseables que se presentan durante la convivencia entre un cachorro y una familia es cuando el cachorro elimina sus deposiciones en lugares inadecuados. Son por supuesto comportamientos inadecuados para el dueño pero no para el perro, quien la mayoría de las veces no recibe un correcto entrenamiento acerca de cuál es el lugar correcto para que haga pis y caca.

Uno de los métodos más utilizados por los dueños consiste en colocar junto al lugar de descanso y de alimentación del cachorro papeles de diario. Si el cachorro orina o defeca en otro lugar suelen refregarle el hocico en sus propias deposiciones y llevarlos al lugar elegido por ellos para exigirle que elimine allí o se atenga a las consecuencias. Si a pesar de esto el animal continúa haciendo pis y caca en cualquier lado menos donde su enfurecido dueño pretende, el castigo físico no se hará esperar y el vínculo con el cachorro se deteriorará por completo. En realidad, si un cachorro que fue sometido a este tipo de enseñanza no orina ni defeca donde su propietario desea la culpa no es del cachorro sino del método utilizado por el dueño. Por el contrario s¡ el cachorro comienza a eliminar sus deposiciones en el lugar fijado por el dueño, no lo hace gracias al método de enseñanza utilizado sino a pesar del mismo.

Veamos algunos conceptos acerca del comportamiento normal de eliminación de los perros. Una vez que son capaces de movilizarse por sus propios medios, los cachorros comienzan a orinar y a defecar en lugares alejados de donde duermen y comen. Por lo tanto, colocar papeles de diario junto al lugar de descanso y alimentación es totalmente incorrecto para lograr el objetivo deseado.

La capacidad de lograr un aprendizaje estable comienza a partir de la octava semana de vida, aunque ya pueden aprender simples consignas a partir de la quinta semana. Sin embargo, los cachorros no pueden razonar. Cuando una persona reprende a su cachorro por haber hecho pis en un lugar indeseable y lo lleva al sitio elegido, está pretendiendo que su animal realice un razonamiento complejo. El mensaje del dueño es el siguiente: "Te reprendo por haber hecho pis donde no debías, te muestro dónde quiero que de ahora en más lo hagas y también quiero que pienses muy bien antes de repetir tu mala acción o te atendrás a las consecuencias." Es obvio que ningún cachorro puede elaborar adecuadamente semejante mensaje.

Para cualquier propietario resultará más conveniente utilizar un método no traumático y con consignas claras para el animal. Si uno vive en un departamento y le brinda a su cachorro un lugar de descanso en la cocina pretendiendo que orine y defeque en el lavadero, jamás deberá dejar abierta la puerta de acceso al resto de la casa.

Para un cachorro que duerme y come en la cocina, el living o uno de los dormitorios serán lugares ideales para eliminar las deposiciones, ya que se encuentran alejados de su lugar de descanso y alimentación. Por lo tanto, el cachorro sólo deberá ingresar en esos lugares después de haber orinado y defecado, pudiendo permanecer allí por un breve período y sólo bajo estricto control. En realidad el hábitat del animal deberá ser la cocina y el lavadero, cuyos pisos estarán totalmente cubiertos por papeles de diario para que el cachorro orine y/o defeque allí. Luego, a medida que pasan los días, se irán sacando los diarios, primero los que están más alejados del lavadero y luego los que le siguen para finalmente dejar cubierto sólo el lugar definitivo para las deposiciones.

Por supuesto que si durante ese tiempo el cachorro orina o defeca donde no corresponde en presencia del dueño, éste deberá llevarlo inmediatamente al lugar adecuado en el más absoluto silencio y sin enojarse y dejarlo allí durante unos minutos para luego restringir durante unos días el acceso del animal al resto de la casa. Si en cambio el cachorro orina o defeca en el living en ausencia de algún miembro de la familia la responsabilidad no será del perro, por lo que no deberá ser castigado, sino de la persona que no lo controló en forma adecuada.

Si en lugar del lavadero uno quiere que el cachorro haga pis y caca en cualquier lugar del balcón sin necesidad de utilizar papeles de diario, o vive en una casa y pretende que su cachorro elimine en el jardín o en el patio, le recomiendo releer "Cómo enseñarle al perro dónde hacer sus necesidades", Capítulo IX.

Finalmente si decide que su perro deberá hacer pis y caca en la calle será conveniente que se remita a "Aprendizaje temprano: Enseñar bien y a tiempo", Capítulo VIII, a fin de saber cómo lograr su objetivo, aunque al mismo tiempo le aconsejo comprar una palita y varias bolsas para juntar las "necesidades" de su animal y no causar molestias a sus vecinos.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

La inteligencia canina: una realidad

 

 

 


Cuando uno les pregunta a muchos propietarios de perros si consideran que sus animales son inteligentes, la mayoría no duda en dar una respuesta afirmativa y la ejemplifican a través del clásico "sólo le falta hablar".

Sin embargo, cuando uno les pregunta qué es la inteligencia parecen no tener demasiada idea acerca de lo que significa este concepto, por lo que suelen recurrir a ejemplos de la vida cotidiana para demostrar lo afirmado.

"Mi perro es inteligente porque rápidamente aprende a hacer todo lo que le enseño." 0 bien dicen: "Es tan inteligente que sabe distinguir el ruido del motor de mi auto cuando llego del trabajo y no reacciona si otro auto igual al mío se detiene en la puerta de casa." 0 explican: "Sin que nadie se lo enseñara aprendió a abrir todas las puertas de la casa."

Si analizamos detenidamente estos comentarios podemos darnos cuenta de que en todos ellos las personas se refieren a la capacidad de aprender que tienen sus perros. Pero si bien esta capacidad es una condición básica para toda inteligencia, no es un sinónimo de ese concepto. Dicho en otras palabras, el hecho de que un perro posea una gran capacidad de aprendizaje no significa necesariamente que sea inteligente. Por lo tanto, para encontrar una respuesta a este interrogante, primero es necesario definir el significado del término inteligencia.

Una definición que tiene consenso entre la mayoría de los científicos es aquella que dice que la inteligencia es la capacidad de enfrentar símbolos, relaciones y conceptos abstractos, así como nuevas situaciones o problemas, y resolverlos de una manera adecuada. A partir de esta definición muchos sostienen que la inteligencia canina es más un mito que una realidad.

Sin embargo, Aristóteles (384-322 a.C.) sostenía que la razón de los animales difería de la nuestra no por su naturaleza sino del más al menos. Otro filósofo griego, Porfirio (232-304 d.C.), haciendo uso de un razonamiento simple y claro decía: "Entre los animales hay muchos que aventajan al hombre por su tamaño, su velocidad, el alcance de la vista, la sutileza del oído. Pero no por esto el hombre es sordo, ciego o débil, ni está privado de movimiento. Si los hombres tienen más inteligencia que los animales, esto no es una razón para sostener que los animales no la tienen en absoluto; del mismo modo que sería erróneo sostener que las perdices no vuelan porque los gavilanes vuelan mejor que ellas".

René Descartes, filósofo francés del siglo XVII, sostenía que los animales carecían de estado consciente, de inteligencia y de cualquier proceso mental análogo al del ser humano. Muchos psicólogos y fisiólogos compartieron, e incluso comparten en la actualidad, este concepto. Para ellos los procesos mentales superiores que rigen el comportamiento humano están gobernados por principios distintos de aquellos que rigen el comportamiento animal. Más aún, para muchos científicos los animales en general y los perros en particular no serían otra cosa que máquinas biológicas que actúan sobre la base de reflejos y reacciones automáticas programadas genéticamente.

También para algunos científicos prominentes como Charles Darwin la inteligencia de los animales no es un mito sino una realidad. En su libro La descendencia del hombre sostenía que la diferencia entre la inteligencia de los seres humanos y la de muchos animales era una cuestión de grado y no de clase. Más aún, Darwin afirmaba que "las distintas emociones y facultades -como el amor, la memoria, la atención, la curiosidad, la imitación, etcétera- de las que se jacta el hombre, se encuentran en condición incipiente y a veces bien desarrolladas en los animales inferiores".

En lo que a mí respecta, me encuentro mucho más cerca de la opinión de Aristóteles, Porfirlo y Darwin que de la de Descartes y sus seguidores contemporáneos.

Recuerdo que ya en mi época de instructor canino pude comprobar personalmente la existencia de inteligencia en el perro. El animal en cuestión era un ovejero alemán de dos años y medio de edad, de nombre Muck. Después de finalizar el entrenamiento de obediencia procedí a instruir a Muck en lo que se refería a guardia y protección de la quinta donde él vivía junto a sus dueños. Un día, ya finalizando el proceso, estaba trabajando con el perro suelto cuando mi ayudante, que hacía las veces de delincuente, saltó la cerca e ingresó repentinamente en la quinta a una distancia de unos cincuenta metros del lugar donde Muck y yo nos encontrábamos. Ante tal situación el perro salió presuroso a su encuentro. El "delincuente", por su parte, intentó correr alrededor de la casa, que se hallaba ubicada en el centro del terreno, con el objetivo de lograr que Muck lo persiguiese.

Cuando el perro advirtió esta situación, en lugar de ir detrás del agresor decidió dar la vuelta y enfrentarlo en el extremo opuesto de la casa. Esto causó una desagradable sorpresa en mi ayudante, ya que mientras él esperaba ser perseguido por un lado, el animal decidió ir a buscarlo por el lado contrario. Resulta evidente que el perro se enfrentó a un problema y lo resolvió de la mejor manera posible, lo cual demuestra que tuvo una respuesta inteligente. Obviamente nadie sensato podría afirmar que la inteligencia canina está tan desarrollada como la del ser humano. Resulta también interesante destacar, aunque parezca increíble, que también está menos desarrollada que la del lobo.

Ahora bien, ¿por qué el antecesor salvaje del perro es más inteligente que su pariente doméstico? La explicación es sencilla. El perro que vive con una familia humana no necesita de su inteligencia para sobrevivir. Dado que se encuentra en un ambiente protegido, no se lo selecciona a partir de su inteligencia sino que se lo selecciona por su capacidad de respuesta al entrenamiento de obediencia. En cambio, en la vida salvaje, el individuo de mayor inteligencia resolverá mejor los problemas cotidianos, mientras que el de muy baja inteligencia tendrá mucha mayor dificultad para lograrlo y, por lo tanto, menos posibilidades para sobrevivir y dejar descendencia.

En síntesis, los lobos son más inteligentes que los perros debido a que están sometidos a una presión de selección en favor de la inteligencia. Por el contrario, la selección de los perros la realiza el hombre a favor de la docilidad, la facilidad de manejo y la capacidad de aprendizaje. Sin embargo, esto no significa que los perros no sean inteligentes, sino más bien todo lo contrario. De hecho, la inteligencia del perro es tan antigua como él mismo y lo acompaña desde su aparición en este mundo.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Las reglas de la jauría:
dominancia y subordinación

 

 


La dominancia


A través de la dominancia los individuos de mayor jerarquía -es decir, los dominantes- son los que ostentan el poder y tienen los mayores privilegios. En situaciones de competencia por los recursos, los lobos de mayor jerarquía son los que primero acceden a la comida, al agua y a los lugares de descanso. Por el contrario, los lobos de menor jerarquía acceden al alimento una vez que los más dominantes saciaron su apetito, algunas veces cuando ya queda poco alimento, por lo que los lobos de menor rango necesariamente deberán conformarse con las sobras.

En el caso de los perros que conviven con los humanos, la dominancia suele observarse cuando los dueños de dos perros, pretendiendo que sus animales compartan las cosas, le dan un hueso a cada animal. El perro dominante generalmente se apropia de los dos preciados objetos y no permite que su compañero obtenga el suyo hasta tanto él lo decida. Esta actitud produce el enojo de muchos dueños, quienes, disgustados por el "egoísmo" de uno de sus perros, suelen quitarle uno de los huesos y entregárselo al otro, que pacientemente esperaba su turno antes de la intervención del ser humano.

Hechos de este tipo pueden traer dos consecuencias sumamente negativas para la convivencia. Una de ellas es que el propietario termine siendo mordido por su propio perro al intentar quitarle el hueso. La otra consiste en la pelea entre los perros ya que el dominante mostrará su enojo por no sentirse respetado en su jerarquía, mientras que el subordinado comenzará a defender el hueso que por ese entonces se encontrará en su zona de propiedad. Estas dos actitudes tienen sin embargo su explicación en las propias reglas que existen en la jauría, que como todas las reglas tienen sus excepciones.

Una de estas excepciones a los privilegios que otorga la dominancia es la que se relaciona con la propiedad individual, especialmente de la comida. Por ejemplo, en el caso de los lobos, si por alguna razón un individuo subordinado accede antes que el dominante al alimento puede impedir que el lobo de mayor rango tome la comida hasta el momento en que él se lo permita. Mech define la zona en la cual un lobo que posee comida no permite el acercamiento de otro como "zona de propiedad", que abarca normalmente una distancia de alrededor de 30 centímetros de la boca del lobo. En síntesis, a pesar del rango que cada lobo ostente dentro del grupo, una vez que un lobo posee una porción de comida, está más allá de toda disputa.

En el caso de los perros, debido a que ellos se comportan con sus propios patrones de comportamiento, es posible que a pesar de ser un animal normalmente respetuoso de su propietario, lo agreda cuando intenta tocarle la comida o quitarle un hueso. Esta misma razón es válida para explicar por qué un perro subordinado que tiene un hueso puede agredir a uno de mayor rango cuando intenta quitárselo.

Otra excepción a la ley de dominancia tiene lugar cuando una hembra, normalmente subordinada a un macho, tiene cachorros. Con el nacimiento de los pequeños la hembra puede repentina y rápidamente comenzar a dominar al macho por un período de alrededor de treinta días; durante este período se mostrará agresiva con el macho si intenta contrariaría. Esto sirve también para explicar por qué una perra con cachorros puede actuar agresivamente con su familia humana a pesar de no haber mostrado con anterioridad ninguna actitud agresiva.

Relaciones entre un perro subordinado y otro dominante

Dentro de una sociedad altamente organizada como es la de los perros, el orden es la premisa fundamental. Un aspecto de vital importancia para que ese orden se mantenga es la absoluta coherencia en el accionar de cada uno de los individuos dentro del grupo, lo cual hace que sus integrantes actúen en forma altamente predecible. Este tipo de interacción es la causa principal que mantiene estable la estructura social de la jauría.

Dentro de esta estructura cada individuo ostenta un determinado rango, el cual suele establecerse tempranamente a partir del juego entre los cachorros. El tipo de juego que influye en el establecimiento de jerarquías es aquel que tiene incorporado un componente agresivo. Las "peleas" durante el juego comienzan alrededor de la tercera o cuarta semana de vida y traen aparejadas la formación de un orden de dominancia entre los hermanos de la camada. Este orden suele mantenerse a lo largo del tiempo a menos que ocurra algún cambio drástico en las condiciones de vida de los animales. Lo mismo ocurre durante la convivencia de los perros con los humanos y se observa habitualmente cuando una persona tiene dos o más perros en su casa.

Si bien los animales establecen rápido un orden jerárquico entre sí, los propietarios suelen interferir en la conformación de la estructura social de sus perros. La mayoría de los dueños suele tratarlos en forma igualitaria y evita hacer diferencias. Este tipo de actitudes las vemos a diario cuando una persona acaricia a sus dos perros al mismo tiempo para que, según dicen, "no se pongan celosos" o cuando le da una galletita a cada uno para que aprendan a compartir". Sin embargo, muchas veces no se logra lo que se pretende y las peleas entre los animales aparecen tarde o temprano, ya que intentar igualar a los perros en lugar de diferenciarlos trae como consecuencia la competencia.

También resulta habitual que el propietario de dos perros reprenda al individuo más dominante cuando intenta demostrar su superioridad hacia el más débil. Esta actitud genera una gran inestabilidad emocional en los animales ya que el perro dominante aprende que en presencia del dueño su jerarquía sobre el otro animal no es respetada, mientras el subordinado rápidamente percibe la protección de su compañero humano. La consecuencia más frecuente de este accionar por parte del ser humano es la agresión entre los perros, que suele producirse en un comienzo sólo en presencia del propietario y no cuando los animales están solos. Como ejemplos podemos citar aquellas peleas que ocurren entre perros cuando el dueño regresa al hogar; la situación provocada cuando el propietario saca a pasear a uno de los perros y el otro, al regreso, lo recibe en forma agresiva, y las agresiones que se producen cuando el dueño acaricia a los dos animales al mismo tiempo. La explicación más probable de estos hechos es que el perro dominante decide agredir al subordinado porque su rol no es respetado en presencia del dueño y al mismo tiempo el hasta ese momento subordinado también se muestra agresivo porque trata de ocupar el rango superior por contar con la protección del propietario. Por el contrario, en ausencia del dueño ambos perros conocen muy bien cuáles son sus roles. Por eso, en un comienzo conviven en paz, al menos hasta que el más débil de carácter adquiere la convicción necesaria para intentar revertir la situación sin contar con el amparo de su desorientado propietario.

Por todo lo dicho es posible concluir que en estos casos cualquier circunstancia por más simple que parezca puede desestabilizar al grupo y provocar una agresión manifiesta entre sus integrantes. Sin embargo, aunque tales conflictos disparadores de la agresión pueden terminar en serios incidentes entre los perros que conviven en una casa, la norma dentro del grupo suele ser la armonía.


La sumisión


La armonía en la convivencia se produce gracias a los denominados comportamientos de sumisión, que son aquellas manifestaciones que el perro de rango inferior realiza con el fin de obtener la amistad del individuo dominante o de inhibir su agresividad.

Este tipo de situaciones se ven frecuentemente cuando las personas llevan a sus perros a una plaza. Recuerdo un día en que me encontraba en una plaza con Tango, un ovejero alemán de dos años de edad, y su propietario. En determinado momento llegó al lugar un amigo del dueño junto a Mac, un cachorro de golden retriever con el cual Tango ya había jugado en otras oportunidades. En ese momento Mac se aproximó agachado, con la cola baja y sus orejas orientadas hacia atrás, en estrecho contacto con la cabeza. En el instante preciso del encuentro Mac tocó el hocico de Tango con el suyo y comenzó a realizar rápidos movimientos con su lengua intentando lamerlo, como si estuviera dándole besos. Esta serie de manifestaciones "amistosas", denominadas gestos de sumisión activa, generaron inmediatamente una recepción cordial de parte de Tango. Después de esto ambos animales comenzaron a jugar corriendo alrededor de nosotros. Vemos de esta manera que la sumisión activa consiste en una serie de comportamientos realizados por un individuo subordinado frente a uno dominante, que en este caso fue utilizada como ritual de saludo, para demostrarle su predisposición amistosa y no desafiante.

Mientras los humanos charlábamos acerca de la excelente relación que habían establecido ambos perros, se produjo un episodio de gran tensión entre los animales. Resultó que otra persona que estaba en la plaza deleitándose observando el juego entre ellos, decidió arrojarles un palito para que alguno se lo alcanzara. Debido a que el palito cayó más cerca del sitio donde Mac estaba, éste salió presuroso en su búsqueda. Ni lerdo ni perezoso, Tango corrió hacia el lugar y llegó al mismo tiempo que su compañero, que ya se aprestaba a tomar el objeto en cuestión. En ese instante y antes de que alguno de los dos perros agarrase el palito, Tango miró fijo al cachorro y emitió un fuerte gruñido en señal de dominio de la situación. El mensaje era claro: si Mac intentaba tomar el palito sería agredido. El cachorro se quedó inmóvil, se recostó sobre uno de sus lados -exponiendo la parte ventral de su cuerpo y metiendo la cola entre sus patas traseras- y emitió un pequeño chorrito de orina. Esta actitud, denominada sumisión pasiva, inhibió rápidamente la posible agresión de Tango, quien serenamente tomó el objeto de la discordia y acudió junto a su compañero al encuentro de quien se los había arrojado.

La sorpresa y hasta desagrado que mostraron los dueños de ambos perros hizo necesario que les explicara que la sumisión pasiva es una manifestación extrema del comportamiento de sumisión, caracterizada por posturas que los individuos subordinados adoptan con el fin de inhibir la agresión de los dominantes. Los subordinados las utilizan para demostrarles a los dominantes el respeto por su autoridad y jerarquía y la aceptación de una posición inferior dentro de¡ orden social.

Las interacciones sociales de los perros tienen como función principal mantener el orden dentro del grupo sin necesidad de violentas agresiones. Además, el hecho de que cada individuo esté seguro de su posición dentro del grupo hace que se comporte en forma apropiada con los demás integrantes, lo cual tiene como función que la convivencia dentro de la sociedad sea generalmente de tipo pacífica.


Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

Las reglas de la jauría: el liderazgo

 

 


En las especies animales de hábitos solitarios cuyos individuos no necesitan ni dependen de un grupo social para su subsistencia, como es el caso de muchos felinos, cada animal decide lo que hace en su vida de independencia. Por el contrario, en las especies altamente sociales -como son los lobos, los perros y también nosotros, los humanos- existe un factor de suma importancia para que esas sociedades puedan funcionar armónica y adecuadamente y, por lo tanto, ser viables a lo largo del tiempo: un sistema de orden. La falta de un ordenamiento social tanto en las manadas de lobos, en las jaurías de perros como en las familias de los seres humanos y más aún en las naciones formadas por millones de personas, haría imposible la supervivencia.

La mayoría de los científicos expertos en lobos, entre ellos Adolph Murie, Rudolf Schenkel y David Mech, han demostrado que en los lobos existe un orden que resulta de un sistema social muy desarrollado, basado en una escala social mediante la cual se establecen las relaciones entre los miembros del grupo. Estas relaciones están basadas en un orden de jerarquía lineal y unidireccional. En una manada de lobos existe un jefe al que se denomina alfa, un individuo subordinado a éste que se denomina beta, un tercer individuo llamado gama que se subordina al anterior, y así sucesivamente.

Este ordenamiento jerárquico permite que cada integrante ocupe un lugar dentro del grupo y que actúe en forma coordinada tanto en lo que respecta a las actividades de desplazamiento como a las de caza y descanso. Desde ya el encargado de gobernar y coordinar todas las acciones es el individuo de mayor jerarquía dentro del grupo -es decir, el jefe-, al cual en este caso se lo llama líder o dominante. Este sistema jerárquico permite además que cada individuo pueda obtener su porción de comida, su área de descanso y cubrir otras necesidades que de otro modo y debido a la competencia y las peleas que sucederían, no sería posible satisfacer.

Vemos así que la convivencia dentro de esta sociedad jerárquica que establecen los lobos está regida por dos aspectos fundamentales: el liderazgo y la dominancia. La sociedad que forman los perros -es decir, la jauría- está regida por los mismos principios.

El liderazgo

El liderazgo es el mecanismo por el cual el comportamiento de un lobo controla, gobierna o dirige el comportamiento de los otros lobos del grupo. Esta forma de convivencia en la que un individuo toma la iniciativa y dirige la acción de los demás es la más importante tanto en la vida social del lobo como en la del perro. Si no existiera el liderazgo cada animal tomaría su propia iniciativa y llevaría al grupo al caos.

En el caso de los lobos el liderazgo se pone de manifiesto en todas las actividades que desempeña el grupo. Por ejemplo, después de un período de descanso es el líder quien toma la iniciativa, despierta al resto para entrar en acción y dirige sus movimientos. Además, el líder es el encargado de proteger al grupo, por lo que puede atacar a cualquier extraño que considere peligroso para el resto de sus camaradas.

En cuanto a los perros, cuando conviven en una casa, es muy fácil observar cómo generalmente uno de ellos toma la iniciativa y es seguido por los demás. En cualquier actividad que desempeñe la jauría, ya sea que esté compuesta por varios integrantes o por sólo dos, el líder será el primero en saludar a su dueño, el primero en buscar una pelota que le arroje el propietario y el primero en acercarse a la puerta de la casa y ladrar cuando un perro extraño pase cerca. Este liderazgo también es posible observarlo en las jaurías de perros vagabundos, ya que siempre un individuo toma la iniciativa y dirige la acción del resto.

Uno de los hechos más interesantes en lo que respecta al liderazgo en los lobos y también en los perros es la manera en que es ejercido. Según opina David Mech, puede ser totalmente autocrático, en cuyo caso el líder toma las decisiones en forma independiente y todos los miembros del grupo lo siguen sin manifestar protesta alguna, o democrático, en cuyo caso el líder guía al grupo teniendo en cuenta las necesidades de cada uno de sus integrantes.

En el caso de los lobos las decisiones que están ligadas con las cacerías son tomadas en forma autocrática. El animal alfa puede decidir comenzar la acción en forma independiente y ser seguido por el grupo o, por el contrario, interrumpir repentinamente la acción una vez iniciada y exigir al resto del grupo el respeto por su determinación. El liderazgo democrático suele ocurrir durante las actividades de desplazamiento, básicamente en las largas travesías, en las que los miembros de la manada pueden mostrar resistencia a seguir al líder; en estos casos, el líder suele regresar junto al resto del grupo. En síntesis, si bien el líder del grupo usualmente parece actuar en forma independiente, sus determinaciones pueden verse influenciadas por el comportamiento del resto de los integrantes. Este mismo sistema rige el comportamiento de los perros y seguramente el funcionamiento de muchas de las sociedades que conformamos los seres humanos.


Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal

El inicio del vínculo social entre los perros


Una vez que sabemos que los lobos y los perros son especies sociales que forman grupos de convivencia surge el interrogante acerca de cómo comienza la formación del grupo, es decir, el vínculo entre los animales que lo componen. Además resulta importante conocer las similitudes y diferencias que existen entre los mecanismos de formación de grupos en los lobos y en los perros.
La formación de vínculos estrechos entre los animales requiere una predisposición de los individuos a relacionarse entre sí y que tal relación perdure a lo largo del tiempo. David Mech, un biólogo norteamericano experto en lobos, postula que en los lobos que viven en libertad existen tres circunstancias básicas:

1 - El cortejo y apareamiento de un macho con una hembra en edad reproductiva
2 - La crianza de los pequeños lobeznos por parte de los adultos.
3 - El desarrollo y crecimiento de los lobeznos en compañía de sus hermanos de camada.

Fuera de estas circunstancias es muy poco probable que dos lobos estén predispuestos a relacionarse entre sí. Por lo tanto, es posible concluir que en la naturaleza la única situación en la cual dos lobos adultos extraños establecen un vínculo es aquella relacionada con el apareamiento de un macho y una hembra, es decir, a partir de un deseo sexual.

El cortejo y apareamiento de un macho con una hembra en edad reproductiva

En los lobos, el cortejo previo al apareamiento es bastante prolongado, lo cual cumple como función principal reforzar el vínculo de la pareja. Otro hecho que parece cumplir la misma función es el cerrojo copulatorio, que también ocurre en los perros siendo popularmente conocido como "abotonamiento", mediante el cual los animales quedan literalmente enganchados por su parte posterior durante el transcurso del acto sexual por un término promedio de treinta minutos. Este mecanismo de formación del grupo a partir del comportamiento sexual como formador del vínculo entre dos lobos adultos extraños también ocurre en los perros, aunque en las condiciones en que viven estos últimos, el medio urbano, no es el único ni el principal.

En el caso de los perros ocurre un fenómeno muy particular, ya que en su convivencia con el ser humano existen determinadas circunstancias que no acontecen en la naturaleza. Es frecuente que algunos dueños de perros en algún momento de la convivencia decidan adoptar otro perro como compañero. También es frecuente que en las grandes ciudades los propietarios acudan a las plazas para permitir que sus animales interactúen con otros congéneres. Si bien ambas circunstancias pueden generar algunos inconvenientes iniciales entre los animales, es muy probable que una vez superados dos hechos que pueden demorar la interacción armónica, el miedo y la agresividad, se establezca un vínculo entre los animales. Esto se debe básicamente a que los perros son, salvo algunas excepciones, animales amistosos. Por lo tanto pueden adaptarse -según las características raciales, individuales y de crianza- a la presencia de congéneres desconocidos y relacionarse con ellos.

Desde ya, este tipo de vínculo se establece mucho más rápido cuando los animales son cachorros y puede ser más dificultoso en los individuos adultos. Por el contrario, los cachorros sufren en mucha menor medida si son separados de sus congéneres que los perros adultos, porque una vez establecido el vínculo suele perdurar a pesar de que se vean obligados por alguna razón a no volver a verse.

La crianza de los pequeños lobeznos por porte de los adultos.

Esta segunda circunstancia se produce en primer término a través del estrecho contacto físico con la madre y de la alimentación. Si bien esta última es inicialmente provista por la madre durante el amamantamiento, más tarde todos los miembros adultos del grupo colaboran en la tarea de alimentar a los cachorros. Esto ocurre cuando los individuos adultos regurgitan la comida predigerida por ellos, que constituye la primera alimentación de tipo sólida de los cachorros. En el caso de los perros el fenómeno de regurgitación del alimento muchas veces no se observa ya que son los seres humanos los encargados de brindarles la primera alimentación sólida.

El desarrollo y crecimiento de los lobeznos en compañía de sus hermanos de camada

A lo largo de este proceso los cachorros mantienen un estrecho contacto social que comienza con un simple contacto físico y que, a medida que los pequeños crecen, se enriquece con el juego. Sin lugar a dudas el juego desempeña, tanto en el caso de los lobos como en el de los perros, un rol de vital importancia en la formación del grupo y en el mantenimiento del vínculo entre sus integrantes.

Por todo lo dicho es posible concluir que tanto en los lobos como en los perros el establecimiento del vínculo entre los individuos y la formación de grupos se producen por los mismos mecanismos, basados en una predisposición de los animales a relacionarse entre sí. Sin embargo, en el caso de los perros existe además el fenómeno de la vinculación a partir de la incorporación al hogar de dos o más individuos o de la reunión de congéneres en determinados lugares. En estos casos, una vez vencidos el temor o la agresión inicial, suele surgir una verdadera amistad entre los diferentes integrantes del grupo.

Extracto del libro "Nuestro perro"
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal